Balonmano

Al Bidasoa-Irun no le salen las cuentas

Jacobo Cuétara./F. DE LA HERA
Jacobo Cuétara. / F. DE LA HERA

Los irundarras han perdido los cuatro últimos partidos y están un solo punto por encima de los puestos de descenso. El conjunto guipuzcoano cerrará la primera vuelta jugando en casa contra el Guadalajara y el Teucro y fuera ante Anaitasuna y Puerto Sagunto

BORJA OLAZABALIRUN.

El Bidasoa-Irun se ha metido en problemas. Ha perdido los cuatro últimos partidos y la clasificación no perdona. La situación no es crítica, ni siquiera ha terminado la primera vuelta de la Liga Asobal, pero sí preocupante. La plantilla está tocada después de la derrota del sábado ante el colista, el Zamora, y sabe que tendrá que apretar en estas últimas semanas antes de llegar al ecuador de la competición. Quedan cuatro partidos antes de las navidades y los de amarillo necesitan puntos si no quieren que se les atragante el turrón. De momento, no salen las cuentas.

Lo que marca la tabla no lleva a engaños. Después de once partidos, el Bidasoa-Irun es cuarto por la cola. Los irundarras solo han conseguido seis puntos, sumados tras los triunfos ante el Benidorm, el Logroño y el Cangas, y solo tienen a tres equipos por detrás. El Puerto Sagunto, el Cangas y el Zamora son los conjuntos que cierran la tabla y los tres tienen cinco puntos, uno menos que los guipuzcoanos. Es decir, el Bidasoa está un solo punto por encima de los puestos de descenso a la División de Honor B.

Los de amarillo solo han logrado tres victorias en los once partidos que han disputadoLa temporada pasada los de Irun tenían tres puntos más a estas alturas del campeonato

Jacobo Cuétara, entrenador del equipo de Irun, no esconde que «debíamos estar mejor clasificados y tener más nivel de juego». Y en más de una ocasión ha repetido que «vamos por debajo de lo previsto en lo que a puntos se refiere».

Además de los posibles factores deportivos -la cantidad de goles que encaja el Bidasoa puede ser uno de ellos-, también hay situaciones que no se han dado como cabía esperar. Mirando lo acontecido hasta el momento, los bidasotarras podrían lucir algunos puntos más en su casillero.

Es difícil entender que se escaparan victorias como la de Valladolid en un partido en el que los irundarras llegaron a disponer de seis goles de ventaja en la segunda parte. O no se consiguiera al menos un punto en Granollers, donde el Bidasoa entró al último minuto y medio de partido con un gol de ventaja y posesión. Además de una victoria el sábado contra el Zamora, con la que todo el mundo contaba.

Con cuatro o cinco puntos más en el bolsillo, los bidasotarras estarían muy cómodos. Pero esto no es más que ficción. La realidad es la que es, la que marca la clasificación de la Liga Asobal, y al Bidasoa le toca remar con fuerza para que una posición preocupante no se convierta en una situación crítica.

Las matemáticas dicen que la permanencia en la Liga Asobal suele estar en torno a los veinte puntos. De hecho, en las cinco últimas campañas ha hecho falta una media de veinte puntos para lograr la salvación, oscilando entre un mínimo de diecisiete en la 15/16 y un máximo de veintitrés en la 13/14.

Tomando como base esta estadística, un equipo debería llegar a los diez puntos al término de la primera vuelta para tener la mitad del camino resuelto. Cuando restan ocho por disputarse, el Bidasoa está a cuatro de esos diez.

El gran problema, además del mal momento que atraviesan los hombres de Jacobo Cuétara, es que el calendario no da tregua. El sábado, a partir de las siete en Artaleku, el rival será el Guadalajara, que ocupa la tercera posición en la tabla. Y cuatro días después, el miércoles 6, el Bidasoa deberá jugar en Pamplona contra Anaitasuna, el segundo.

Los de amarillo cerrarán la primera vuelta contra dos rivales directos. El sábado 9 el oponente será el Teucro, décimo con tres puntos más, y el miércoles 13 el Bidasoa-Irun jugará el último partido de la primera vuelta en tierras valencianas ante el Puerto Sagunto, que tiene un punto menos.

La temporada pasada, la de la vuelta del Bidasoa a la Asobal y la primera de Jacobo Cuétara como entrenador, el conjunto bidasotarra estaba mejor colocado en la tabla. Los de Irun eran décimos con nueve puntos. Habían ganado los mismos partidos, tres, pero habían conseguido tres puntos más gracias a sendos empates.

Los irundarras acabaron la primera vuelta con once puntos ya que en las cuatro últimas jornadas ganaron al Benidorm y perdieron contra el Ciudad Encantada, el Atlético Valladolid y el Cangas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos