Herri Kirolak

Azurmendi recupera la txapela de Gipuzkoa

Iñaki Azurmendi fue el más rápido ayer en Mendaro. / USOZ

Se impone por sexta vez superando por poco a Larrañaga y Mugertza II en la prueba de Mendaro

IÑIGO GOÑI MENDARO

Iñaki Azurmendi recuperó la txapela de campeón de Gipuzkoa de aizkolaris en la final disputada ayer en el frontón Goñati de Mendaro. El aizkolari de Arriaran se caló su sexta txapela territorial y destronó a Mikel Larrañaga, que se tuvo que conformar con el subcampeonato. Tercero se clasificó Ugaitz Mugertza, cuarto fue Xabier Orbegozo 'Arria V' y cerró la final Julen Alberdi, que pierde la categoría.

La final tuvo un resultado calcado al de hace dos años. En aquella ocasión Azurmendi superó a Larrañaga en el último tronco cuando este tenía la txapela en su mano y Mugertza había liderado la competición mediada la misma. Esta vez ocurrió algo parecido, pero el desarrollo no fue similar. Mugertza II llevó la delantera de la competición cuando estaba bien avanzada, pero poco a poco Azurmendi cogió la cabeza y llevó la final controlada a pesar de ganar con unos pocos segundos sobre Larrañaga.

El de Azpeitia apretó en el último tronco, pero no pudo superar al de Beasain. Eso sí, la emoción y la igualada fueron la tónica de todo el campeonato. El ganador necesitó 31 minutos y 37 segundos en terminar los diez troncos y aventajó solo en 17 segundos a Mikel Larrañaga, que hizo un tiempo de 31:37. Incluso Mugertza tuvo su chance para llevarse la txapela, ya que al final solo se dejó 33 segundos respecto al ganador.

Buenas marcas

A pesar de esas cortas diferencias no fue la final más igualada, ya que precisamente hace dos años y con los mismos protagonistas, Azurmendi le sacó solo 12 segundos. La diferencia es que esta vez el beasaindarra no vino de atrás y Larrañaga no se vino abajo. Azurmendi cogió la delantera en los dos oinbikos y después aguantó el ritmo perfectamente, en los últimos cuatro troncos, y a pesar de la exigua renta controló ese primer puesto.

Los aizkolaris tenían que cortar cuatro kanaerdikos, cuatro troncos de 60 pulgadas y dos oinbikos. Es el mismo trabajo que en el Campeonato de Euskadi, pero con dos oinbikos menos.

El día del homenaje a Olasagasti, los aizkolaris le rindieron el suyo particular realizando tiempos destacables. Los tiempos de los tres clasificados fueron buenos e incluso el trabajo de Arria V, que terminó en cuarta posición, con un tiempo de 34:49, es de destacar. Se quedó en tierra de nadie, pero llevó un ritmo sostenido. La madera que se encontraron los aizkolaris era buena y cuando eso sucede demuestran que están a gran nivel.

Durante muchos años Azurmendi y Olasagasti han revivido bonitos duelos, sobre todo en este Campeonato de Gipuzkoa, y ayer sin el igeldotarra en escena, pero sí de espectador, el de Arriaran logró una nueva victoria. Son ya seis tras los ganados en 2003, 2008, 2010, 2013 y 2015 y a pesar de la entrada de savia nueva el de Arriaran se resiste abandonar la disputa de las txapelas. El año pasado no pudo clasificarse a la final del Campeonato de Euskadi, pero en lugar de lamentarlo ha reaccionado como un gran deportista y en unos meses ha ganado una txapela de gran prestigio, como es el de Gipuzkoa. Se le vio cortando bien y con confianza. Y esa es la mejor señal. Este año ha cumplido 45 años y sigue en la brecha.

Larrañaga reaparecía tras la apuesta contra Txikon y volvió a demostrar ser un gran aizkolari. Volvió a estar en la pelea por el título y, aunque esta vez se le escapó, en sus últimas cuatro apariciones encandena txapela, subcampeonato, txapela y subcampeonato, estando a pocos segundos del ganador.

Y el que sigue progresando es Ugaitz Mugertza. El de Olatz está cada vez más cerca de los mejores. Como una hormiga sigue trabajando y poco a poco se ha colocado cerca de las txapelas. Ya sabe lo que es una final de Euskadi y la victoria de Gipuzkoa se le ha quedado a medio minuto. Si sigue en esta línea, más pronto que tarde conseguirá la txapela. El que se quedó alejado y sufrió en los troncos fue Julen Alberdi. Estuvo lejos, desde el comienzo, de sus cuatro contrincantes, y fuera de la pelea se sufre más.

Aurresku de honor a Olasagasti / Usoz

Olasagasti recibe un más que merecido homenaje

otro gran protagonista de la final fue Joxemari Olasagasti. El de Igeldo esta vez vestía de paisano, por su lesión, y recibió un más que sentido y merecido homenaje. Tras un aurresku y la entrega de varios regalos el ayuntamiento de Mendaro, con la alcaldesa Sonia Garcia Raposo a la cabeza, le hizo entrega de una txapela y de una aginte makila. Olasagasti estaba visiblemente emocionado y no acertaba a articular palabras de agradecimiento. El de Igeldo tuvo dificultades incluso para contener las lágrimas. El bertsolari Egaña le cantó y le entregó unos bertsos y junto a Sebastián Lizaso le cantaron varios como colofón final.

Fotos

Vídeos