VELA

Cuenta atrás para Ciudad del Cabo

Xabi Fernández al timón del 'Mapfre' junto con el cántabro Pablo Arrarte, aguantando una barrida de agua y el frío. / UGO FONOLLÁ
Xabi Fernández al timón del 'Mapfre' junto con el cántabro Pablo Arrarte, aguantando una barrida de agua y el frío. / UGO FONOLLÁ

El 'Mapfre' sigue liderando la flota de la Volvo Ocean Race, cuya llegada se espera para este sábado

IÑIGO ARISTIZABAL SAN SEBASTIÁN.

Hay etapas dentro de una misma etapa. En ésta, la segunda de la Volvo Ocean Race desde Lisboa hasta Ciudad del Cabo, primero fue la salida, luego pasar Canarias, después la referencia era Cabo Verde, a eso siguió el paso del Ecuador y los Doldrums, llegó después la bajada paralela a la costa de Brasil y ahora entramos en el último tramo, la enfilación hacia la meta.

Atrás han quedado los movimientos y estrategias para posicionarse de la mejor manera posible y ya todas las proas miran a Suráfrica. La diferencia radica en las distintas latitudes que han elegido las tripulaciones. Por ejemplo, el 'Mapfre' era quien iba más al Sur el domingo, pero ayer el 'Brunel' le quitó ese 'honor'. Después de hacerlo y cuando estaba a 35 millas del líder, el barco holandés decidió ponerse en 'modo sigilo'.

Ésta es una opción que cada equipo puede utilizar una vez por etapa y que significa que no aparecerá en los partes de la organización por espacio de 24 horas, aunque evidentemente en el puesto de control sí saben dónde se encuentra en cada momento. Un movimiento estratégico para que los rivales tengan menos información.

En este caso concreto, la decisión del 'Brunel' no es anecdótica. Junto con el 'Mapfre', estaba siendo uno de los más rápidos y el hecho de que estuviera más al Sur podía ser una pista para el resto. Desde el barco holandés, Abby Ehler explicó que «si tratas de hacer un gran movimiento, por ejemplo, como ahora, cuando queremos avanzar hacia el Sur, el 'modo sigilo' te permite ocultar tu posición del resto de la flota. La meteo sugiere que el Norte es el camino a seguir, pero 'Capey' -el navegante Andrew Cape- tiene muchas ganas de ir hacia el Sur, siente que la ruta del Sur ofrece menos riesgos. Entrar en 'modo sigilo' deja al resto de la flota intentando adivinar qué haremos. Solo esperamos que nadie más venga con nosotros».

Cerca de los '40 rugientes'

El último parte de anoche mostraba al 'Mapfre' en primera posición, con 22 millas de ventaja sobre el 'Vestas 11th hour', que habían sido 33 en el informe del mediodía. Estos dos barcos y el 'Dongfeng', a 31, estaban por el paralelo 38 y con visos de pasar Tristán de Acuña por el sur. El mencionado 'Brunel' debía estar por los '40 rugientes'.

En esas latitudes las olas tienen un tamaño considerable y el viento sopla fuerte y frío. Son condiciones buenas para navegar, pero no tanto para la vida de diez personas en un velero con pocas comodidades.

Desde el 'Mapfre', Sophie Ciszek relataba el cambio de decorado que se ha dado en poco tiempo: «En 24 horas pasamos de camisetas y bermudas a botas y calcetines. No hay duda que desde ahora y hasta el final va hacer mucho frío. Los días no son tan malos, pero las noches cada vez son más frías. Con suerte no bajaremos mucho más al Sur, pero va a haber mucho viento en las próximas 24-36 horas, así que todo estará mojado y pasaremos más frío».

En cuanto a la situación de la regata, Xabi Fernández aclaró que «al pasar el anticiclón de Santa Helena fuimos en dirección Sur lo más rápido posible y al final ha sido positivo el estar más al Sur que la flota; trasluchamos en el momento justo para ahora estar con más viento que los demás y esperamos que siga dando su fruto. Los últimos cuatro o cinco días van a ser difíciles, como siempre. Esta noche tendremos más viento y mañana también. La última semana hemos tenido bastante buen tiempo y la tripulación está descansada y con muchas ganas de apretar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos