Diario Vasco
El irunés Julen Aginagalde, que contribuyó con tres goles al triunfo de los 'Hispanos', lanza a portería.
El irunés Julen Aginagalde, que contribuyó con tres goles al triunfo de los 'Hispanos', lanza a portería. / EFE

MAS DEPORTES

La defensa da la primera victoria

  • España sufrió ante Islandia hasta que mejoró la portería y asentó su retaguardia, lo que le permitió el contraataque

La selección española de balonmano arrancó su andadura en el Mundial de Francia con una sufrida victoria (27-21) sobre Islandia, en un encuentro en el que España padeció lo imposible, hasta que logró ajustar definitivamente su defensa al inicio de la segunda parte.

Pese a la insistencia del seleccionador español Jordi Ribera en las jornadas previas de la necesidad de dotar a la defensa de la mayor solidez posible, a los 'Hispanos' les costó un mundo asentar su retaguardia.

Un problema que no solo facilitó notablemente la tarea al conjunto islandés, sino que además, y quizá lo más importante, impidió a España desplegar el juego de contraataque que tan buenos réditos le dio durante la fase de preparación y sobre el que se sustentan gran parte de las opciones del conjunto español de pelear por las medallas.

Sin posibilidades de correr, la selección española se vio obligada a afrontar largos ataques estáticos ante la rocosa defensa 6-0 del equipo islandés, que contó en todo momento con la inestimable ayuda del portero Bjorgvin Gustavsson, que detuvo hasta tres penaltis en el primer tiempo.

Precisamente un gol a portería vacía del guardameta islandés permitió al conjunto nórdico alcanzar a los veinte minutos una renta de tres goles (6-9), que encendió todas las alarmas en un equipo español, que apenas recordó al de los partidos preparatorios.

Permeable en defensa y, sobre todo, terriblemente errática en ataque, donde los internacionales españoles se empeñaron en engordar las estadísticas de Gustavsson, que por momentos superó el 56 por ciento de paradas, España se condenó a un inesperado suplicio.

Sufrimiento que no palió ni la entrada de Gedeón Guardiola como compañero en el centro de la defensa de Viran Morros, una fórmula habitualmente ganadora, que ayer sin embargo se vio truncada por la irrupción de Runar Karason, que con sus goles aumentó todavía más la desventaja (7-11) del equipo español.

Solo la fe inquebrantable de los 'Hispanos' en sus posibilidades pareció mantener con vida al equipo español, que logró gracias a las paradas de Gonzalo Pérez de Vargas igualar la contienda (13-13) al inicio del segundo período, tras marcharse al descanso con dos goles por debajo (10-12) en el marcador.

Pero ayer a los de Jordi Ribera les hacía falta algo más que el acierto de su guardameta para superar a una Islandia, a la que le bastó un mínimo fallo para volverse a situarse con una ventaja de dos goles (13-15).

Un plus que encontró en uno de los debutantes en este Mundial, el extremo David Balaguer, que logró transformar en veloces transiciones la mejoría defensiva del equipo español, que pareció por fin, dar con la tecla para frenar el ataque islandés.

Tres goles casi consecutivos de Balaguer permitieron a España dar la vuelta (16-15) a un marcador, en el que los 'Hispanos' se pusieron con una renta de cuatro tantos (19-15) en apenas un abrir y cerrar de ojos. Los españoles solo concedieron cuatro tantos (21-16) que concedieron los de Jordi Ribera en los primeros veinte minutos de la segunda mitad. Así, la selección selló el 27-21, primera pero sufrida victoria en el Mundial de Francia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate