Balonmano

El Bidasoa-Irun se estrella ante el colista en Zamora

Kauldi en una imagen del partido ante el Barcelona/
Kauldi en una imagen del partido ante el Barcelona

Los irundarras se meten en problemas clasificatorios después de cuatro derrotas de manera consecutiva

BORJA OLAZABAL

El más absoluto de los desastres. No se puede calificar de otra manera el hecho de visitar al colista en un momento de necesidad y que este te pinte la cara. Es lo que le pasó ayer al Bidasoa-Irun en su visita al Zamora. Los de amarillo hicieron aguas por todos los lados y no tuvieron ninguna opción de victoria. El 31-27 supone el primer aviso serio de la temporada. Los números del equipo empiezan a ser peligrosos.

El partido del Bidasoa-Irun fue de mal a peor. Nunca se sabrá qué pasó por la cabeza de los irundarras en la previa del encuentro, pero lo que es seguro es que no hicieron las cosas como las tenían que hacer. Ni en ataque, ni en defensa, ni en portería.

Reflejó lo que pasaba en la cancha la triple exclusión zamorana a partir del minuto seis. Kauldi fintó y sacó petróleo. Siete metros y dos minutos para un rival. El de Zumaia marcó y puso por delante a los de Irun, 2-3, pero los locales, en inferioridad, hicieron un 2-0 para mandar en el marcador. Popovic marcó el 4-4 y sacó otra exclusión, pero el Zamora se mantuvo por delante. Incluso cuando perdió un tercer jugador de manera seguida. Del minuto seis al catorce, el Bidasoa jugó con un hombre más casi todo el tiempo. Y de ir ganando 2-3, pasó a ir perdiendo 7-5. Ver para creer.

Los irundarras no pudieron corregir ni su ataque, donde incurrió en numerosas pérdidas, ni su defensa en la segunda mitad del primer tiempo y al descanso llegó con tres goles de desventaja. Y eso que del 7-5 se pasó al 8-8 y que los de Irun tuvieron la opción de ponerse por delante, pero no lo consiguieron.

El primer tiempo acabó con un error de lanzamiento de Kauldi y su exclusión con el 13-11, un gol del ex bidasotarra Mouriño y otro error en el tiro de Lancina. Entre unas cosas y otras, al descanso en desventaja, 14-11.

No salió nada

Tocaba remontar en la segunda parte, pero la remontada no llegó. Ni por asomo. El Zamora siguió campando a sus anchas. Los guerreros de Viriato, como se hacen llamar, repitieron la historia y volvieron a hacer frente a los romanos llegados de Oiasso.

El Bidasoa-Irun no consiguió reaccionar ni con los cambios tácticos que metió Cuétara. No funcionó atacar con doble pivote. No funcionó la mixta para intentar frenar a Magadán, que acabó con nueve goles... No funcionó nada. Y así, los zamoranos fueron ampliando su ventaja hasta llegar a ir ganando por ocho goles a los irundarras con el 27-19.

El 31-27 final deja al Bidasoa en una situación comprometida. Es cuarto por la cola y solo tiene un punto sobre el descenso. Y el sábado que viene el tercero de la Asobal llega a Artaleku y luego toca visitar al segundo. Problemas.

Derrota del Zarautz

En la División de Honor Plata, el Amenabar Zarautz perdió 32-26 ante el Antequera. Los zarautztarras son novenos y están a dos puntos del play-off.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos