Las opciones olímpicas de Gipuzkoa

Los donostiarras Lucas Eguibar y Felipe Montoya, y el tolosarra Imanol Rojo, competirán en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018 que comienzan el próximo 8 de febrero

Imanol Rojo, Lucas Eguibar y Felipe Montoya./
Imanol Rojo, Lucas Eguibar y Felipe Montoya.
OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Pyeongchang. En Gipuzkoa vamos a terminar por aprendernos el nombre del condado de Corea del Sur que desde el 8 de febrero albergará los Juegos Olímpicos de Invierno. La razón es que, nuevamente, tres guipuzcoanos participarán en la cita olímpica, algo que ya había venido sucediendo en las ediciones precedentes. «Es un milagro», considera el presidente de la Federación Guipuzcoana de Deportes de Invierno, Jesús Fernández.

El boarder donostiarra Lucas Eguibar y el esquiador tolosarra Imanol Rojo repetirán cuatro años después de su actuación en Sochi, mientras que el patinador de origen colombiano Felipe Montoya, que llegó a Donostia con su familia cuando tenía ocho años de edad y se forjó en el club Txuri Berri, escuchará por primera vez el himno olímpico. El Comité Olímpico Española (COE) anunciará este miércoles el equipo completo. En marzo serán los Juegos Paralímpicos, donde el también donostiarra Jon Santacana intentará aumentar su botín de medallas olímpicas, que por ahora está en ocho preseas en sus cuatro participaciones olímpicas (Salt Lake City 2002, Turin 2006, Vancouver 2010 y Sochi 2014).

Los tres que competirán en febrero representan la misma cifra de participantes que en la edición precedente en Rusia, donde el ya retirado esquiador Paúl de la Cuesta acompañó entonces a Eguibar y Rojo. Pese a esta reciente afluencia, la trayectoria guipuzcoana en los Juegos Olímpicos de Invierno no se inició hasta 1992, cuando la esquiadora donostiarra Silvia Rincón abrió la vía en Albertville (Francia).

Lucas Eguibar, actual doble subcampeón mundial, es la gran baza estatal de medalla junto a Javier Fernández

En marzo, el esquiador Jon Santacana buscará ampliar su botín de ocho medallas en los Juegos Paralímpicos

Más lejos que la localidad alpina queda Pyeongchang, que antes opositó sin éxito a las ediciones que acogieron Vancouver y Sochi. Será una cita histórica, porque más allá de que Corea del Sur se convierta en el sexto país -tras Alemania, Francia, Italia, Japón y Rusia- en albergar los cuatro acontecimientos deportivos más importantes -Juegos Olímpicos de verano (1988) e invierno (2018), Mundial de fútbol (2002, junto a Japón) y Mundial de atletismo (2011); las dos Coreas desfilarán juntas en la ceremonia inaugural.

En la sede surcoreana, Gipuzkoa estará bien representada. «Como presidente de la Federación, es un orgullo que Eguibar y Rojo estén en los Juegos Olímpicos. Pero es un mérito de ellos, que desde los 16 años han tenido que buscarse la vida», reconoce Jesús Fernández, que ha perdido la cuenta de los años que lleva en el cargo: «¿Catorce, quince? Aquí no estás por vocación, sino porque no hay otro...».

A 200 kilómetros de la nieve

El presidente, padre de quien fuera olímpico en Turín 2006, Iker Fernández -actual entrenador de la federación chilena-, señala que «en Gipuzkoa es muy difícil abrirse un camino en los deportes de invierno. Gracias al programa de deporte escolar de la Diputación, podemos detectar algún chaval. Nos fijamos mucho en la disposición que tenga hacia el deporte: que tenga ganas, capacidad de lucha, de sacrificio... A partir del deporte escolar, nosotros poco más podemos hacer que derivarlo a algún club. En algún caso, se ha logrado alguna ayuda anual de 2.000 euros a través de la Diputación. Pero una gran cantidad de casos, los chavales han comenzado a esquiar o patinar desde niños siguiendo una afición familiar».

