Herri Kirolak

Gabirondo recupera la txapela

Julen Gabirondo, en un momento de la prueba ayer en la campa del caserío Sarobe de Asteasu. :: josé mari lópez

El de Urnieta se hace con el título de Euskadi, tras imponerse a Etxeberria por 82,8 kilos de ventaja

IÑIGO GOÑIAsteasu

Julen Gabirondo recuperó la txapela de campeón de Euskadi de segalaris al imponerse en la final disputada en la campa del caserío Sarobe, de Asteasu, en el barrio de Andatzarrate. Es el segundo título para el de Urnieta después del conseguido en 2015. Lo hizo sumando 3.761 kilos en una hora de competición y aventajó en 82,8 kilos a Jokin Etxeberria (3.678,2), que fue subcampeón. Más lejos se clasificaron Iban Pardo con 3.479, kilos y Jexuxmari Ormaetxea ‘Urki’, que cerró la clasificación con 3.360 kilos.

El campeonato se disputó en una campa en perfecto estado y sobre todo con un tiempo inmejorable para la práctica de la sega. Con nubes y claros, la temperatura era ideal y eso ayudó sin duda el trabajo de los cuatro segalaris. A esas condiciones se amoldó de manera perfecta el campeón. Gabirondo, de 27 años, cogió un buen ritmo desde el inicio y marcó la pauta entre los finalistas. También comenzó fuerte Etxeberria. El de Amasa cortó en todo momento a la par de Gabirondo y solo al final se le vio bajar un poco el ritmo, algo lógico tras un trabajo tan exigente.

Iban Pardo tampoco quedó rezagado en ningún momento y al que se le vio sufrir desde el inicio fue a Urki. El de Orendain era uno de los principales candidatos al título, pero quedó rezagado desde el principio. En la primera parcela ya estaba muy retrasado y no fue capaz de darle la vuelta a la situación. Se sabe que es un segalari que corta de muy abajo y en parcelas no suele liderar la prueba, pero el terreno que estaba perdiendo era demasiado. Se puede ganar incluso cortando una parcela menos, pero el campeón de Gipuzkoa perdía una parcela en la mitad de trabajo y eso es irremontable como se pudo comprobar a la hora de sumar los kilos cortados.

Por delante Etxeberria y Gabirondo mantenían una bonita pelea y Pardo les seguía de cerca. En la sega es más que complicado saber quien lidera la prueba, pero a mitad del trabajo había indicios para suponer que las cosas le iban de cara al de Urnieta. Para empezar, Urki estaba muy atrás, Pardo ya había perdido algo de terreno y además había recibido una tarjeta roja, que indica 20 kilos de penalización. La misma que recibió Etxeberria en la segunda parcela. Por lo tanto, pintaban bien las cosas para los intereses de Gabirondo.

Urki, el único sin penalización

Con el avance de los minutos seguía una lucha cerrada entre los dos primeros, aunque el de Amasa perdía algo de terreno y Pardo se alejaba aún más. Eso sí, cada segalari recibía una nueva penalización, salvo Urki, que no fue amonestado por los jueces en ningún momento. Gabirondo, Etxeberria y Pardo terminaron en la decimoprimera parcela y en cambio Urki lo hizo en la novena, un indicativo claro del mal día que tuvo el de Orendain. Por delante todo era posible, aunque la pinta del urnietarra era fenomenal. Terminó con mucha fortaleza.

Cuando se sumaron todos los fardos se confirmaron las sospechas. El segalari de Urnieta repetía el título de 2015 y lograba su segundo campeonato de Euskadi. Y la desventaja de Urki era irrecuperable. En el Campeonato de Gipuzkoa cortó más kilos con una parcela menos, pero esta vez no fue posible.

Gabirondo no se esperaba el triunfo y menos cuando vio que le costaba cortar algunas parcelas. «Estoy muy contento. La campa engañaba y las zonas donde había menos hierba eran más difíciles de cortar. Ahora hay que celebrarlo y descansar, ya que la temporada y la preparación han sido duras», reconocía al término de la prueba. Las 500 personas que se acercaron a la campa disfrutaron de un buen Campeonato de Euskadi.

Fotos

Vídeos