Diario Vasco
Golf

Koepka se une al club de los grandes

Koepka celebra un golpe.

Koepka celebra un golpe. / TANNEN MAURY (Efe)

  • Salió a jugar la última jornada empatado en el segundo puesto con el inglés Tommy Fleetwood y el estadounidense Justin Thomas

Brooks Koepka, nuevo nombre que figura ya en los altares del golf mundial, en la selecta nómina de ganadores de un grande. El tiarrón de Palm Beach no dio tregua a la larga nómina de aspirantes en el cierre del US Open. Inició el día con dos birdies seguidos que le propulsaron al éxito mientras sus rivales fueron rezagándose. El que más aguantó fue Harman, que sostuvo la emoción hasta que dos bogeys en el 12 y 13 le convirtieron en el segundo en cuestión. Mención especial para Matsuyama, que jugó varios turnos por delante y con un -6 en la jornada concluyó con -12, segundo, empatado así con Harman.

El vencedor, forjado en la soleada geografía de Florida, cuenta con un itinerario distinto al resto de jugadores americanos. Cuando se hizo profesional, en 2012, optó por labrarse su camino en el European Tour. Su primer triunfo lo obtuvo en un Challenge en Tarragona y el tercero en otro en La Gomera. Desde que obtuvo la tarjeta de la PGA ha vencido en su torneo más carismático, el Phoenix Open. En los grandes, su paso no había resultado desapercibido: undécimo en el Masters, décimo en el The Open y cuarto en el PGA. Y ahora vencedor del US Open, además de formar con el equipo americano que se embolsó la Ryder Cup en 2016.

Por su parte,los españoles no contaban entre los aspirantes a aparecer en la parte principal del cuadro, pero al menos dejaron la impronta de su ambición e incapacidad para la rendición. Rafa Cabrera-Bello fue el primero en jugar y concluir con un balance final de +2 que no le impidió rematar el US Open gustándose. Se le había puesto el día muy cuesta arriba con un doble bogey en el 2 y bogeys en el 8, 10 y 12. Su tarjeta había quedado afeada pero el canario reaccionó. Tanto que estuvo cerca de hacer historia en el grande de Wisconsin. Enlazó cuatro birdies seguidos entre los hoyos 14 y 17 quedándose a dos de igualar la mayor racha de la historia de este major.

Él fue el primero que reportó en la zona del flash interview la complejidad de jugar con un viento tan molesto, “sobre todo a la hora de patear”. Que se lo pregunten a Justin Thomas, autor de un inverosímil -9 en el tercer recorrido. Chipeó en el 4 y se quedó a tres dedos de embocar. O eso parecía porque una ráfaga de aire comenzó a alejar la bola después de haberse detenido y forzó un putt de algo más de un metro que falló. Pasó en un pestañeo de colocar el -11 a lastrarse con el-9 que le dejó fuera del ritmo de los líderes.

Sergio García dio un pequeño motivo de esperanza cuando anotó el -6 con birdies en el 4 y 5. Perfecto en las salidas, se hinchó a rematar pares con putts de un metro o menos. Tuvo mala suerte en el 9 de irse largo pasado de green y caer en una zona muy sucia que provocó su primer bogey. El segundo le llegó en el 13 con un approach desde la ladera lateral de la alfombra que se escapó demasiado. Acabó firmando -4.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate