Un donostiarra, en la cumbre del crossfit

Alex Anasagasti es el primer vasco que consigue acceder a la segunda ronda de la competición que encumbra al 'hombre más en forma del mundo'

Alex Anasagasti competirá contra los mejores deportistas de crossfit de Europa. /A.A.
Alex Anasagasti competirá contra los mejores deportistas de crossfit de Europa. / A.A.
DAVID S. OLABARRI

El 'hombre más en forma' de España es un guipuzcoano de 26 años. Se llama Alex Anasagasti y es de San Sebastián. Alex acaba de conseguir pasar a la segunda ronda de los Crossfit Games, en la que competirá por un pase a la final con los 20 mejores atletas de Europa del sur. Ya ha superado a los 18.000 que se apuntaron a los 'open', la primera fase. Fue el primer español -con 15 puntos de distancia sobre el segundo- y el décimo de la región europea en la que competía. Nunca antes un vasco había llegado hasta esta fase intermedia de la máxima competición de este deporte, tan exigente como adictivo, que se está extendiendo rápidamente por Europa. Un dato: a la primera ronda, abierta a atletas de cualquier nivel, se presentaron unas 230.000 personas en todo el mundo. Alex asume que llegar a la final, en la que se enfrentan 80 hombres y mujeres, es «muy difícil» y afirma que ya ha cumplido su objetivo. Pero nunca se sabe. «Igual suena la campana».

Alex trabaja como entrenador en Crossfit Zurriola, en San Sebastián, y en Crossfit Urquijo, en Bilbao. Descubrió este deporte hace apenas cinco años. Y le pasó lo mismo que a muchos otros que empiezan a practicarlo: se enganchó a una disciplina que, en términos estrictos, consiste en un entrenamiento funcional de alta intensidad. Dicho de otra manera, se trata de una combinación de ejercicios físicos muy exigentes y variados -halterofilia, gimnásticos, carrera continua- que, como norma general, se ejecutan a gran intensidad. Un día normal, por ejemplo, los deportistas pueden trepar por una cuerda colgada en el techo, saltar 100 veces una caja, arrastrarse por el suelo y levantar una pesa de 20 kilos. «Para mí, el crossfit es la mejor manera de entrenar. Y una forma muy rápida de conseguir buenos resultados, porque además se puede adaptar al nivel de cada uno. Es un estilo de deporte que engancha mucho porque se entrena en equipo y se sufre en equipo. Se crea buen ambiente y la gente se engancha sola», afirma el donostiarra.

Dejó su casa, trabajo y amigos para entrenarse durante tres meses para el campeonato

En su caso, contaba con la buena base física que le proporcionaba «haber hecho deporte toda la vida». Pero aún así ha tenido que prepararse a conciencia. Esta era la cuarta vez que se presentaba a los 'open'. Los tres años anteriores -explica- prácticamente no tuvo esperanzas de clasificarse. Pero en esta ocasión fue a por todas. Dejó su casa, su trabajo y sus amigos y se fue a entrenar a Mallorca durante los tres meses anteriores a que empezase la competición.

La competición

La fase 'open' consistió en cinco 'wod' (work of the day, que quiere decir trabajo del día en inglés) ejecutados en cinco semanas. Los atletas no saben qué ejercicios se incluirán en cada entrenamiento hasta poco antes de tener que ejecutarlo. Esa incógnita permanente es una parte importante de este deporte, ya que obliga a los atletas a trabajar todos los aspectos para poder tener opciones. En la tercera semana, por ejemplo, la actividad consistió básicamente en dar saltos dobles de comba y en completar las máximas repeticiones de lo que se conoce como 'ring muscle up', que se trata de un ejercicio gimnástico que a grandes rasgos consiste en extender tu cuerpo sobre unas anillas colgadas a cierta altura. Alex, en esta parte concreta, terminó entre los 28 mejores del mundo. «Es que peso poco», bromea.

El crossfit combina ejercicios de halterofilia, gimnásticos y atléticos a gran intensidad

Alex afirma que los ejercicios de fuerza son su punto débil, a pesar de que los ha trabajado «mucho». Tiene un levantamiento máximo de 220 kilos de peso muerto y 110 kilos de snatch, que consiste en levantar una barra por encima de la cabeza. Por el contrario, sus puntos fuertes son los ejercicios gimnásticos y su capacidad de sufrimiento. «Lo que marca la diferencia es la actitud», recalca.

«No es más lesivo que otros»

Rechaza de plano uno de los estigmas que persigue al crossfit, que se trata de un deporte lesivo. Alex Anasagasti no comparte esta apreciación e insiste en que eso depende de la «personalidad» del atleta y de sus decisiones a la hora de entrenar. En otras palabras, que si alguien quiere avanzar demasiado rápido sin tener la formación adecuada corre más riesgo de lesionarse. «En este sentido, es igual de lesivo que cualquier otro deporte», subraya. Destaca por ello la importancia de los entrenadores a la hora de saber guiar a los deportistas y adaptar los ejercicios a sus capacidades. «Juegan un papel muy importante», recalca.

Alex Anasagasti no oculta su satisfacción. Algunos patrocinadores han empezado a llamar a su puerta. Pero insiste en que llegar hasta aquí le ha costado mucho esfuerzo, lesiones y tener que renunciar a pasar más tiempo con sus seres queridos. «Lo que está claro es que si quieres algo tienes que esforzarte al máximo», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos