Boxeo

«Soy imprevisible en el ring»

Ilusión. Ixa Rodríguez muestra sus puños con la iglesia Santa María la Real de Soraluze al fondo. / MORQUECHO
Ilusión. Ixa Rodríguez muestra sus puños con la iglesia Santa María la Real de Soraluze al fondo. / MORQUECHO

La soraluzetarra Ixa Rodríguez, de 36 años, debuta hoy en su casa como boxeadora profesional ante la madrileña Eloísa Rodríguez

ENRIQUE ECHAVARREN

Tiene 36 años y hace siete entró en su cuerpo el gusanillo del boxeo. Comenzó a entrenarse y, poco a poco, a base de horas y horas de gimnasio y de encajar golpes, se ha hecho un hueco en el mundo del boxeo femenino. Hoy disfruta de su primer día de gloria, convirtiéndose en la primera boxeadora profesional guipuzcoana. Debuta en el polideportivo de Soraluze, en casa, ante sus familiares y amigos. Su rival es la madrileña Eloísa Rodríguez, de 39 años, de la que apenas tiene referencias. El combate está pactado a cuatro asaltos de dos minutos y no hay ningún título en juego. La velada comienza a las 20.00 horas y el estreno de la púgil guipuzcoana tendrá lugar a partir de las 22.00 horas. «Ya se han vendido un montón de entradas. Cuestan quince euros, pero comparándolo con los precios del fútbol son baratas. La gente del pueblo está muy contenta, espero que se note que peleamos en casa», declara una supermotivada Ixa.

«Empecé a boxear con 29 años, hay quien puede pensar que es demasiado tarde, pero en el boxeo no hay edades. Ha habido muchos que han empezado antes y luego lo han dejado. Antes de coger los guantes practicaba 'Sundap', una variante del boxeo chino similar al Kick boxing, pero lo dejé. El boxeo es un deporte olímpico y me abría muchas más puertas», afirma.

Desvela no tener ningún antecedente familiar que practicase el boxeo y se enamoró del noble arte de las doce cuerdas hace nueve años. «Fui a ver una velada en Gasteiz, había varios combates femeninos y me gustó. De vuelta a casa me dije 'yo quiero ser como ellas'. Tenía las ideas claras, empecé a entrenar y al poco tiempo ya estaba compitiendo. Mis amigas ya me conocen, saben cómo soy. Cada vez hay más mujeres practicando boxeo. Es un trabajo físico y psicológico. Te exige un nivel de concentración importante. Estás sola enfrente de tu rival».

Sin referencias de la rival

Mide 1,62 metros y pesa 51 kilogramos. Se entrena mañana y tarde en el polideportivo de San Ignacio en Bilbao y forma parte del equipo Neskabox. Su preparador es Josu Lopategi. Compite en el peso mosca y en su palmarés como boxeadora aficionada figuran un campeonato de España y tres de Euskadi en los pesos mosca y minimosca. Se declara «imprevisible en el ring, todo lo hago en el momento, sin pensar, salga como salga. Poseo dos buenas manos», puntualiza. Desconoce a su rival de esta noche. «Me han dicho que es una rival muy dura, que lleva ya cuatro combates como profesional. Es malo no tener referencias del contrario. Habrá que verlas venir, no he previsto nada. Hay veces que sales al cuadrilátero con una idea preconcebida y tienes que cambiar inmediatamente sobre la marcha».

Estudió en Gasteiz integración social y después empezó Psicología en la UNED. «Es un tema que está parado de momento», dice. Pero no solo abandonó los libros, también su puesto de trabajo. «Trabajaba en asistencia a domicilio, pero lo dejé por el boxeo hace unos meses», comenta.

Tal es su pasión por el boxeo que, además de entrenarse, da clases a un grupo de treinta personas en el polideportivo de Soraluze, «de todas las edades», proclama orgullosa. Entre sus alumnos figuran los soraluzetarras Ousama Hina, Adur Odriozola, Julen Gallastegi y el bergarés Gorka Azkargorta, que esta noche también tomarán parte en la velada. Será el debut también para ellos. Gallastegi afrontará su segunda pelea.

Ixa Rodríguez, cuyo ídolo es la estadounidense Yésica Bopp, no tiene prisa alguna aunque su objetivo es disputar el Campeonato de España. De momento se conforma con ir «pelea a pelea».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos