Piragüismo

El entrenamiento en altura, «un plus» para Tokio 2020

El equipo olímpico español, con Marcus Cooper (5i) y Cristian Toro (3i). /iAltitude
El equipo olímpico español, con Marcus Cooper (5i) y Cristian Toro (3i). / iAltitude

El equipo olímpico liderado por el campeón Marcus Walz trabajará con la tecnología iAltitude para mejorar su rendimiento con vistas a los Juegos

AMADOR GÓMEZ Madrid

El equipo español de piragüismo trabajará a partir de ahora con iAltitude, con el fin de optimizar su rendimiento con vistas a los Juegos de Tokio 2020, «el objetivo prioritario» del campeón olímpico Marcus Cooper Waltz, que aventura que el entrenamiento en altura «hará mejorar y dará un plus» a la selección nacional. El equipo de piragüismo seguirá así los pasos de campeonas olímpicas como Mireia Belmonte, que preparó los Juegos de Río 2016 en Sierra Nevada, y Carolina Marín, que también trabaja con la tecnología que permite simular el entrenamiento en altitud con independencia del lugar en el que el deportista se encuentre.

«Esto me parece una pasada, superinteresante para la preparación. No sabía que se podía llegar tan lejos», aseguró Marcus Cooper tras la presentación llevada a cabo este lunes en el edificio de Telefónica en el centro de Madrid, donde el también campeón olímpico Cristian Toro -medalla de oro en K2 200 junto a Saúl Craviotto- se encargó de probar una tecnología que se convertirá en una parte fundamental de su preparación. «Este método nos permitirá dar un salto, que nos va a hacer falta», insistió Marcus Cooper, que ya preparó junto al resto del equipo olímpico los Juegos de Río en Sierra Nevada, aunque sólo durante dos semanas. «Fue la primera vez que estuve entrenando en altura», recordó este lunes el palista mallorquín oro olímpico en K1 1.000 metros. «Sólo conozco a Mireira Belmonte entre deportistas en se entrenen en altura, y no le va mal», reconoció Marcus Cooper.

El balear acaba de empezar a preparar la nueva temporada tras proclamarse también este año campeón del mundo en K2 500 junto a Rodrigo Germade, y de Europa en K4 1.000, con Francisco Cubelos, Javier Cabañín e Íñigo Peña. «En estos momentos me encuentro mejor de lo que esperaba», destaca Marcus Cooper, que aunque ya tiene en mente los Juegos de Tokio se fija como próximos retos el Campeonato del Mundo de 2018 que se disputará en Montemor-o-Velho (Portugal) y el de Europa que se celebrará en Belgrado (Serbia).

«También tenemos la Copa del Mundo, pero es menos importante, y los Juegos Mediterráneos, aunque aún no sé si estaré en Tarragona, porque aún hay que clasificarse», advirtió Cooper tras una demostración de la que ya se aprovechan también, entre otros, el ultramaratoniano y montañero Kilian Jornet, el triatleta Fernando Alarza y futbolistas y jugadores de balonmano o voleibol. También en el extranjero algunos jugadores de la NBA, «que en el último cuarto de los partidos cometen un 80% menos de errores no forzados al estar acostumbrados a la falta de oxígeno en los pabellones», según destacó el profesor del INEF Alberto García, que trabajará personalmente con Marcus Cooper y compañía de cara a Tokio 2020.

Fotos

Vídeos