Los chipirones en su tinta que no le gustaron

Entre anécdotas, Grubic menciona «ese sitio que no era un restaurante que me gustaba mucho. Donde tú (señalando a Beñardo) preparabas la comida».

El ex presidente le recuerda que aquello eran las sociedades. «Preparé unos chipirones en su tinta a los que miraste con una cara muy rara, pero como eras muy diplomático los probaste. No te gustaron nada». Grubic asiente y le añade que «otro día llevaste angulas y comí mucho». «Cuando se podían comer angulas...», puntualiza Beñardo.

El lunes, día de la reunión, cenó con sus antiguos compañeros en Hondarribia. Ayer visitó el Guggenheim, también ha estado en Donostia y antes de marchar quiere volver al frontón Uranzu.

Fotos

Vídeos