Diario Vasco

hockey hielo

«Sí, sí, sí... la copa ya está aquí»

fotogalería

Los jugadores del Txuri posaron ayer con la copa frente al Palacio del Hielo donostiarra junto al entrenador y varios jóvenes y familiares. / MICHELENA

  • Tito Marcelino, técnico del equipo donostiarra, fue el primero en bajar del autobús con una Liga que regresa a Donostia diecisiete años después

  • El Txuri fue recibido ayer a su llegada a San Sebastián por una treintena de seguidores

Al grito de «sí, sí, sí... la copa ya está aquí» fue recibido ayer, cuando el reloj marcaba las 15.05 horas, el Txuri en el Palacio del Hielo donostiarra. Una treintena de familiares, amigos y seguidores esperaban en la puerta con globos azules y blancos, confeti y con muchas ganas de darles un más que merecido abrazo.

Diecisiete temporadas después, la copa regresó ayer a Donostia. El txuri vuelve a ser campeón de liga y, con esta, ya son catorce para ellos, algunas llamándose Real Sociedad. Son el equipo de España con más títulos, ya que tras vencer 3-0 en la final al CH Jaca, desempataron precisamente ante los aragoneses.

Tras una noche loca en la que los jugadores del equipo guipuzcoano festejaron por todo lo alto el triunfo, el primero en salir del autobús que ayer les dejó frente al Palacio del Hielo fue Tito Marcelino. En su rostro era evidente que estaba muy contento. «Diecisiete años eran demasiados», bromeaba. Tito, el hombre milagro, levantó la copa y fue ahí cuando la gente que les esperaba se vino arriba. «¡Ese Txuri!», gritaban. «Txapeldunak», seguían.

Desde que el actual técnico del Txuri llegó hace tres campañas al club donostiarra, el equipo marcha de maravilla. El año pasado fueron campeones de Copa y este año, de Liga. Se lo recordaban los jugadores mientras DV hablaba con el entrenador. «¡Copa y Liga!», apuntaban.

Los jugadores, cargados con enormes maletas en las que llevaban el material, posaron para una foto de familia. También estaban encantados. No solo por el triunfo; también por el recibimiento de los suyos.

«No esperábamos el 3-0»

Ander Arraras, uno de los héroes de la final, se mostraba emocionadísimo por el triunfo. En Jaca, en el partido que dio el título al Txuri, el joven jugador marcó el primer tanto. Fue el encargado de poner la primera piedra. «Aunque ya estaba en plantilla cuando el año pasado ganamos la Copa, no pude jugar ese partido porque estaba con la selección de mi categoría», apuntaba. «Soy todavía júnior; tengo 18 años y la verdad es que antes del último encuentro estaba muy nervioso. Me sigo sin creer que hayamos ganado al Jaca 3-0».

«Era la primera vez en toda la temporada que nos hacían dos goles durante el tiempo reglamentario. Sabíamos que este partido iba a ser muy intenso y que el Jaca no se iba a rendir. Nosotros llegábamos más tranquilos porque teníamos ventaja, pero ponernos por delante en el tercer encuentro nos ayudó. Sin duda», matizaba Tito. El txuri llevó la iniciativa en el marcador en todo momento, aunque también es verdad que a los aragoneses les costaba poco empatar.

«En la prórroga ya estábamos agotados, aunque seguro que ellos también. Podía pasar cualquier cosa. Tuvimos la suerte de marcar nosotros el gol de oro y así nos quitamos un gran peso de encima», continuaba.

«Este último partido ha sido diferente a los otros dos. El segundo de los que jugamos en casa fue el más duro, pero en este último las contras no dejaron de producirse. Sabíamos que nosotros teníamos que controlar a sus jugadores canadienses, que son muy peligrosos, y así lo hicimos. Les tuvimos bajo control en todo momento».

«Ahora vamos a descansar. Seguiremos entrenando un poco, pero ya sin intensidad. Muchos de los jugadores del equipo viajarán con la selección. Después pararemos y hasta agosto, cuando volvemos a la carga», confirmaba el entrenador del Txuri.

Lo vivieron con nervios

Cerca de un centenar de donostiarras viajó hasta Jaca el sábado. La mayoría de ellos regresó tras el partido. Sabían que podía ser el encuentro definitivo y no se querían perder el momento en el que el Txuri ganaba la Liga diecisiete años después. «Quien no sabe sufrir... nunca gana», decían mientras esperaban la llegada del autobús del equipo. «El ambiente que se vivió en Jaca fue espectacular. Nos lo pasamos en grande. Y nos llevamos una alegría enorme», señalaban.

La espera mereció la pena. La copa ha tardado en volver a Donostia, pero ahora el Txuri ya tiene claro nuevamente el camino a seguir. Son catorce títulos de Liga hasta la fecha. Y el objetivo, claro, es seguir haciendo brillar más ese palmarés. Aunque primero, a disfrutar de la Liga lograda con brillantez este fin de semana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate