Caballos

101 carreras para forjar una leyenda

'Totxo', conducido por Jiménez, demostró su valor sobre el verde del hipódromo donostiarra. / JOSE MARI LÓPEZ

El increíble ‘Totxo’ gana el premio El Diario Vasco con 9 años y recibe la ovación de un hipódromo totalmente entregado

IMANOL ARRUTISan Sebastián

101. Capicúa. Para algunos británicos, un número maldito. Algunos hoteles ni siquiera tienen habitación que corresponda con esa cifra. El hipódromo de San Sebastián estrenó nuevo siglo el pasado 9 de julio. 101 años de historia. Y en esta nueva era, la primera página la ha escrito uno de los caballos que permanecerá vivo más allá de los tiempos. ‘Totxo’ hizo temblar las tribunas del hipódromo a sus nueve años, para ganar el premio El Diario Vasco en la carrera 101 de su historial. Una leyenda que, cuando parecía estar escribiendo su epílogo, se agigantó para hacernos recordar que será difícil volver a ver a un purasangre como él.

Fue sobre todo emocionante. Y muy emotivo. Hay carreras que dejan una huella especial, y esta, por el resurgir del viejo gladiador, no la olvidaremos. El público tenía ganas de jota y vitoreó a los protagonistas desde el golpe de cajones. Pero la victoria de ‘Totxo’ fue un flechazo en los corazones. Un pellizco de nostalgia para los románticos. Una cascada de emoción para los que han seguidos las peripecias del viejo caballo de Avial durante todos estos años. Si ‘Gladiateur’ tiene un monumento en Longchamp, no sería una locura que ‘Totxo’ pueda tener el suyo en nuestro hipódromo si gana el Gobierno Vasco.

La carrera estaba plagada de punteros y como cabía esperar fue una lucha sin cuartel. ‘Half a Billion’ hizo valer su condición de sprinter y los puso a todos con el gancho en la garganta, aguantando solo ‘Laffan’ el vivo ritmo del pupilo de Pereira. Pero el de Calderón quedó desestribado al entrar a la recta y los que viajaban al acecho, ‘Baroja’ y ‘Oromo’, no cambiaban de ritmo. Así las cosas, y tras haber llegado último a Bugati, llegó la hora de ‘Totxo’. Como no le gusta el terreno irregular, Paco Jiménez lo abrió hasta la valla exterior, y allí, el viejo encontró una autopista hasta la meta. Se le rompía la voz al speaker del hipódromo, sabedor, él como nadie, de que estaba contando historia.

Sorprende 'Not Now Dick'

Aunque con sirimiri intermitente, la jornada se desarrolló con un ambiente propio de las grandes citas. Las carreras se vivieron con una especial intensidad, aunque a ello contribuyeron muchas llegadas que tuvieron finales de auténtico infarto. Fue el caso del premio Oferplan, la preparatoria de los tres años para el Gobierno Vasco. No hubo noticias del ganador del Cimera, ‘Eldelbar’, que fracasó con estrépito. La carrera estuvo lanzada por ‘Cuppacoffee’, que como cabía esperar, encontró en Donostia un circuito ideal para sus características. ‘Not Now Dick’ se vio perjudicado por un bandazo de ‘Ecrin des Bieffes’ en el momento que se desataban las hostilidades pero volvió a la sala de maquinas para echar más leña al fuego de su motor. Arrancó de nuevo a 200 metros, justo a tiempo para remontar y cazar en el mismo espejo al puntero. Derrotado por los viejos en junio tras una mala curva, ayer demostró que la silla de lehendakari no es una quimera para él. Su victoria se pagó 15 a 1.

Ager Lasurtegi, jefe de patrocinios, entrega el premio Dv. / JOSE MARI LÓPEZ

Fotos

Vídeos