Rugby

Una buena defensa no siempre asegura la victoria

Los jugadores de ambos equipos, embarrados/Michelena
Los jugadores de ambos equipos, embarrados / Michelena

El Hernani cae por un inhabitual 0-5 ante la Santboiana en Landare

IÑIGO GOÑI

El Hernani perdió 0-5 ante la Santboiana en un partido atípico. Habría que buscar en las hemerotecas para saber cuándo se produjo un resultado más corto, ya que en las últimas cuatro temporadas no ha habido un marcador de tan pocos puntos en la División de Honor . Curiosamente la Santboiana ha dejado al Hernani en cero puntos en tres de sus últimas cuatro visitas a Landare.

El partido evidenció que una buena defensa no siempre garantiza la victoria, lo hizo en el caso de los catalanes, pero no para los hernaniarras, que defendieron perfecto hasta el minuto 65. A los 25 minutos de la segunda parte llegó el único ensayo de los visitantes y los únicos cinco puntos del choque. El encuentro no hizo sino confirmar que la Santboiana ha ahuyentado los fantasmas de las primeras jornadas y que el Hernani peleará con La Vila por evitar la undécima plaza que es la que obliga a jugar la promoción de descenso.

Landare presentaba un aspecto embarrado, pesado y en esas condiciones los encuentros se convierten en espesos como el mismo terreno de juego. No es la primera vez que ocurre y a pesar de que muchas veces el pensamiento de los aficionados es que esas condiciones favorecen al conjunto local, lo cierto es que cada vez que se juega en un terreno embarrado el Hernani sufre tanto o más, ya que también hace falta más fuerza física y ahí los contrincantes de los tricolores parten con ventaja.

En la primera parte no hubo un dominador, ambos equipos apretaron en ataque y defendieron sin que nadie impusiera su juego. Era un partido de alternativas. Hubo momentos críticos, con los ataques volcados sobre las líneas de ensayo bien en la zona de 22 hernaniarra y en la zona catalana, pero las defensas solventaron las situaciones con éxito.

Los equipos tenían dificultades para hacer un juego vistoso y a la mano lo que empujó a buscar más el contacto entre delanteros y el juego con el pie. Los primeros quince minutos tuvieron un color azulón de los visitantes, aunque tampoco era un dominio ni mucho menos abrumador. Los charcos evitaban que el oval se desplazara con fluidez sobre el terreno de juego y las acciones de mayor peligro llegaban en las melés y en los agrupamientos.

Con el avance de los minutos el Hernani logró darle la vuelta a la tortilla y las acciones de más peligro se produjeron en campo visitante. Al igual que en el otro extremo de Landare, nunca llegaron a buen puerto esos ataque y así se llegó al descanso con un 0-0 inaudito a esas alturas de partido.

Dominio visitante

Con las camisetas totalmente embarradas y sin que se diferenciara bien a qué equipo pertenecía cada jugador, la segunda parte transcurrió de forma diferente. En los primeros diez minutos el Henani presionó al rival en su campo, pero en los últimos 30 minutos los locales apenas sobrepasaron la mitad del campo en un par de ocasiones y al final de los 80 minutos. Poco a poco el decano del rugby español embotelló a los de Polidori en su veintidós. No perdían el balón y cuando lo hacían lo recuperaban de forma inmediata. Los cambios tampoco variaron apenas el juego y con un Landare cada vez más embarrado avanzar se hacía más complicado.

El único ensayo del partido llevaba tiempo llamando a la puerta y al final lo hizo a los 25 minutos de la segunda parte. A los dos equipos le costó una barbaridad abrir el juego y en una de esa ocasiones los de Sant Boi sacaron petróleo. Abrieron el oval en la banda izquierda, donde el partido se escoró en toda la segunda parte, y con la ventaja de dos contra uno el balón llegó a manos de Baró que logró los primeros y únicos cinco puntos. La transformación, escorada, no la anotaron.

Se esperaba una reacción del Hernani, pero no se produjo. El saque de centro llegó a las manos de los catalanes y estos no perdían la posesión. Es más, volvieron a encerrar a los locales y siempre estuvo más cerca el segundo ensayo de los de Sant Boi, que el primero del Hernani. Por fortuna, para los intereses guipuzcoanos no llegaba la ruptura definitiva del marcador y a falta de cinco minutos llegó la primera y única expulsión temporal de un jugador visitante. El Hernani pasó el centro del campo e incluso se acercó a la zona de veinitidós, pero no pasó de un amago.

La mejor noticia fue sin duda las reapariciones del internacional Jon Insausti, del delantero Ander Gutiérrez y de Oier Garmendia. Tras varios meses lesionado, desde el final de la temporada pasada, el internacional hernaniarra jugó sus primeros minutos de la temporada en la segunda parte y también volvía tras muchos partidos parado Gutiérrez, al igual que Oier Garmendia.

0 Hernani

Arratibel, Iñaki Otxotorena, Iradi; Tayea, Xabier Garmendia; Pelaz, Mikel Imaz, Pérez; Iraitz Garmendia, Elosegi, Moreira, Puertas, Etxeberria, Leonet y Bidegaray. También jugaron Otaño, Noriega, Insausti, Gutiérrez, Mikel Otxotorena y Oier Garmendia.

5 Santboiana

Petit, Ragazzi, Delgá; Pujol, Palomo; Barbero, López, Tauli; Woodmass, Millan, Francisquelo, Viente, González, Berger y Puig. También jugaron Tomas, Puigbert, Chichua, Pichot y Baró

MARCADOR
Min. 65: Ensayo de Baró (0-5)
ÁRBITRo
Muñoz expulsó con amarilla en el minuto 78 a Vicente de la Santboiana
INCIDENCIAs
Landare presentó la mejor entrada de la temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos