Surf

Francesena defiende su corona mundial

Aitor Francesena, en las horas previas a estrenarse en el mundial de surf adaptado en California. / A.F
Aitor Francesena, en las horas previas a estrenarse en el mundial de surf adaptado en California. / A.F

El zarauztarra compite desde hoy en el campeonato del mundo de surf para invidentes en San Diego. «Estoy mejor que el año pasado, pero...»

ÁLVARO VICENTE

Aitor Francesena (Zarautz, 1970) inicia la defensa del título en el mundial de surf adaptado que se celebra desde hoy al domingo en La Jolla en San Diego (California, Estados Unidos). La competición se celebra en la misma playa y la misma ola en la que hace un año se convirtió en el primer surfista en alzarse con el primer mundial para invidentes de la historia.

El zarauztarra carga «con gusto» con el cartel de favorito en esta ocasión, según confiesa a escasas horas de entrar a las frías aguas de San Diego tras pasar la última semana entrenándose en Popoyo (Nicaragua). «Estoy surfeando mejor que el año pasado, pero también sé que mis rivales han dado un salto de calidad».

Francesena sabe que en Francia, Australia, Chile, Brasil, Estados Unidos, Hawaii y Sudáfrica han hecho sus propios campeonatos para seleccionar los equipos que participan en este mundial. Competirá en la categoría para invidentes respaldado por su inseparable guía, el también zarauztarra Ibon Illarramendi 'Koala'. Él, como es norma, también entrará al agua pero sin tabla, solo con aletas, y no podrá tocar al surfista, solo podrá orientarle.

Las otras categorías son: amputados por debajo de la rodilla o de un miembro superior, amputados por encima de la rodilla, surfistas que necesitan ayuda para entrar al agua, surfistas que surfean tumbados y competidores que surfean sentados con apoyo de un remo. El campeonato puede seguirse en directo en isaworlds.com/adaptive/2017

La historia de Francesena ya la conocen. Por un glaucoma congénito, perdió la visión total del ojo derecho y parte del izquierdo con 14 años. Rehizo su vida, pero el destino le tenía reservada otra barrabasada. En 2011 cuando esperaba un segundo trasplante de córnea, durante un baño de surf, cayó desde una ola, impactó de frente con el agua y se vació el único ojo con el que veía. Lejos de aparcar la tabla, se ha empeñado en derribar barreras para trasladar el mensaje de que ser invidente «ya no es un gran problema. Querer es poder. Si tú quieres, con mucho tesón, con mucha garra y, sobre todo, con mucho trabajo se puede llegar a cualquier cosa».

Éste sentir es lo que se palpa estos días en San Diego. Una cosa es la competición, las mangas sin tregua, y otra lo que se vive fuera del agua, donde no hay rivales y sí una historia de superación detrás de cada participante.

Crece el número de surfistas

En este segundo mundial serán 109 surfistas de 26 países por los 77 de 21 que compitieron el año pasado. La Federación Internacional de Surf, que es quien organiza este campeonato, ve en este crecimiento el mejor aval para confirmar que el surf adaptado tiene futuro. El presidente de la ISA, Fernando Aguerre, así lo entiende: «El nivel de crecimiento que el surfing adaptado ha experimentado en pocos años es increíble. Hemos visto extenderse este deporte por nuevos rincones del mundo. El surfing adaptado cuenta con valores que aportarían mucho a los Juegos Paralímpicos y haremos todo lo posible para que entre en el programa de París 2024».

Todavía queda lo suyo hasta esa fecha pero Francesena no pierde de vista esa posibilidad. «Si el cuerpo aguanta, intentaré ser olímpico. Ya veremos». Quienes le conocen bien saben que lo va a intentar. En su día, cuando nadie creía en él, se propuso llevar a Aritz Aranburu a la élite mundial y lo logró con «trabajo y sacrificio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos