Diario Vasco
Azkoaga posa en Bera Bera tras anunciar su retirada.
Azkoaga posa en Bera Bera tras anunciar su retirada. / SARA SANTOS

hockey hierba

«Cuelgo el stick satisfecha, con el deber cumplido»

  • La capitana de la Real, Maite Azkoaga, se retira después de diecinueve años desde su estreno. «No quiero aguantar por aguantar», advierte

Podría seguir jugando más años en la Real porque su físico le sigue respondiendo, hace nada fue de las más destacadas en la Copa en la que su equipo se colgó el bronce, pero Maite Azkoaga (San Sebastián, 1983) ha decidido dejar la alta competición al finalizar la presente temporada «porque la exigencia es alta, siempre ando a la carrera de un lado a otro, y ha llegado el momento de tomarme un respiro. Es mejor dejarlo ahora que todavía sigo disfrutando que aguantar por aguantar, me marcho satisfecha, con el deber cumplido».

Debutó en el primer equipo cuando era una juvenil con quince años, aunque le costó una temporada ganarse una plaza fija, así que, como dice, «han sido diecinueve años desde que me estrené en División de Honor pero diecisiete los que he jugado de forma consecutiva».

En este «largo camino que se ha pasado volando», la niña que empezó jugando a fútbol de portera en la ikastola Lizeo Santo Tomas y que se pasó al hockey impulsada por su hermano Peio -jugador del Atlético San Sebastián- ha tenido que ir adaptándose a la evolución experimentada por este deporte en los últimos años. «Los cambios en el reglamento han hecho que hoy sea uno de los deportes en los que el físico es más determinante. Los partidos son de ida y vuelta, se ha ganado espectacularidad al jugarse muy rápido porque los cambios de jugadores son ilimitados y porque el juego casi no se detiene. Las delanteras y mediocampistas están prácticamente todo el partido corriendo en el tiempo que están en el campo».

A la hora de hacer repaso de su carrera, en la que destaca la Copa de la Reina lograda en 2002 y el título de Liga en 2013, además de ser elegida mejor defensora del Eurochallenge en 2015, dice que la sensación de levantar el trofeo que les acreditó como campeonas de liga hace cuatro años «ha sido lo mejor de mi vida, porque fue en casa, con el campo a reventar y después de varios segundos puestos en los últimos años».

Ese título llegó con Xabi Gorrotxategi en el banquillo, uno de los ocho técnicos que ha tenido en su carrera. «Empecé con Mari Ayestarán y seguí con Inge Mitxelena, Néstor Regalado, Carlos Castaño, Julián Barceló, Pablo Fernández, Xabi Gorrotxategi y el actual Jorge Pérez», recita de carrerilla.

Si tiene que destacar al que más le ha marcado, Azkoaga no rehuye la cuestión. «Probablemente el 'Puma' Castaño nos hizo cambiar de mentalidad, pasamos de entrenar dos o tres días a la semana a aumentar la carga y no bajar de cuatro días, con sesiones específicas de penalti córner, por ejemplo. Fuimos uno de los primeros equipos que dio importancia al apartado físico con Xabi (Gorrotxategi). Teníamos nuestras deficiencias técnicas, pero lo compensábamos siendo muy pesadas, no parábamos de correr».

El hockey hierba dice que le ha moldeado, «soy quien soy gracias a este deporte», y aunque por ahora no se plantea qué va a hacer el día que deje el primer equipo de la Real, no es descartable que siga ligada de alguna u otra forma. «El vínculo nunca se va a romper por mucho que no juegue partidos, estaré cerca del equipo animando, pero por el momento no me planteo otras cosas».

¿Su último partido en casa?

El domingo ante el Atlétic de Terrasa (11.00 horas) podría jugar su último partido en Bera Bera. Para que no sea su despedida la Real deberá acabar la liga regular entre los cuatro primeros clasificados, algo que se antoja complicado. La Real es quinta, deberá ganar los dos partidos que quedan y esperar que el Egara, cuarto, no sume ningún punto. «Va a ser especial sí o sí porque puede ser el último, pero vamos a tratar de que no lo sea y podamos jugar el play-off por el título en casa con el factor campo a favor». El primer clasificado jugará contra el octavo, el segundo ante el séptimo, el tercero contra el sexto y el cuarto ante el quinto al mejor de dos partidos en casa del mejor clasificado. Los cuatro ganadores jugarán la Final Four. Azkoaga no se pone límites, mantiene la ambición de una juvenil: «¿Por qué no pelear por el título de Liga? Podemos hacerlo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate