Más deportes

Lucas Eguibar: «Llevo toda mi vida soñando con una medalla en unos Juegos y a por eso iré»

Lucas Eguibar alza su brazo izquierdo en señal de victoria./TWITTER
Lucas Eguibar alza su brazo izquierdo en señal de victoria. / TWITTER
Lucas Eguibar, snowboarder

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Lucas Eguibar (San Sebastián, 1994) atiende al teléfono desde el coche que le traslada a él y a su equipo desde la estación de Montafon (Austria), donde este pasado fin de semana ha logrado el primer puesto por parejas en snowboard cross junto a Regino Hernández, a Cervinia (Italia), donde el jueves se celebra una nueva cita de la Copa del Mundo. Eguibar ocupa la duodécima posición en la general y salvo catástrofe cuando se haga el corte a finales de enero será uno de los cuarenta primeros clasificados del ranking, lo que le dará el billete para tomar parte en los Juegos Olímpicos en PyeongChang (Corea del Sur), el que es su «gran objetivo».

- Tercero en Val Thorens, se metió en octavos en Montafon y logró el primer puesto por equipos también en esta última estación. ¿Qué nota le pone a la última semana?

- Muy alta. Significa que vamos por buen camino. Es el resultado de haber hecho una muy buena pretemporada en Suiza, Austria y Finlandia. Hemos podido entrenar con muchos equipos y en muchas pistas y el resultado a la vista está. Esta victoria por equipos nos une más si cabe.

«Me siento más cómodo cuando voy detrás en las mangas porque puedo examinar a mis rivales»

- Supongo que también es una inyección de moral para todo el equipo después del shock que supuso perder al anterior seleccionador, Israel Planas, después de ganar las dos platas en los Mundiales de Sierra Nevada en marzo.

- Sin duda. Él, que era un guerrero, el tío más fuerte del mundo, mi amigo... Siempre estará presente. Cuando empezó a entrenarme estaba en el puesto 250 del ranking mundial y hoy estoy entre los mejores. Mis éxitos siempre le pertenecen a él.

- Que tengan la posibilidad de viajar en pretemporada, ¿significa que se está invirtiendo en los deportes de invierno?

- Por suerte el Consejo Superior de Deportes está apostando por nosotros. Sin que suene pretencioso, nos lo hemos ganado a pulso. El año pasado, con el Mundial en Sierra Nevada, fueron testigos de la progresión del snowboard y han entendido que si nos dejan hacer nuestro trabajo podemos estar delante.

- ¿Queda mucho o poco para los Juegos?

- Todavía queda. Objetivamente es poco tiempo, apenas mes y medio, pero el calendario de la Copa del Mundo dice que hasta ese momento tenemos por delante carreras en Italia, Turquía, Bulgaria y Alemania. Hay mucha tela por cortar todavía.

- ¿Su planificación está enfocada para llegar a su máximo en los Juegos o también tiene el foco puesto en el ranking de la Copa del Mundo?

- Este año pienso en Corea ante todo. Quiero avanzar lo máximo posible en el ranking y si puede ser, luchar por el Globo de Cristal. Ahora bien, si hay que elegir algo esta temporada no hay duda: los Juegos. Si me tengo que caer, que sea en alguna prueba de la Copa del Mundo y no en los Juegos.

- Mi sensación es que cada vez hay más candidatos a la victoria en cada prueba y en la pugna por coger la cabeza en cada manga nadie está a salvo de sufrir una caída.

- Para el espectador es positivo que sea así, lo hace más atractivo, y a nosotros nos obliga a no bajar la guardia en ningún momento. Este es un deporte diferente, alocado quizás, en el que no hay cuatro o cinco favoritos; hay diez y cualquier cosa es posible. Ya puedes estar bien preparado, con opciones de medalla, que...

«Mi familia al completo estará en Corea. Nos merecemos disfrutar todos de la experiencia y eso vamos a hacer»

- Usted acostumbra a ir en la cola de la manga con el riesgo que conlleva no poder remontar después.

- Me siento mucho más cómodo cuando voy detrás aunque eso no quita para escaparme si tengo oportunidad como hice la pasada semana en los octavos de final en Val Thorens, donde me subí al podio. Cuando voy en la cola del pelotón puedo ver a los demás, veo cómo bajan y lo que pueden y no pueden hacer. Claro, que hay veces que no me sirve. Hay que tomar decisiones en décimas de segundos. Pierre Vaultier, el número uno hoy en día, quedó cuarto el sábado, ni siquiera subió al podio, y en Val Thorens, en la anterior cita, tampoco llegó a la final. Estamos ante una disciplina en la que a nada que te descuides, te pasan por la derecha.

- En la final de Val Thorens esa estrategia suya de ir detrás le impidió pelear por el primer puesto. ¿Le servirá de experiencia?

- El alemán se cayó delante, tuve que esquivarle, perdí velocidad y me quedé sin la posibilidad de podio. La lectura es clara. De todo se aprende.

- ¿Cómo es la pista en la que se celebrará la cita olímpica?

- Me sentí muy cómodo en la prueba de la Copa del Mundo que se celebró allí el año pasado. Me gustó. Acabé décimo, pero con la sensación de que podía haber acabado más arriba de no cometer algún error que tuve. Tengo muchas ganas de que llegue porque estos Juegos van a ser más especiales si cabe.

- ¿Por qué?

- Porque mi familia estará arropándome. Corea está lejísimos, pero para qué guardar dinero y hacer planes a largo plazo si no sabes nunca lo que pasará al día siguiente. Nos merecemos disfrutar todos de la experiencia y eso vamos a hacer. También han estado conmigo en Austria.

- ¿Se siente presionado por las expectativas de medalla que hay en usted?

- Sé que puede conseguirlo y esa presión la asumo como algo normal. Llevo soñando toda mi vida con una medalla en unos Juegos y a por eso iré.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos