Balonmano

«Mi mejor arma es el lanzamiento exterior»

Elke Karsten ha superado por completo sus lesiones de ligamentos y de la nariz. / SARA SANTOS

Además de cubrir una de las carencias del Bera Bera, Elke Karsten cuenta con un gran bagaje como internacional pese a tener sólo 22 años

XABIER GALARTZASAN SEBASTIÁN.

Tiene nombre sueco, apellido alemán y luce un largo cabello rubio. Con estos datos difícilmente uno se puede hacer a la idea de que nos estamos refiriendo a la internacional argentina que ha recalado en esta temporada en el Super Amara. Elke Karsten debutó oficialmente el pasado sábado en Málaga contra el equipo en el que militó en la campaña 2015-2016.

Su gran capacidad ofensiva es reconocida como su principal virtud. «Me desenvuelvo bien en el ataque y lo mejor que tengo es el lanzamiento exterior, tanto en suspensión como en apoyo», matiza la propia jugadora, aunque no pone ningún reparo en reconocer que todavía le faltan horas de vuelo «para aprender a defender bien».

El fichaje era muy necesario. No en vano, de lo que más se lamentaba el Super Amara durante la pasada campaña (amén de las lesiones) era de las dificultades que tenían para crear peligro en la portería contraria.

El conjunto donostiarra se ha hecho con una joven jugadora, tan solo le contemplan veintidós primaveras, aderezada con una buen bagaje a nivel internacional. Ya con dieciocho años debutó con la selección absoluta en los Mundiales de Serbia 2013 y dos años más tarde acudió al de Dinamarca. Además, ya sabe lo que es ser olímpica, lo experimentó en Río de Janeiro y si esto fuera poco, este verano ha tomado parte activa en los Juegos Panamericanos. Su próximo reto de cara al Mundial de Alemania es «mejorar el decimoctavo puesto que conseguimos en Dinamarca».

A pesar de encontrarse en el principio de su carrera, ya ha conocido el lado oscuro de este deporte, dado que una rotura de ligamento cruzado le llevó a pasar prácticamente en blanco la pasada campaña. Sus primeros pasos en Donostia tan poco han sido los más propicios dado que un golpe en la nariz durante un amistoso jugado en Oñati ha retrasado su debut por espacio de tres semanas. La jugadora parece haber salido muy reforzada de estas desagradables experiencias al confesar que «el tema de las lesiones lo tengo completamente superado en todos los sentidos. Tanto en el físico, al encontrarme perfectamente para jugar, como en el psicológico, porque no pienso que se haya quedado ninguna secuela. He hecho una rehabilitación a conciencia. Me siento con mucha confianza para jugar, aunque reconozco que al principio fue duro», especifica.

«Me está costando un poco agarrar el ritmo y el juego rápido que hace el Bera Bera»

«Mi futuro está abierto. Durante la temporada decidiré si sigo otro año aquí o me marcho»

Reconoce que entrar a formar parte de la familia del Super Amara se le ha abierto un mundo nuevo en el sentido de que «he pasado de jugar en la liga de mi país donde el deporte es completamente amateur, en el que tú te lo tienes que pagar todo y en el que en la grada están sólo tus familiares viéndote, a un equipo con una estructura profesional. No tiene nada que ver». La oferta del club donostiarra no fue la única la que barajó mientras se recuperaba de su rodilla dañada, ya que estuvo tentada por otros equipos europeos. «Di prioridad al idioma más que a otra cosa. Irme al extranjero y conocer el idioma fue esencial en mi decisión. Espero durante todo este año seguir creciendo y mejorando».

Su compromiso con el Bera Bera es por un año y en estos momentos dice que «mi futuro está abierto tanto a poder continuar el próximo año aquí como a poder marcharme. Eso lo veremos durante la temporada».

No le está resultando nada sencillo hacerse con el modus operandi de su nuevo equipo. «El juego es muy rápido y me está costando un poco. Imprimen mucha velocidad a las acciones, la circulación del balón es muy rápida y es muy difícil conseguir una salida al contragolpe como la que tiene el Bera Bera, pero creo que poco a poco voy a ir agarrando el ritmo y me voy a poder adaptar a su juego».

Ambición no le falta. Sabe que ha venido a un equipo ganador y su primer objetivo es «ayudar a ganar todo lo que se puede porque sé que estoy en un club que pelea por todo lo que juega y eso me llamó mucho la atención. En Europa trataremos de ir lo más lejos».

De su nuevo rival en la EHF, el Kastamonu Belediyesi, la jugadora no dijo nada al reconocer que «todavía no hemos visto nada de las turcas».

Fotos

Vídeos