Rugby

Ampo, a las puertas de semifinales

La delantera ordiziarra trata de avanzar, en San Roque. /PALOMEQUE
La delantera ordiziarra trata de avanzar, en San Roque. / PALOMEQUE

El Ordizia juega un partidazo pero pierde 44-38 ante el Independiente. Las reducidas dimensiones del terreno de juego santanderino condicionaron el desarrollo del encuentro

IÑIGO GOÑI SAN SEBASTIÁN

No pudo ser. Ampo Ordizia se quedó a las puertas de las semifinales de la Liga Heineken tras perder por 44-38, ante el Senor Independiente Santander, en el particular campo de San Román. Un terreno de juego que presenció un auténtico partidazo entre dos grandes equipos, pero que a la vez condiciona el juego totalmente. Son alrededor de 800 metros cuadrados menos de espacio que en cualquier otro campo de la máxima categoría y eso se nota.

Los locales, más acostumbrados a las dimensiones de su feudo, sacaron más provecho al juego de pie, vital en un espacio tan reducido, en el duelo entre los dos mejores pateadores de toda la competición, el local Mariano García y el visitante Valentín Cruz.

Los santanderinos siguen en la competición y los ordiziarras, a pesar de perder, han sellado una espectacular temporada. Sobre todo desde diciembre, Ampo Ordizia ha sido el equipo de moda y por eso duele la eliminación, ya que los ordiziarras estaban para cotas más altas y lo volvieron a demostrar. La sensación entre la afición, jugadores y miembros del club era agridulce. Por un lado, es una campaña notable la que se ha sellado y es para estar contentos, pero por otro lado, las semifinales estuvieron cerca.

44 Independiente Santander

Gudiño, Altamirano, Domínguez; Guido, Colombo; González, Schab, Fraser; Cornejo, Jackman, Palmieri, García, Guerrero, Ducamp y Poet. También jugaron Ottoño, Soria y Lualdi

38 Ampo Ordizia

López, Lasa, Alberdi; Barandiaran, Albertarrio; Pazos, Daviron, Moala; Lescano, Cruz, Iker Korta, Aldanondo, Puyadena, Cronje y Goia. También jugaron Pérez, Garmendia, Lerma, Salinas, Aizpurua y Asier Korta

Marcador:
Min. 8: Golpe de Cruz (0-3). Min. 12: Ensayo de Poet, transforma García (7-3). Min. 14: Golpe de Cruz (7-6). Min. 20: Ens. de Guerrero, transforma García (14-6). Min. 21: Golpe de Cruz (14-9). Min. 36: Golpe de García (17-9). Min. 39: Ens. de Aldanondo, transforma Cruz (17-16). Min. 40: Golpe de García (20-16). Min. 57: Ens. de Cruz, transforma Cruz (20-23). Min. 60: Ens. Lescano, transforma Cruz (20-30). Min. 63: Ens. de Colombo, transforma García (27-30). Min. 65: Ens. de Ducamp, transforma García (34-30). Min. 68: Golpe de García (37-30). Min. 71: Golpe de Cruz (37-33). Min. 73: Ens. de Ducamp, transforma García (44-33). Min. 77: Ens.de Cronje (44-38).

Ampo Ordizia siempre estuvo metido en el partido, desde el principio, y a pesar de que el mando del choque lo llevaron los locales, en la mayoría de los minutos, el zarpazo visitante podía ser letal. Dos llegaron en el ecuador de la segunda parte, donde Ampo tantos partidos ha sentenciado, poniéndose por delante 20-30, pero la alegría duró poco, ya que el Independiente respondió con celeridad para ponerse 34-30 a falta de 15 minutos. No abandonó ese lugar de privilegio ya hasta el final a pesar de los intentos guipuzcoanos.

Espectacular primera parte

Ampo Ordizia afrontaba el partido de San Román en un estado de forma envidiable, pero también lo hacía el Independiente. Es posible que los cántabros y guipuzcoanos fueran los dos conjuntos más en forma de la liga tras los potentes equipos de Valladolid. La última victoria de los santanderinos en el Pepe Rojo, ante el SilverStorm El Salvador, así lo atestiguaban.

Y ese estado de gracia de los dos equipos se trasladó rápido al campo de rugby. Desde el primer minuto se vio un juego de quilates con dos equipos lanzados a por la victoria y peleando cada posesión de balón y cada defensa. Los primeros compases fueron de tanteo y el primero en abrir la lata fue el Ordizia de la mano de su apertura Valentín Cruz, que anotaba un golpe a los diez minutos. Esa acción abrió las hostilidades, fue como la bajada de bandera, ya que los dos equipos no dejaron de crear peligro y anotar en las acciones posteriores. Las piernas privilegiadas de García y Cruz hacían estragos.

La segunda parte comenzó con dos equipos temerosos y marcándose. Se ralentizó el juego, pero era un espejismo. Lo mejor estaba por llegar. Cruz subió el 20-23. Si en el minuto 61 el marcador enseñaba un 20-30 a favor de los visitantes, para el minuto 66 era un 34-30 para los locales.

La inmediata reacción del Senor hizo daño, aunque no hubo rendición. Ampo lo intentó, e incluso anotó un último ensayo que no se transformó, pero ya era demasiado tarde y no hubo tiempo para más. Con el 44-38 final se ponía el cierre a una temporada ante todo ilusionante y que ha dejado un poso dulce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos