Vela

El 'Mapfre' y el 'Dongfeng' juegan al gato y al ratón

El 'Mapfre' y el 'Dongfeng' -al fondo- llevan un par de días casi pegados en el Índico Sur. /JAN EDNEY
El 'Mapfre' y el 'Dongfeng' -al fondo- llevan un par de días casi pegados en el Índico Sur. / JAN EDNEY

Los de Xabi Fernández remontaron al barco chino y los dos están casi pegados, con el tercero a más de cincuenta millas

EKAIN LEKUONA SAN SEBASTIÁN.

Cojan un mapamundi. Miren cómo de grande es el Oceáno Índico. Imaginen que unos barcos tienen que ir desde Ciudad del Cabo hasta Melbourne. Y, después de todo eso, añadan ocho días ya de travesía y no me digan que no es asombroso que los dos primeros clasificados de la Volvo Ocean Race estén peleando codo con codo al Noreste de las islas Kerguelen.

El 'Dongfeng' llegó a tener casi treinta millas de ventaja sobre el 'Mapfre' pero los de Xabi Fernández lograron deshacer esa diferencia e incluso en algunos momentos han disfrutado del liderato, que está bailando. En el último parte de ayer quien aparecía por delante era el 'Dongfeng', con 3,2 millas de renta sobre el segundo. El tercero -'Vestas'- está a 60 millas.

Desde el 'Mapfre', el navegante Joan Vila apuntaba que «hemos tenido momentos muy emocionantes y ajetreados, con muchísimas trasluchadas en contacto visual con 'Dongfeng' e incluyendo cruces muy cercanos. Ahora estamos disfrutando de algunas condiciones de navegación en línea recta de nuevo, con viento fresco del Noroeste, cielos nublados. Esperamos que este viento de unos 25 nudos dure un día más. Cuando pasemos la zona de hielo tendremos más libertad para ir al Sur y ahí sí que entrarán las decisiones estratégicas, tal vez ganar más Sur para quedarnos en lo que llamamos 'la autopista' con la máxima intensidad de viento y luego hacer la aproximación casi de Sur a Norte para llegar a Melbourne».

Carolijn Brouwer, del 'Dongfeng' contaba cómo «tuvimos una situación de babor-estribor con 'Mapfre', y eso es algo increíble en una etapa como ésta. Ellos tuvieron que soltar el génova y aproarse para evitar golpearnos. Hemos estado batallando durante toda la noche, probablemente con una hora como máximo entre cada trasluchada. Ha sido agotador. Para nosotros es un poco frustrante que estén tan cerca, porque teníamos cierta ventaja, pero navegaron un poco mejor y recuperaron. Dicho esto, es increíble estar aquí en medio de la nada con tu rival a tu lado. Es un poco surrealista pero nos hace apretar aún más a los barcos.

Durante el fin de semana los regatistas han tenido que realizar numerosas trasluchadas para mantenerse lo más al Sur posible pero sin traspasar la línea de exclusión de icebergs trazada por la organización. La fórmula de las guardias -cuatro horas en cubierta, cuatro de descanso- quedó anulada por la necesidad de muchas manos para ir completando las maniobras, que se sucedían a menos de una a la hora. Los tripulantes están exhaustos aunque motivados porque cada vez están más cerca de Australia, a donde podrían llegar el 24 ó 25.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos