Super Bowl

Ganan los Patriots seguro... o no

Quarterbacks. El debutante Nick Foles ha jugado tres partidos de playoffs. Tom Brady, 36, siete de ellos finales y tiene cinco títulos./
Quarterbacks. El debutante Nick Foles ha jugado tres partidos de playoffs. Tom Brady, 36, siete de ellos finales y tiene cinco títulos.

El equipo de Tom Brady es favorito en la Super Bowl de mañana pero Philadelphia Eagles no quiere darse por vencido

IÑIGO ARISTIZABAL

M añana toca trasnochar, toca Super Bowl. Empezará a las doce y media de la noche para nosotros y acabará cerca de cuatro horas después. Quien esté leyendo esto seguramente ya sabe lo que le espera, un lunes somnoliento por culpa del gran partido del año.

Al contrario que otros deportes estadounidenses, cuyas finales se resuelven en series de varios partidos, el fútbol americano decide su campeón a una sola jornada. Desde que en septiembre arranca la temporada, 32 equipos sueñan con llegar a la Super Bowl pero solo dos lo consiguen.

Este año se van a encontrar dos perfiles antagonistas, New England Patriots y Philadelphia Eagles. Se repite la final de 2005, cuando los Patriots ganaron 24-21. De aquel partido quedan Tom Brady y dos jugadores que entonces ganaron, ahora en el otro equipo.

Experiencia contra revelación

Tanto por su potencial y experiencia, como por la solidez con la que superó el último escollo antes de llegar al primer domingo de febrero, el equipo de Boston es el gran favorito. ¿O no? Porque también lo era en 2008 cuando había ganado todos los partidos anteriores -dieciocho- pero perdió la final ante los New York Giants, su verdugo en las dos Super Bowls que no ha ganado.

Desde luego, ver a New England Patriots en playoffs es lo habitual, catorce veces los últimos quince años. Que llegue a la final es bastante probable, octava de quince. Y que gane tampoco sorprende, cinco títulos en esta época dorada de Belichick y Brady. Ganando mañana empataría con Pittsburg Steelers como equipo con más trofeos.

Enfrente estarán unos Philadelphia Eagles que si bien al principio de la temporada estaban 40 a 1 en las apuestas para ganar la Super Bowl, ahora no se le puede descartar por mucho que el favoritismo sea para el rival. Eso sí, los Eagles están alargando la broma de los 'underdogs' (término con el que se califica al equipo 'cenicienta' o teórico perdedor) apareciendo algunos jugadores con caretas de perros.

El equipo de Pennsylvania, con balances de 7-9 en las dos anteriores temporadas, ha sido una de la revelaciones de este ejercicio, acabando con un sobresaliente 13-3 en victorias y derrotas. Lo tenía casi hecho cuando perdió por lesión a su quarterback titular, Carton Wentz, al que sustituyó Nick Foles en los tres últimos partidos y en playoffs.

El nuevo director de orquesta ha disputado solo dos partidos de postemporada, y es novato en estas tareas. Pero lo está haciendo bien. Su presencia es más llamativa si le comparamos con el quarterback rival, un Tom Brady que ya ha sido coronado como el mejor de todos los tiempos pero se muestra insaciable incluso con cuarenta años, buscando su sexto título y desoyendo las peticiones de su mujer, Gisele Bündchen, de que se retire.

Show dentro y fuera

El plato principal de la Super Bowl está servido, el partido promete. Pero, como todos los años, la final será más que once contra once buscando avanzar yardas para anotar 'touchdowns' o 'field goals'.

Sin esconder que el interés principal reside en el partido, en días como el de mañana se espera mucho también fuera del campo. Por cierto, un US Bank Stadium de Minnesota que es una joya arquitectónica con año y medio de vida y que fue designado para albergar este partido cuando las grúas llevaban un mes de trabajo.

El honor de cantar el himno corresponderá a Pink, mientras que el espectáculo del descanso será cosa de Justin Timberlake, quien ya actuó en 2001 con NSYNC y en 2004 con Janet Jackson y la polémica de dejarle un pecho al descubierto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos