Vela

El 'Mapfre' se hizo con el liderato desde la salida

Los siete barcos completaron el recorrido frente a la costa de Ciudad del Cabo./MARÍA MUIÑA
Los siete barcos completaron el recorrido frente a la costa de Ciudad del Cabo. / MARÍA MUIÑA

Los siete barcos afrontan condiciones duras desde el inicio de la tercera etapa de la Volvo Ocean Race y pronto se enfrentarán a una fuerte borrasca

EKAIN LEKUONA

Tres, dos, uno... ¡salida! Y los siete barcos que nerviosos aguantaban a pocos metros de la línea imaginaria que no podían rebasar se desbocaron en el arranque de la tercera etapa de la Volvo Ocean Race. De aperitivo, un recorrido frente a Ciudad del Cabo, más sencillo que los habituales por el fuerte viento que soplaba. Hubo cambios de posiciones pero el primero que dejó atrás la ciudad surafricana fue el 'Mapfre'. Con 6.300 millas por delante ese dato no es más que una anécdota o una bonita fotografía con los demás detrás tuyo.

En sus últimos minutos en tierra firme hasta el 25 ó 26 de diciembre, el ibartarra Xabi Fernández explicó que «salir de ceñida con 30-35 nudos tiene su dificultad, así que la prioridad será asegurarnos de que nada se rompe en los primeros días. Habrá que valorar entre apretar y estar muy delante o guardar un poquito, sobre todo las velas, porque de ceñida sufren mucho. Habrá que mantener un poco ese balance, mirando siempre a los rivales y sin perder ventaja, porque luego es muy difícil recuperar».

También Pablo Arrarte avisaba que «las diez o doce primeras horas serán las más duras de estos días. Tenemos ceñida con mucho viento, posiblemente hasta 35 nudos, y puede haber bastante ola, así que va a ser un comienzo bastante movidito, pero ya hemos pasado por eso y ya hemos entrenado con estas condiciones. Es una ceñida más y habrá que tener algo de cuidado, pero el problema vendrá a partir del miércoles por la noche y hasta el domingo, que es cuando llegará un frente muy fuerte y tendremos entre 40 y 45 nudos. Habrá que ser un poco conservadores para no romper nada».

Xabi Fernández quiere asegurarse de que «no rompamos nada en los primeros días»

Hay 6.300 millas hasta Melbourne, a donde está previsto que lleguen el 25 ó 26 de diciembre

Quien más y mejor sabe sobre meteorología en este barco es el veterano Joan Vila, quien sobre la borrasca apuntaba que «esquivarla a veces te hace recorrer demasiadas millas y todo depende de la vuelta que haya que dar para evitar toda esa zona de viento fuerte. A veces lo que compensa es meterse en ella sacando un poco el pie del acelerador, pero si no hay que dar mucha vuelta intentaremos esquivarla en la medida que podamos. Parece que será una baja presión bastante activa y podremos tener vientos de unos 45 nudos, así que será un gran temporal sobre todo por el estado del mar. Hay modelos que nos dan previsiones de olas de ocho metros e incluso un poco más».

Una etapa que es como dos

El tramo entre Ciudad del Cabo y Melbourne es especial por muchos motivos. Viento, frío y aguas son los ingredientes de una etapa que puntuará doble. Además, esta tercera y la cuarta -desde Melbourne hasta Hong Kong- irán casi seguidas. El 2 de enero volverán a zarpar los barcos para otros veinte días.

Por esta circunstancia y por las particularidades aduaneras de Australia, los equipos de tierra han tenido que hacer un gran esfuerzo logístico. Lo habitual es que todo el material viaje en containers de un puertono al siguiente, sino al posterior. De Alicante a Ciudad del Cabo, de Lisboa a Melbourne y así sucesivamente. Pero en Australia los equipos no contarán con todo ese material, solo con lo básico. De hecho, no podrán sacar los barcos del agua e incluso las provisiones con las que han zarpado desde Suráfrica son para las dos etapas. La comida de la siguiente va sellada y no se podrá abrir ni sacar del barco en ningún momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos