Balonmano

El Bidasoa, gafado con las lesiones

El fisio del Bidasoa atiende al lesionado Kauldi en el vestuario de Artaleku. / MIKEL FRAILE

Seis jugadores de la plantilla del Bidasoa-Irun han tenido que echar mano de los servicios médicos tras solo tres jornadas de Liga

BORJA OLAZABAL IRUN.

«Según las estadísticas, el balonmano es el deporte de equipo de mayor siniestralidad. Hay más lesionados que en baloncesto, fútbol o rugby». Lo afirma Ricardo Jiménez, encargado de los servicios médicos, entre otros, del club Deportivo Bidasoa. La sentencia viene a colación de las numerosas lesiones que está sufriendo la plantilla bidasoarra en este inicio de campeonato liguero. Y es que solo se han disputado tres partidos de la Liga Asobal y ya son seis los jugadores amarillos que han requerido de algún tipo de atención médica.

El entrenador Jacobo Cuétara no ha podido contar con todos sus jugadores en ninguno de los tres partidos que el equipo ha afrontado hasta el momento, pero no ha querido buscar en las lesiones ningún tipo de excusa. Aun así, las ausencias han mermado el potencial del equipo.

Susto de Kauldi y Xoan

El último gran susto en forma de lesión lo han dado los dos campeones del mundo junior del equipo, que no han podido empezar la semana trabajando con normalidad. Kauldi Odriozola sufrió una pequeña rotura de fibras en el entrenamiento del lunes, mientras que Xoan Ledo tiene una pequeña contractura en la espalda que le ha provocado una dorsalgia.

Se espera que ambos puedan jugar el fin de semana, pero como advierte Ricardo Jiménez «con Kauldi hay que tener cuidado porque es un jugador muy explosivo. Eso es muy bueno a nivel deportivo, pero no lo es tanto para recuperar lesiones musculares».

También debería estar preparado para el partido del sábado en Benidorm Jon Vázquez, a pesar de los problemas que viene arrastrando desde el verano en el tendón rotuliano. «Vázquez sufrió una lesión muy grave en los ligamentos de la rodilla hace algo más de un año y se recuperó bien, pero el organismo es muy inteligente y compensa para no forzar la zona dañada. Lo malo es que esto provoca otro tipo de lesiones. A finales de la temporada pasada sufrió una rotura muy importante y ahora tiene molestias en el rotuliano. Su juego es muy físico y sus rodillas soportan mucho estrés».

Desde la pretemporada también arrastra problemas Iago Muiña, que está forzando su hombro izquierdo para poder jugar cada partido, aunque no está al 100%. Los problemas en el lateral derecho han sido enormes, ya que en el primer minuto de la primera jornada se lesionó Rodrigo Salinas.

El doctor Jiménez cuenta que «Muiña tiene el típico hombro de un jugador que lleva muchos años lanzando y a esto hay que sumar una subluxación. Lo de Salinas fue un golpe que le provocó un esguince en su pulgar derecho, que afectó a ligamentos y tendones, pero ya ha empezado a trabajar con el equipo».

Y también ha estado lesionado Adrián Crowley, que se perdió un partido por culpa de una rotura de fibras. «Su caso es como para estudiar porque se recupera muy rápido. El año del play-off superó en cinco días una lesión muscular que suele requerir unos doce. Y esta última lesión también la ha recuperado muy rápido».

Algo normal

A pesar de las múltiples lesiones, Ricardo Jiménez asegura que «la mayoría son de origen traumático y no se pueden prevenir. El balonmano es un juego de mucho ritmo y contacto entre jugadores de cien kilos, por lo que estas cosas son normales. Lo bonito es que los jugadores lo asumen y es un deporte sano y limpio en cuanto a comportamiento».

Fotos

Vídeos