Deporte escolar

«Con la reforma del deporte escolar en Gipuzkoa hemos querido acabar con el mercadeo de niños»

Iñaki Iturrioz, en el exterior de la sede de la Diputación Foral de Gipuzkoa./LOBO ALTUNA
Iñaki Iturrioz, en el exterior de la sede de la Diputación Foral de Gipuzkoa. / LOBO ALTUNA
Iñaki Iturrioz, jefe de servicio de Deportes de la Diputación de Gipuzkoa

Las primeras reformas en el modelo del deporte escolar empezaron este curso y la Diputación hace un buen balance inicial

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

El jefe de servicio de la dirección de Deportes de la Diputación Foral intervendrá hoy en la II Jornada de Gestión del Deporte Escolar, que tendrá lugar desde las 9.30 en el Polo de Innovación Garaia, en Arrasate, con la participación del Gobierno Vasco y las tres instituciones forales vascas.

- Tras implantar las primeras reformas en el programa de deporte escolar que regía en Gipuzkoa durante los últimos 25 años, ¿tienen datos para un primer balance?

- Estamos echando a andar pero las sensaciones son buenas. Ahora estamos redactando los contenidos para la implantación de la iniciación de los seis-ocho años, en enero se abrirá una línea de ayudas para impulsarlo y ya hemos contactado con muchos de los agentes que imparten estas enseñanzas.

«No era lógico que hubiera niños de 8 o 9 años que se desplazaran 40 kilómetros en el día»

- ¿Y sobre la nueva distribución de equipos de rendimiento y perfeccionamiento?

- Hay dos cuestiones fundamentales. Satisfacer el objetivo del deporte escolar, de llegar a todos los niños y niñas independientemente de su nivel de habilidad deportiva, socio-económico, de género... Eso lo hacemos a través de los colegios, de ahí la obligatoriedad de mantener a los niños y niñas en los equipos de los colegios hasta los 12 años. Por otro lado, estamos abiertos a abrir al máximo la participación como actividad complementaria en la iniciación al rendimiento y perfeccionamiento. Aunque nos ha costado explicar y poner en marcha estas actividades, se están entendiendo, funcionan y con el tiempo todos veremos los buenos resultados.

- ¿Por ejemplo?

- Nos va a dar paciencia para trabajar con los niños. Esto unido a las limitaciones de movilidad, al hecho que los niños tengan que hacer la actividad en su municipio, nos dará calma y nos ayudará a centrar la labor con los niños en el proceso más que en el resultado. Vemos que hay mucha prisa por alcanzar rendimientos deportivos en edad temprana, lo que nos conduce a situaciones de presión y expectativas en los niños que no ayudan a su desarrollo deportivo. Asumimos que el deportista guipuzcoano es de maduración lenta. Es probable que en categorías muy iniciales no alcancemos los niveles de rendimiento de otros territorios, pero el resultado a largo plazo, dando tiempo a la maduración, llega. Y a unos niveles muy altos.

«El deportista de Gipuzkoa es de maduración lenta pero a largo plazo llega el resultado, y a un nivel alto»

- ¿Hay opción de echarlo para atrás?

- No preveo una marcha atrás generalizada, si acaso una situación de apuntalar y avanzar. La sensación es que ha habido una aceptación generalizada y lo único que se nos pide es que si hay alguna desviación la corrijamos con inspecciones. El diputado adquirió el compromiso de analizar el resultado de la implantación en el primer año, pero la idea es clara. Por un criterio geográfico, en Gipuzkoa puede haber como mucho 24 equipos de iniciación al rendimiento. Como novedad hemos aplicado la flexibilidad para que las familias puedan combinar la práctica en el equipo del colegio y en el del club sin que se desligue de la actividad escolar. Y funciona bien.

- ¿Cómo ha incidido la obligación de la inmovilidad geográfica?

- En su día fue sorpresiva. En esto consultamos al Ararteko. En el segundo año alevín de acceso al rendimiento veíamos ciertos movimientos y tensiones que generaban casi un mercadeo de niños. Hemos querido corregir y prevenir, porque no vemos lógico que haya niños de 8 o 9 años que se desplacen 40 kilómetros en el día para recibir no sé qué supuesta formación especial que le procurará un desarrollo para la élite. De ahí esta medida, que en general ha sido muy bien aceptada por familias, incluso por aquellas que podían tener a hijos desplazados. Y también por centros y clubes.

- No por todos los clubes...

- Está claro que había clubes que basaban su actividad en la dinámica de ahora quito, ahora cojo... Más que a una oferta de formación, jugaban a una oferta más selectiva. Esos dos o tres clubes se han podido ver afectados. Pero el resto ahora tiene una posibilidad de trabajar más a medio plazo, sin pensar en que me van a quitar los chavales. Está bien pensar en los clubes, pero nuestro eje central debe ser la oferta formativa a los escolares. Y desde este punto de vista, queremos dar tiempo para la mejora continua, el desarrollo, que los resultados ya vendrán.

- ¿Se está cumpliendo la norma?

- Ha habido solicitudes de situaciones especiales de familias y nos ha parecido interesante responder satisfactoriamente. Ahora lo vamos a inspeccionar pero sospecho que se está cumpliendo, cuando veníamos de una situación de múltiples incumplimientos. Todos hemos conocido casos de escuelas en las que a niños de 9 o 10 años se les ha dicho que no valen para una modalidad. Eso hoy no tiene sustento y lo piden centros, clubes, federaciones...

- ¿Muchas familias han pedido permiso para desplazar a sus hijos?

- Unas 60. Hay que recordar que a los niños que ya estaban desplazados lo hemos seguido permitiendo.

- Iban a hacer hincapié en la formación de los técnicos.

- Tenemos ya un curso que ofrecemos junto a las otras dos diputaciones y el Gobierno Vasco, y ha habido un incremento de la demanda. Y vamos a articular un programa de formación por módulos orientado a mejorar las competencias de los técnicos en áreas como la igualdad de género, la formación en valores, el empleo del euskera... En enero o febrero la lanzaremos a ayuntamientos y centros escolares. Tenemos un crédito de 50.000 euros para ello.

- La idea es la profesionalización de los monitores. ¿Es factible?

- Totalmente factible a medio plazo. Ahora en Gipuzkoa alrededor del 50% de los técnicos de deporte escolar cuentan con un contrato laboral. El otro 50% es el voluntario que pueden percibir alguna ayuda. No estamos muy lejos para que el 100% de los técnicos de deporte escolar estén regulados en cuanto a contrato laboral. No digo ya en cumplir unos requisitos de titulación. Vamos a dar oxígeno e iremos comarca por comarca. Para 2018 se aprobará la ley de regulación de profesiones de deporte, y aquí estará la titulación que se exija. Pero habrá un periodo transitorio hasta 2021.

- ¿Se refiere a colegios? En los clubes el nivel de voluntariado es alto.

- Sí. Me refiero al deporte escolar desarrollado en los centros.

- También se iba a incidir en prevenir la violencia en el deporte.

- Sí, pero el deporte guipuzcoano es muy respetuoso. Los niveles de violencia son muy bajos, y en esto tiene mucho que ver la presencia de los centros escolares. Hay conductas inadecuadas pero aisladas. Quizá debemos trabajar más en que esos comportamientos sean reprobados. No podemos generalizar en que los padres son lo peor del deporte escolar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos