MAS DEPORTES

«La Ehunmilak no para de crecer cada año»

Javi Domínguez entró el primero de la Ehunmilak 2017 recordando a Alberto Zerain. / UNANUE
Javi Domínguez entró el primero de la Ehunmilak 2017 recordando a Alberto Zerain. / UNANUE

Mikel Valdivielso analiza el intenso fin de semana vivido en Beasain con las tres carreras de montaña, donde 1.500 voluntarios velaron por la seguridad de mil corredores

JUAN MANUEL SOTILLOS SAN SEBASTIÁN.

Partiendo de la base de que todo es susceptible de poderse mejorar, tras el intento fin de semana vivido en Beasain con la Ultra Trail Ehunmilak (168 kms/11.000 mts de desnivel positivo), la Trail Goierriko2Haundiak (88/6.000) y el maratón de montaña Marimurumendi (42,195/2.300), su director general, Mikel Valdivielso, hace balance lo que ha sido esta octava edición ciñéndose a una sola palabra: éxito.

Pero no solo lo dice el máximo responsable de la carrera, sino todo el mundo. Los 1.200 participantes de 16 países. Lo dicen antes de correr por el peculiar y mimado trato que reciben y lo dicen tras realizar su carrera: «Es una pasada la organización, es una gozada el recorrido, el público, el voluntariado...». Y esto no es producto más que de las cosas bien hechas. Siempre, como decíamos al inicio, se puede mejorar y ahí está la organización al frente de Mikel para hacerlo, como nos lo contaba tras un fin de semana casi sin dormir: «un año más, gracias al esfuerzo de muchas personas y esos 1.500 voluntarios, podemos decir que Ehunmilak 2017 ha salido casi perfecto. Porque siempre podemos mejorar».

Mirando al cielo

La seguridad, de la que Valdivielso también se responsabiliza, es clave en el transcurrir de las pruebas que comenzaron el viernes a las 18 horas. Y mucha parte de la seguridad depende de la climatología. Para el fin de semana pasado estaba anunciado un tiempo revuelto, y la organización no hacía más que mirar al cielo, y ver las previsiones por las nuevas tecnologías. «Nadie se atrevía a dar un pronóstico certero y el que lo hacía, no acertaba. Esto nos mantiene en vilo mucho tiempo dado que hay muchísima gente por la montaña y como organización debemos velar por su seguridad».

El viernes por la noche, tras una salida con mucho calor, entró la niebla volviéndose muy densa y dificultando la carrera: «La preocupación por los corredores siempre existe, y más si hace un tiempo malo o niebla. Menos mal que la anunciada tormenta terminó descargando tras la entrega de premios».

Este año Ehunmilak ha celebrado su octava edición. Es momento de reposar sus dimes y diretes y pensar en la novena, si bien lo que quiere ahora mismo su director general es descansar: «Vamos a respirar un poco de lo que ha sido la carrera, aunque la inercia de la misma sigue. Haremos la reunión con todos los grupos implicados, sacaremos conclusiones, mejoraremos lo mejorable y vendrá la novena».

Mikel Valdivielso es perfectamente consciente de dónde se ha metido y recuerda cómo empezó todo: «Hace diez años planteamos esta historia y nos dijeron que estábamos locos. Lo pusimos en marcha y ahora vemos cómo año tras año la carrera va creciendo y hoy en día es uno de los proyectos deportivos más importante a nivel de carreras de montaña en todo el País Vasco». Aún así, no se terminan de cubrir las 515 plazas en el Ehunmilak. Cualquiera no está preparado para 168 kilómetros: «Hay que salir al extranjero para que venga la gente. Este año han participado 17 países, y nos hemos acercado al límite, lo que ocurre es que se han dado de baja por lesiones más de cien corredores. Nos hemos quedado a 20 dorsales de conseguirlo, lo que nos ha demostrado que el nivel de intención de correr está casi al límite del total de las inscripciones».

Un gran presupuesto

Puestos a hablar y a reflexionar de la Ehunmilak, Valdivielso se centra en la economía de la carrera: «Tenemos un presupuesto de 260.000 euros y todos los años es muy complicado de cubrirlo. Las instituciones aportan algo, pero tienen que entrar con más peso, porque la gente alucina con lo que mueve la carrera por 30 municipios del Goierri. En un radio de 13 kilómetros encontramos dos Parques Naturales como el de Aralar y Aizkorri». Éste, confía en mantener la esencia con la que nació Ehunmilak. «Si hacemos las cosas bien, la gente vendrá, disfrutará y querrá volver». Con todo ello, las plazas hoteleras de la zona estaban más que ocupadas el pasado fin de semana y los comercios, bares y restaurantes de esas 30 localidades por las que atraviesan los recorridos han notado el impacto. «Hay que darse cuenta de que este es un deporte que viene con muchísima fuerza y aporta mucho a la sociedad», destaca el responsable de la carrera.

Este año se han mejorado muchas cosas relativas a la seguridad como la geolocalización, y, como señala Mikel, se ha hecho «un gran esfuerzo en potenciar y reforzar a nivel sanitario con más médicos y medios». Se ha cambiado también la línea de llegada creando un mayor ambiente, además de tener en cuenta temas tan importantes como el medio ambiente aplicando nuevas medidas sobre reciclaje de residuos.

El recuerdo a Alberto Zerain

Como no podía ser de otra manera, la Ehunmilak se acordó del alpinista Alberto Zerain quien, precisamente no hace mucho, pasó por el Arrastaka, el club de montaña de Beasain organizador de la prueba. «No podíamos pasar por alto hacer un recuerdo a nuestro amigo Alberto. El ganador de la prueba, Javi Domínguez, tuvo un detalle muy emotivo con él en al cruzar por ella con una enseña suya. Es el mejor corredor del mundo, pero aun es mejor persona».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos