Esquí

Imanol Rojo: «Estoy mejor que nunca, al nivel incluso de Sochi»

Constancia. El tolosarra Imanol Rojo se entrena estos días en Austria con el billete olímpico en el bolsillo. / RFDI
Constancia. El tolosarra Imanol Rojo se entrena estos días en Austria con el billete olímpico en el bolsillo. / RFDI

El esquiador tolosarra Imanol Rojo completa su preparación con el pasaporte virtual para los Juegos de PyeongChang

Imanol Rojo solo tiene un pensamiento en la cabeza en estos momentos: los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang (Corea del Sur), que comienzan el próximo 9 de febrero. El esquiador de fondo tolosarra está completando su preparación para acudir a la cita en el mejor momento de forma posible. A sus 27 años, tiene el pasaporte virtual en sus manos. Tendría que ocurrir una desgracia en forma de lesión para no estar presente. Su objetivo es mejorar los resultados obtenidos en los Juegos de Sochi en 2014, en el que fue su bautismo de fuego a nivel internacional.

Rojo se encuentra entrenándose en Austria para tomar parte mañana en la penúltima prueba de la Copa del Mundo en la localidad alemana de Dresden, pero el fin de semana participó en la Continental Cup en Campra (Suiza), finalizando en el puesto 24 en la prueba de 10 kilómetros, logrando 106,64 puntos FIS. El viernes fue eliminado en semifinales sobre 1,6 kilómetros a menos de un segundo del trigésimo puesto -acabó el 33- que le hubiese dado el acceso a la final, y el sábado no pudo acabar la prueba de 15 kilómetros. «En la Continental Cup solo participan esquiadores de centroeuropa. En cambio, en la Copa del Mundo la participación está abierta a todos los continentes», aclara el esquiador tolosarra.

Su preparación comenzó en mayo. «Estuvimos con la selección un par de veces en el CAR de Sierra Nevada. Nos entrenamos primero en seco y en septiembre nos desplazamos a unos glaciares a Austria. Lo más gordo, donde acumulamos más carga de trabajo, llegó en noviembre, cuando fuimos a correr a Escandinavia».´

Las intensas sesiones de entrenamiento han dado sus frutos y tras competir a finales de diciembre en la prueba de la Copa del Mundo en la localidad italiana de Dobiacco, donde acabó en el puesto 41 -su mejor resultado-, tiene el billete para PyeonchChang prácticamente en el bolsillo. Ahora misma ocupa el puesto 246 en el ranking de la FIS y, en principio, entran los 300 primeros clasificados, pero luego se hace una selección por países.

Confianza absoluta

«Estoy prácticamente dentro según los criterios de la federación. Además, este fin de semana tengo otra opción de asegurar aún más la clasificación en una prueba de teamsprint por equipos junto a Martí Vigo. Es bastante asequible quedar entre los 30 primeros. Estoy tranquilo, muy mal tendrían que salir las cosas para quedarme fuera», afirma.

La de Dresden es la última prueba de la Copa del Mundo antes de que se haga oficial la lista definitiva para los Juegos -día 23 de este mes-, en la que se tienen en cuenta los resultados de los dos últimos años. Después, los elegidos que formarán parte de la selección se concentrarán en la localidad italiana de Val di fiemme, en Trento.

Reconoce el tolosarra estar «mejor que nunca, he vuelto al nivel de Sochi. He tenido malos resultados por medio en los últimos años, pero éste he logrado los mejores que nunca hasta hora en la Copa del Mundo y en la Continental Cup también me he defendido», proclama.

Es ahora un deportista mucho más experimentado. «Cuando fui a Sochi tenía solo 23 años, una edad muy corta para un deporte como el esquí de fondo. Fue una gran experiencia en todos los sentidos. Convivir en la villa olímpica y competir con los mejores del mundo es algo que no se olvida nunca en la vida», recuerda.

Quedó en el puesto 33 en la prueba de 50 kilómetros -estuvo en el grupo de los mejores hasta el kilómetro 30- y también participó en el resto de las pruebas individuales. «Para ser la primera vez, creo que hice un buen papel. Tengo ganas de repetir y de mejorar los resultados que obtuve hace cuatro años». Tiene previsto regresar a casa a primeros de febrero para cumplir con los compromisos de sus patrocinadores y después tomar un avión, cargado de ilusión, rumbo a Corea del Sur.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos