Garmendia opina que llegan al parón con «un sabor agridulce»

Al cierre de la primera parte del campeonato al coincidir este parón de casi dos meses a falta de tres partidos para la primera vuelta, para Tati Garmendia, la máxima responsable de la sección de balonmano, la sensación que prevalece es la de «un sabor agridulce», a raíz de la última derrota encajada en Valladolid. Comenta que el calendario no ha sido el más propicio y recuerda la alta renovación de esta joven plantilla al contabilizar siete rostros nuevos. No pasa por alto la ausencia de las dos lesionadas, Arrojeria y Ausàs, con el inconveniente se va a retrasar aún más la reaparición de la catalana. Advierte que esta situación dificulta las necesidades que existen para «acoplar un equipo al que se le exige ganar todos los partidos». Frente al hecho de que se repite la misma situación de hace dos ediciones, comenta que las opciones de éxito no son iguales al significar que «es diferente porque es un equipo joven, con muchos cambios y tenemos todos los partidos difíciles fuera. Enero y febrero serán claves».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos