Buscadores de historias

El tolosarra José Larraza formó parte durante diez años de 'Informe Robinson', posiblemente el mejor programa sobre deporte

José Larraza participó en el Bilbao International Football Summit en la ponencia 'Cómo se cuenta un Mundial de fútbol'./IGNACIO PÉREZ
José Larraza participó en el Bilbao International Football Summit en la ponencia 'Cómo se cuenta un Mundial de fútbol'. / IGNACIO PÉREZ
J. A. PÉREZ CAPETILLO

«Fue una tarde de domingo de 1971. En el viejo Sardinero, unos brazaletes desafiaron a la dictadura». Es la voz en off final de una de las estupendas piezas del programa de televisión 'Informe Robinson'. Tras este testimonio demoledor y solemne, apoyado en unas imágenes poderosas y poéticas, suena el 'Free Bird' de los Lynyrd Skynyrd. Todo está cuidado con mimo en cada emisión. Tanto el guion como la fotografía y la música refuerzan el mensaje. En este caso, el de 'Brazaletes negros', la historia del exjugador del Athletic Aitor Aguirre y Sergio Manzanera, entonces futbolistas del Racing, quienes realizaron un gesto que no pasó desapercibido para un régimen franquista que acababa de ejecutar a tres miembros del FRAP y a dos de ETA.

Justo antes de esta pieza, de cerca de media hora de duración, se había emitido 'El poder de una letra', sobre la primera jugadora transgénero en alcanzar la máxima categoría en un deporte de equipo (voleibol) en España. El tolosarra José Larraza (44 años) no estuvo en la gestación de estas últimas, ya que dejó el equipo del programa hace unos meses después de diez años como reportero y guionista de 'Informe Robinson'.

Informe Robinson

El equipo:
cinco periodistas, cuatro realizadores, un productor, dos o tres cámaras y Robinson hacen el programa.
44 años
tiene Larraza, quien fue reportero y guionista del programa. Ahora es director de Contenidos Telefónica Broadcast Services.

El ahora director de Contenidos Telefónica Broadcast Services estuvo la semana pasada en el Bilbao International Football Summit y participó en la mesa redonda 'Cómo se cuenta un Mundial de fútbol', ya que dirigió el programa 'Cuando fuimos Campeones'. «Ese 'Informe Robinson' del Mundial tuvo trascendencia y visibilidad. Fue el más visto. Pero también lo fueron otros como el de Haile Gebrselassie o el de Larry Bird, que empieza con la canción 'The man comes around' de Johnny Cash. La cámara se sumerge en la Indiana profunda. Y retrata la historia de ese justiciero que viene a decir quién se salva y quién no. Bird era como un casero de Gipuzkoa o de Bizkaia», sostiene Larraza.

Tittyshev, Carlovich...

Las historias las buscan los reporteros del programa, ya sea «en medios locales, en recuerdos de supervivientes, en los breves de diarios deportivos o en lugares poco frecuentados. Hacer este programa ha sido un privilegio. Fue una apuesta sobre un formato desconocido. Al principio no tenía mucho vuelo, pero gracias a la figura de Michael (Robinson) y a conducir con respeto estas historias, el programa ganó en relieve y confianza para hacer relatos arriesgados. Es una manera diferente de contar», dice.

¿Quién no se acuerda de 'La leyenda de Tittyshev'? Versa sobre la reacción del entonces entrenador del West Ham Harry Redknapp, quien hizo debutar en un amistoso a un aficionado que se mofaba del delantero titular.

«Gracias a Robinson y al respeto, el programa ganó en relieve y confianza para hacer relatos arriesgados»

O de la historia de 'El Trinche Carlovich', un futbolista de la Segunda argentina de los años 70 que algunos consideran mejor que Maradona y Messi. «Estos trabajos son de Raúl Román y Luis Fermoso», cita. Otros documentan sobre el misterio de las muertes en el Calcio, el dopaje en la RDA, los niños autistas que practican deporte, la gimnasta Gloria Viseras, que denunció por violación al exseleccionador olímpico Jesús Carballo, o sobre leyendas como Gino Bartalli, el cáncer que superó Markel Irizar...

O el dedicado al fallecido en el Annapurna Iñaki Ochoa de Olza, pieza que Guardiola proyectó a sus jugadores antes de un partido y que elaboró el propio Larraza. «Te impones ser el depositario de la confianza de determinadas personas para contar sus historias. Hay que hacer una aproximación a sus costuras. Te sientes muy responsable con el rigor, por no defraudar a esa historia, ni a la confianza del entrevistado, ni a ti mismo. Aún recuerdo la frase de la madre de Iñaki Ochoa de Olza: 'Los padres, lo que queremos, es que los hijos sean felices. El riesgo está en vivir'. O de la respuesta de una persona que padece alzheimer y que es capaz de recordar una alineación de fútbol y no lo es de acordarse del nombre de quien la cuida todo el día», evoca.

Mejor cuando se retiran

Estos 'Informes Robinson' enganchan desde hace una década. «Buscamos a deportistas que han vivido historias poderosas. Con el paso del tiempo, y cuando el delito ha prescrito, se abren con más facilidad y te lo cuentan todo mejor. Y de eso nos hemos beneficiado. Su discurso gana mucho cuando se han retirado. El del citado Larry Bird, Severiano Ballesteros... o el de Nate Davies, la historia de alguien que aterriza en un lugar como Ferrol y que se hizo un héroe con una afición al basket que aún le venera. Fue su lugar en el mundo, ya que cuando regresa aquí nota el cariño que le profesan. Ni siquiera los que le rodean en Estados Unidos saben que un día fue venerado en una ciudad del norte de España», revive Larraza.

Los cinco periodistas, cuatro realizadores, un productor y dos o tres cámaras del equipo, más Michael Robinson, no hacen hagiografías. «A veces nos venía un deportista diciendo: '¡Qué bueno el Informe de fulanito!'. Le contestábamos que buscaríamos uno genuino suyo si se comprometía a vaciarse. Son historias que vas a contar bien y las vas a cuidar en tratamiento, estructura, guion, realización y ambientación musical. Hay realizadores con una sensibilidad excelente, y a ellos les debemos esta factura tan genuina, propia y cuidada del programa».

Historias poco conocidas

Larraza asegura que «lo que nos ha dado vuelo es que los protagonistas se abran. Andrés Iniesta es uno de los mejores ejemplos, Marc Gasol, Rafa Nadal... Nos han hablado de depresiones, miedos, errores y traumas. Eso se consigue ganándote su confianza. Se juega tanto con temas de alcance para el gran público como con otros más discretos y anónimos, de los que gusta hacer, que son los que dan la temperatura al poner en valor historias poco conocidas.

Pero el hecho de hacer asuntos de gran resonancia no implica que sean peores. No hay otro formato como este y es una pena. Ni una apuesta tan firme como la que hizo Álex Martínez Roig», subraya Larraza, siempre reconociendo el trabajo y las ideas de sus ya excompañeros. «Lo que he dicho creo que se corresponde con lo que diría cada uno de ellos», concluye su relato este buscador de historias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos