Rugby

Honores para Amaia Erbina en el Ampo Ordizia-Cisneros

Amaia Erbina fue homenajeada en el partido de ayer. / JOSETXO MARIN
Amaia Erbina fue homenajeada en el partido de ayer. / JOSETXO MARIN

Los madrileños se impusieron 12-32 en el partido de pretemporada jugado en Altamira

IÑIGO GOÑI SAN SEBASTIÁN.

El rugby de Ordizia vivió una tarde completa ayer en Altamira con dos partidos de los equipos senior de Ampo y la guinda del pastel fue el homenaje que recibió a la jugadora Amaia Erbina. La ordiziarra ha participado en el mundial celebrado en agosto en Irlanda, jugó en los Juegos Olímpicos el pasado año y, en general, está realizando un gran trabajo. Erbina comenzó a jugar a rugby en Ordizia, pasó por el Hernani y en este momento juega en el Cisneros.

La trayectoria de la jugadora ordiziarra es brillante y es una de las máximas figuras del rugby femenino, no ya a nivel solo de Euskadi, también a nivel estatal. Es una fija en todas las convocatorias de los equipos seven y de las Leonas del quince. Ayer fue la principal protagonista y la que más aplausos recibió por su excelente trabajo y dedicación.

Dos jugadoras del club le bailaron un aurresku y el presidente de la entidad ordiziarra, Jose Luis de Castro, le puso una txapela. Además los equipos participantes en los partidos le hicieron un pasillo de honor. Para finalizar con el homenaje las jugadoras del equipo femenino le regalaron una camiseta del Ordizia con el dorsal número trece.

Precisamente el Cisneros fue el rival del primer equipo de Ampo Ordizia en un amistoso que valió para conjuntar piezas en ambos equipos. Lo cierto es que ambos equipos están llamados a ocupar puestos de honor en la Liga que viene y lo demostraron sobre la hierba artificial de Altamira. El Complutense Cisneros demostró su categoría y se llevó el partido con un resultado abultado de 12-32, pero sin duda los cambios y las probaturas de los técnicos ordiziarras influenciaron en el marcador final.

En la primera parte la igualdad fue la nota predominante y se llegó al descanso con un resultado ajustado de 7-10. En la segunda parte y moviendo el banquillo los madrileños demostraron estar más rodados a estas alturas y lograron marcharse en el marcador hasta los veinte puntos de diferencia al final.

La jornada comenzó con el enfrentamiento entre el BabyAuto Zarautz y el Cisneros Zeta. Los zarauztarras esperan este año poder estar cerca del ascenso a la máxima categoría.

Por su parte, el Hernani perdió ayer 19-26 en patido amistoso frente al Union Barbecieux francés.

Fotos

Vídeos