Rugby

Cara derrota del Hernani ante el Alcobendas

Un momento del partido disputado en Landare./I. Arizmendi
Un momento del partido disputado en Landare. / I. Arizmendi

Cara derrota del Hernani ante el Alcobendas

IÑIGO GOÑI

El Hernani no pudo sumar ningún punto ante el Sanitas Alcobendas, que derrotó 5-34 a los locales en Landare. Es una derrota cara para los entrenados por Patrick Polidori, ya que además de la pérdida de puntos también serán baja para el resto de la temporada dos jugadores. Los delanteros Arratibel y Mikel Otxotorena fueron operados este domingo por la tarde del acromio y a Bidegaray le harán hoy una resonancia para saber el alcance de la lesión. Las bajas se acumulan en la plantilla, sobre todo en la primera línea.

El resto de resultados de la jornada no acompañó y las victorias de La Vila y el Cisneros dejan al Hernani a cuatro puntos de la salvación directa. Los tricolores son decimoprimeros y están colocados en puesto de promoción, que lo jugaría contra el segundo clasificado de la División de Honor B.

Cumplió el pronóstico

El Sanitas Alcobendas llegaba a Landare como favorito viendo su potencial y cumplió el pronóstico. Hay que destacar a gran labor que hizo el club hernaniarra para que Landare estuviera en condiciones después de la inundación del campo esta misma semana. El terreno de juego se encontraba aceptable, mejor que en otras ocasiones, cuando está mojado. La parte cercana a la grada se encontraba tratada con arena y funcionó sin encharcarse.

Igual que el equipo madrileño que aprovechó su superioridad física para superar a un bravo Hernani, que no le perdió nunca la cara al encuentro. Los guipuzcoanos estuvieron metidos dentro del partido en todo momento y hasta el minuto 65 estaban cerca en el marcador con opciones de sumar puntos.

La clave del encuentro estuvo, como ocurre a menudo, al final e inicio de la primera y segunda partes. Los madrileños anotaron sendos ensayos en el último minuto del primer acto y a los dos minutos de iniciar el segundo. Se pasó del 5-8 al 5-20 y la victoria se veía lejos. Volvió la esperanza a la afición local, a los cinco minutos de la segunda parte, cuando Ovejero se autoexpulsó por una agresión y dejó a su equipo con uno menos para todo el partido. Siete minutos más tarde una amarilla dejaba al Alcobendas con dos menos, pero no se pudo recortar la desventaja.

Y eso que el Hernani embotelló al Alcobendas en su zona de 22 durante muchos minutos. La marca rondaba la línea de ensayo del Alcobendas, pero fallos puntuales evitaron los puntos que hubieran metido al Hernani de nuevo en el marcador. Las touche las domina bien, pero esta vez no se acertó en momentos puntuales y se escaparon las oportunidades de ensayar.

Un ensayo con 13

Cuando se perdona los rivales no lo hacen y cuando alejaron la presión hernaniarra ensayaron a falta de quince minutos y sentenciaron el partido. Para rematarlo llegó otro ensayo más visitante a falta de diez minutos que dejaba un resultado final de 5-34.

La calidad y fortaleza física del Alcobendas se veía en cada contacto y sobre todo cuando se quedaron con trece jugadores. El cuarto ensayo decisivo, a falta de quince minutos, llegó con dos jugadores menos sobre el terreno de juego. El Hernani estaba con quince por trece de los madrileños y no lo parecía en ese momento.

El choque fue tenso y duro además de muy físico. Desde la primera parte los dos equipos pelearon al máximo y el Hernani aceptó jugar en ese listón físico tan exigente. Y no lo hizo mal. Los visitantes se adelantaron 0-8, pero Mikel Pérez anotó el ensayo hernaniarra por la derecha, que suponía el 5-8. Lástima de final e inicio de las diferentes partes. Ahora toca levantarse y seguir peleando por atrapar a La Vila, que se encuentra a cuatro puntos a falta de cinco jornadas, para evitar el descenso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos