Kickboxing

Kuraia Fight Club ya es mayor de edad

Borja Mendioroz, en el centro, rodeado de un grupo de mujeres, cada día más adeptas al kickboxing. /MIKEL FRAILE
Borja Mendioroz, en el centro, rodeado de un grupo de mujeres, cada día más adeptas al kickboxing. / MIKEL FRAILE

El club de lucha guipuzcoano cumple 18 años con ganas de seguir dando guerra y con una cada vez más nutrida representación femenina

Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA

Esta historia se gestó en un garaje, como tantas y tantas en Estados Unidos, pero en este caso en Donostia. Corría el año 1999 y Borja Mendioroz, Mikel Rodríguez y alguno más quedaban en un local para practicar su actividad favorita: los deportes de combate. Por aquella época el kickboxing y sus derivados no estaban de moda. Es más, no gozaban de buena fama, no desprendían glamour, porque se asociaban a la gente más o menos conflictiva. Pero primero hubo una evolución. Más tarde, una revolución. Y, finalmente, se han hecho mayores. Cumplen 18 años en 2017 y lo hacen en el mejor momento.

Kuraia Fight Club es un club de lucha que hoy en día imparte clases de kickboxing, MMA y K1 en San Sebastián (Amara, Antiguo, Gros, Centro, Martutene), Zarautz, Bizkaia, La Rioja y Doha (Catar), donde el monitor es Iñigo Ezeizabarrena, hermano del político del PNV de San Sebastián Xabier Ezeizabarrena. Para el año que viene pretenden abrir un local en Orio, cuyas gestiones están muy avanzadas.

Tienen desde chavales de 12 años (Jokin Iraola) hasta gente más veterana, como es el caso de José Luis Pérez (67 años). Pero quizá el dato que más llama la atención, y del que se muestran muy orgullosos, es el correspondiente a la representación femenina. Actualmente, un 50% de los socios de Kuraia Fight Club son mujeres, un número que ha crecido exponencialmente en los últimos años.

Luchando contra los elementos

Históricamente, huelga decir que los deportes de combate no han gozado de mucho prestigio entre el sector femenino, pero los tiempos están cambiando a una velocidad vertiginosa. Adaptarse o morir, dicen los sabios. Dicho y hecho. Desde el club, su responsable, Borja Mendioroz, reconoce que «es el resultado a un gran esfuerzo por parte de todos. En la publicidad que hemos realizado siempre tratábamos de incluir la presencia de alguna chica y el efecto ha sido positivo. Y el hecho de que estrellas del cine como Angelina Jolie anunciaran públicamente que practicaban kickboxing nos ha venido de maravilla».

Y así, entre golpe y golpe, entre gotas de sudor, sangre y lágrimas, Kuraia Fight Club se ha ido abriendo paso sin prisa pero sin pausa en esta jungla competitiva. De empezar en un garaje, casi de forma clandestina, hasta moldear campeones de Europa y del mundo. Y todo ello en apenas 18 años. Zorionak. Habéis crecido mucho.

Fotos

Vídeos