Más deportes

Los hermanos Aginagalde unen fuerzas en su propio equipo

Gurutz y Julen Aginagalde, ayer en los exteriores del Koldo Mitxelena donde presentaron su campus. / PEDRO MARTÍNEZ
Gurutz y Julen Aginagalde, ayer en los exteriores del Koldo Mitxelena donde presentaron su campus. / PEDRO MARTÍNEZ

Gurutz y Julen presentan su 'Campus de Tecnificación', que se celebrará en junio entre Irun, Hondarribia y Hendaia

BORJA OLAZABAL

Si de balonmano guipuzcoano se habla, poco habría más interesante como contar en el mismo equipo con los hermanos Aginagalde. Con Gurutz y Julen. Ellos sueñan con vestir la misma camiseta algún día, pero no han querido esperar a que sean otros los que permitan que ese anhelo se cumpla. Los irundarras han formado equipo y ayer presentaron su 'Campus de Tecnificación'.

El proyecto que han iniciado florecerá entre los días 22 y 29 de junio del 2018, cuando tenga lugar la primera edición de este encuentro de jugadores que promete mucho para los amantes del balonmano. Los entrenamientos tendrán lugar entre Irun, Hondarribia y Hendaia y están pensados para jugadores y jugadoras de entre ocho y diecisiete años.

Los hermanos Aginagalde serán algunos de los entrenadores de los que aprenderán los alumnos, pero en el staff técnico también estarán Aitor Etxaburu, del Billère francés, y María Azkue, de Zarautz K.E. No serán los únicos nombres ilustren que se paseen por la bahía del Txingudi. Ayer se confirmó la presencia de Gonzalo Pérez de Vargas, portero del Barça y de la selección española, y de Montse Puche, entrenadora del Bera Bera, y se anunciaron más sorpresas que harán de este campus una referencia del balonmano. Y es que en total se concentrarán invitados que acumulan 965 internacionalidades, ocho Champions League, ocho medallas olímpicas y once medallas en europeos.

El peso del balonmano será total, pero no solo se le dará importancia a lo que sucede dentro del 40x20. Durante los ocho días de trabajo habrá charlas que impartirán jugadores guipuzcoanos de primer nivel como Jon Azkue o Kauldi Odriozola, entrenadores, profesionales de diferentes materias como la nutrición y la psicología o árbitros de la Liga Asobal como Jon Bustamante o Javier Álvarez Matas.

Los participantes en este campus convivirán durante las veinticuatro horas, ya que todos dormirán juntos en el albergue de Hondarribia.

Juntos tras trece años

Los hermanos Aginagalde, Julen está en el Kielce polaco y Gurutz en el Logroño, no juegan juntos desde hace trece años. Gurutz contó en la presentación que «este es un proyecto que teníamos en mente desde hace mucho tiempo. Teníamos ganas de hacer algo así los dos juntos y de hacerlo en casa. Queremos hacer hincapié en que va a ser una campus de tecnificación, no unas colonias. El objetivo es que los que se apunten mejoren en el balonmano, pero también en otros ámbitos de la vida. Creemos que es un proyecto de un nivel importante».

Además, Julen añadió que «estamos muy ilusionados con el campus y queremos que sea un referente para los jóvenes. El trabajo de base es muy importante para cualquier club y con lo que vamos a iniciar esperamos abrir camino y que los jugadores y jugadoras que se acerquen sigan mejorando. Queremos que tenga continuidad en el tiempo, aunque por el momento estamos centrándonos en esta primera edición. Otro de los objetivos que buscamos es que sea abierto a todo el mundo. No nos cerramos a nadie y queremos que venga gente de todos lados».

También aportó su opinión Aitor Etxaburu, que quiso subrayar que «el primer objetivo es la promoción del balonmano y creemos que podemos aportar algo diferente. Con la convivencia vamos a poder tener más comunicación con los participantes, corregir situaciones, escuchar opiniones... en definitiva, realizar un trabajo más en equipo del que se aprende mucho».

Gurutz y Julen ya han formado su propio equipo y quieren contar con una plantilla que supere los cien participantes. Ellos ya han dado el primer paso para estar juntos. Han unido fuerzas a favor del balonmano guipuzcoano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos