SÓFBOL

«Es más difícil ganar la Copa que la Liga, hay menos margen de error»

Efectiva. Elena Ayuso, la mejor bateadora de la última edición de la Copa.
Efectiva. Elena Ayuso, la mejor bateadora de la última edición de la Copa.

Elena Ayuso, jugadora del Atlético San Sebastián, fue la MVP del torneo copero y se muestra ambiciosa para el Europeo

IMANOL TROYANO

El Atlético San Sebastián cerró el domingo pasado el calendario estatal con la consecución de la primera Copa de la Reina de su historia. Las donostiarras conquistaron el único título que le faltaba por colocar en su vitrina, después de dominar durante los últimos dos años la liga nacional de sófbol. Este año no pudieron repetir el éxito en el campeonato doméstico, a pesar de que en la fase regular finalizaron en primera posición y solo perdieron dos partidos. El Fénix Valencia se impuso a las donostiarras contra todo pronóstico en el play off final por la Liga. Sin embargo, las jugadoras del Atlético se pudieron vengar la semana pasada arrebatándoles la Copa.

Mucha culpa de ello la tuvo Elena Ayuso (Zaragoza, 1982), designada mejor bateadora y MVP del torneo. La exterior del Atlético reconoce que tras la «espinita» de quedarse sin la Liga, la Copa «ha sido un revulsivo» para el Europeo que disputarán en Italia dentro de tres semanas, del 21 al 26. Ayuso admite que «aprendimos la lección» de la derrota liguera y fueron a la Copa «a por todas desde la primera entrada».

«Los tres primeros días nos costó asimilar que no habíamos conseguido la Liga. Fue un palo quedar segundas, pero nos reunimos en el vestuario y coincidimos en que teníamos que ganar la Copa como fuera». Y así fue. El Atlético venció de forma contundente al Sant Boi catalán (8-1) y al Dridma madrileño (11-0). La superioridad de las pupilas de Orel Morales se manifestó también en la gran final ante el Fénix Valencia, en la que resultaron vencedoras por 11 carreras a 2.

Una guipuzcoana más

La jugadora del Atlético cree que «es más difícil ganar la Copa que la Liga. Son tres partidos, y si el primero te sale mal y el segundo también, caes eliminado. Hay menos margen de error que en la Liga». Además, ganar este torneo otorga el premio de jugar en Europa de nuevo la próxima temporada. Por si todo esto fuera poco, Ayuso fue designada como la jugadora más valiosa del campeonato. Fue la líder en número de hits, carreras anotadas e impulsadas, del fin de semana. «Personalmente estoy muy contenta de aportar lo mejor de mí al equipo. La racha del bateo es así. Hay un día que te sale todo bien y otro, en cambio, todo lo contrario. Por suerte salieron las cosas bien». En su caso, no fue la fortuna la que le ayudó a lograr semejante recompensa, ya que hace dos años salió MVP de la liga. Ayuso es una pieza fundamental del Atlético y de la selección.

Lleva tres temporadas en la disciplina donostiarra. Llegó al inicio de la época dorada del club, con la obtención de dos ligas y ahora la copa. La zaragozana se incorporó al Atlético después de jugar doce años en el Bizkorrak OBB oriotarra. «Me aceptan como una guipuzcoana más», bromea. Su marido, Juan Pérez, es donostiarra y el ayudante de Orel Morales en el Atlético.

El idilio de Ayuso con el sófbol comenzó en su ciudad natal, a los 13 años de edad. Se formó como jugadora en la capital aragonesa hasta que el equipo donde militaba se deshizo en 2001. «Para continuar yendo a la selección tenía que seguir jugando en un equipo y varias compañeras se fueron a Orio, así que tomé el mismo camino», relata. Sin embargo, nunca ha abandonado del todo su hogar. En Zaragoza reside, trabaja y se entrena. «De lunes a viernes me ejercito con mi marido en el campo del Miralbueno y el fin de semana me desplazo a donde juegue el equipo». En estas condiciones se prepara la mejor jugadora de la última Copa.

A pesar de habernos adentrado ya en agosto, el ritmo no se detiene para ella ni para sus compañeras del Atlético San Sebastián. Hay que preparar el Europeo. Ayuso se marca como objetivo personal «quedar entre los tres primeros. Se puede. Ya conocemos un poco la competición -el año pasado se clasificaron en séptima posición- y llevamos un buen equipo otra vez». Los cruces aún no están definidos, por lo que no saben contra qué rivales se enfrentarán en la fase de grupos. La aragonesa, eso sí, prefiere evitar a las rusas y a las francesas. «Son las más duras», advierte.

Fotos

Vídeos