El logro guipuzcoano adquiere un cariz olímpico al tener en cuenta que las estaciones de esquí se encuentran a 200 kilómetros. «Con el hielo es más fácil, porque hay una pista en Donostia y los clubes Txuri Urdin y Txuri Berri. Con la nieve es más complicado. En Gipuzkoa hay una gran afición a la montaña, pero para buscar la nieve hay que ir a los Pirineos o donde sea».

Lucas Eguibar, durante el Mundial de Sierra Nevada, donde logró dos platas
Lucas Eguibar, durante el Mundial de Sierra Nevada, donde logró dos platas / EFE

Lucas Eguibar, la gran baza

En este sentido, Daniel Fernández, hijo de Jesús, apunta que «en países como Suiza, los chavales salen al recreo y los suben a una pista. En Catalunya o Jaca, habría esa posibilidad. Pero fomentar una cultura por los deportes de invierno cuesta». Y en caso de lograr inculcarla, «si quieres llegar a algo en este deporte, tienes que emigrar. Por aquí no hay instalaciones de élite», apunta desde Astún quien fue responsable de snowboard en la Federación Española desde 2003 hasta Sochi 2014.

A su vez, es técnico de deporte escolar de la Federación Guipuzcoana, y en esta edad comenzó a dirigir los pasos de Lucas Eguibar, la principal baza de medalla del combinado español junto al patinador Javier Fernández. Con dos años, el donostiarra ya esquiaba en Candanchú. «Conocí a Lucas con ocho años, y ya tenía muy buenas maneras. Desde pequeño esquió mucho en Mayencos (Jaca), y tenía una gran habilidad para pasar palos, coger velocidad... Con 14-15 años empezó a hacer ya algo de snowboard», explica Daniel Fernández.

Lucas Eguibar

Natural de
San Sebastián, 1994.
Disciplina
Snowboard Cross.
Entrenador
Simone Malusa.
Trayectoria
Comenzó a esquiar con 2 años, deporte en el que compitió hasta los 15. Se pasó al snowboard y en 2013 fue campeón mundial júnior. En 2015 ganó la Copa del Mundo y en 2014 fue olímpico en Sochi (séptimo).
Puesta a punto para los JJOO
La próxima semana irá a la Copa del Mundo de Bansko (Bulgaria) y en febrero a la de Felberg (Alemania).
Pyeongchang 2018
Inicia la competición el 15 de febrero.

El técnico donostiarra lo recuerda como «un chaval muy rápido, pisaba muy bien la tabla y todo lo que le decías lo asimilaba muy rápido. Es muy trabajador, siempre quería más». Al contrario de lo que sucede a menudo en disciplinas explosivas, «Lucas no era bravucón. Es muy tranquilo, pero en la tabla interiorizaba mucho sus emociones y era capaz de ir muy rápido gracias a su gran fuerza física y mental. Como júnior, ya fue campeón mundial y hoy sin duda es de los mejores del mundo».

Felipe Montoya, en el Europeo de Moscú
Felipe Montoya, en el Europeo de Moscú / EFE

Montoya, el aura colombiano

Felipe Montoya debutará en una cita olímpica a los 27 años. Más que este dato, sorprende su tardía llegada al patinaje, con 13 años. Solía nadar y hacer judo, y un día de camino al polideportivo Paco Yoldi le dijo a su madre que le llevara al Palacio de Hielo, que está al lado. Ahí se encontró a sus entrenadores. Oihane Otaegi, que se encargó del aspecto físico, y Jonathan Levers y Juan Gómez, del artístico. «Era un niño menudito», rememora la entrenadora del Txuri-Berri, pero «desde el primer día nos encandiló. Era muy inquieto y tenía ya ese don expresivo con el que hoy se hace querer tanto en la pista. Es muy carismático».

Felipe Montoya

Natural de
Pereira (COL), 1990.
Disciplina
Patinaje artístico.
Club
Majadahonda.
Entrenador
Iván Sáenz.
Trayectoria
Se inició en el patinaje con 13 años en el Txuri Berri, pero lleva seis años en el CAR de Madrid, residiendo en la Blume.
Puesta a punto para los JJOO
Este mes ha encadenado participación en el Campeonato de España y en el de Europa, siendo el viernes 20º.
Pyeongchang 2018
El torneo individual empieza el 9 de febrero con la disputa del programa corto.

«Como a la mayoría de los niños», le gustaba patinar pero «no tanto el trabajo físico, de fuerza. Con el tiempo se dan cuenta de la importancia que tiene». Pese a que llegó al patinaje «muy tarde», sobresalía por «coger muy pronto los ejercicios». Su inquietud llevó a probar un año en el curling. Como anécdota, Otaegi aporta un torneo de San Prudencio en Vitoria. Formaron equipo Otaegi, Mikel Unanue y el también patinador internacional Aritz Maestu. «Sufrimos la mayor paliza que nos han dado siempre», ríe Otaegi, «muy orgullosa de ver a dónde ha llegado Felipe, sin tener casi instalaciones».

Aunque Montoya recuerda que «todo mi base la aprendí en el Txuri-Berri», hace siete años que se trasladó a Madrid, al club Majadahonda, donde da clases. Vive en la Residencia Joaquín Blume.

Imanol Rojo, tras ganar en Seefeld
Imanol Rojo, tras ganar en Seefeld / DV

Imanol Rojo, el fondista

Como Lucas Eguibar, Iker Fernández y tantos otros, Imanol Rojo también es fruto de una afición familiar. «A Imanol lo llevaban sus padres a esquiar. A él y a su hermano mayor, Ioseba, que ahora es su segundo entrenador. En este deporte, comenzar en edades muy tempranos te permite adquirir una gran técnica. En el fondo necesitas también una resistencia, y para ello hay que trabajar», señala Jesús Fernández.

Imanol Rojo

Natural de
Tolosa, 1990.
Disciplina
Esquí de fondo.
Club
Alpino Uzturre.
Entrenador
Franco Puntel y su hermano, Ioseba Rojo.
Trayectoria
Empezó a esquiar con 5 años y a competir con 11. Desde 2005, integra la selección estatal. Fue olímpico en Sochi.
Puesta a punto para los JJOO
Ha disputado la Copa del Mundo y en diciembre logró su mejor resultado, 41º en Dobiacco (Italia).
Pyeongchang 2018
Entrará en acción a partir del 11 de febrero.

El presidente de la Guipuzcoana conoce a la familia Rojo. «En la nieve nos conocemos todos. Cuando alguien destaca, preguntas por él y, desde nuestra modestia, intentas ayudar, asesorar. No tenemos dinero para invertir». Los hermanos Rojo «se lo han trabajado mucho». El pequeño estará en Pyeongchang, la sede del «milagro» guipuzcoano.

OLÍMPICOS GUIPUZCOANOS

Albertville 1992 (1)
Silvia Rincón fue la primera guipuzcoana en unos Juegos Olímpicos de Invierno. La donostiarra fue 23ª en Slalom y 26ª en Gigante.
Nagano 1998 (2)
Iker Fernández acabó 19º en Snowboard. Aritz Zunzunegui abandonó en Estilo libre 50 km.
Salt Lake City 2002 (2)
Iker Fernández fue 23º en Snowboard. Aritz Zunzunegui fue 40º en Estilo libre 50 km y 42 en 30 km.
Turín 2006 (2)
Iker Fernández no pasó a la final del Snowboard. Ibon Idigoras cayó en la segunda serie de Snowboard Cross.
Vancouver 2010 (1)
Paúl de la Cuestafue 35º en Super Gigante y 51º en Descenso.
Sochi 2014 (3)
De la Cuesta repitió participación y fue 23º en Combinada y 28º en Descenso. Por su parte, Lucas Eguibar finalizó séptimo en Snowboard. Imanol Rojo debutó siendo 33º en estilo libre y 50º en clásico y combinada.
Pyeongchang 2018 (3)
Lucas Eguibar en snowboard. Imanol Rojo en esquí de fondo y Felipe Montoya en patinaje artístico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos