Hockey Hierba

López de Eguilaz e Ybarra dejan la élite tras una fructífera década

Rocío Ybarra, el director de Deportes Jon Redondo y María López de Eguilaz, ayer en Bilbao. / BASQUE TEAM
Rocío Ybarra, el director de Deportes Jon Redondo y María López de Eguilaz, ayer en Bilbao. / BASQUE TEAM

Dos de las mejores jugadoras vascas de los últimos años ponen fin a su relación con Basque Team

A. VICENTE SAN SEBASTIÁN.

La que ha sido la portera de la Real hasta hace no mucho, María López de Eguilaz, y una de las mejores jugadoras vascas de los últimos años, Rocío Ybarra, dejan el hockey de alto nivel, y por ende acaban su vínculo con Basque Team. Las dos son vizcaínas.

El final de este matrimonio con esta fundación del Gobierno Vasco que apoya a los deportistas no profesionales se escenificó ayer en Bilbao, con el director de Deportes del Ejecutivo vasco, Jon Redondo, como testigo. Ha sido diez años de relación.

María López de Eguilaz abandona el hockey hierba de alta competición tras casi veinte años de práctica, con 150 partidos como internacional desde 2005, para dedicar más tiempo a a los suyos después de haber sido considerada una de las mejores del mundo en su puesto. «Me da pena dejarlo porque como portera estaba en un punto de madurez, tranquilidad y confianza muy alto, pero tengo los pies en la tierra y tenía claro que por algún lado tenía que cortar si quería cumplir otros objetivos», confiesa.

Ybarra también deja la competición internacional después de haber disputado 266 partidos con la selección absoluta, aunque seguirá militando en su actual club, el Jolaseta de Getxo, del que salió hace más de una década para fichar por el Polo, con el que ganó una Liga, para ampliar después su presencia internacional en el Hamburgo alemán y en Utrecht, La Haya y el Oranje Zwart Eindhoven de la liga holandesa. «Jolaseta es el equipo de mis amores. Me enseñó a ser la persona que soy y a tomar responsabilidad dentro del campo», admite.

Ambas han llegado a lo más alto en este deporte. María ha participado en dos Juegos Olímpicos (Beijing 2008 y Río de Janeiro 2016) y tiene dos diplomas. Rocío tiene tres participaciones (Atenas 2004, Beijing 2008 y Río de Janeiro 2016) y dos diplomas.

Ellas han sido las jugadoras vascas que tomaron el relevo en la selección a aquel grupo inigualable que logró el oro en los Juegos de Barcelona en 1992 con Nagore Gabellanes, Teresa Motos, Maider Tellería y Silvia Manrique. Hoy tienen opciones de ser olímpicas otras jugadoras como Maialen García o Patricia Maraña, ambas donostiarras.

A la hora de hacer balance de sus carreras, a las dos se les acumulan los recuerdos. López de Eguilaz tiene buenas palabras para algunos de los técnicos que le han marcado. «Mi primer entrenador fue Luis Carlos Meissner en Jolaseta. Fue el primero que me dijo 'tu vas a ser portera' y peleó por mi. Luego Pablo Usoz, el primero de la selección absoluta cuando viví ocho años en la Blume y tuve mucho contacto. En la Real Carlos Castaño es el que más me ha exigido siempre y en la selección Adrián Lock, muy inglés, quien más confianza me ha dado».

Iba para geóloga pero ha terminado en la enseñanza. «Empecé a estudiar Geología, que me apasionaba, y las clases teóricas las iba sacando, pero a las prácticas que había que salir al campo nunca podía ir. Cuando vi que chocaba contra una pared cambié de carrera. Ahora quiero acabar magisterio de primaria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos