Diario Vasco
Urtzi Telleria, con la Igeldoko Harria en agosto pasado.
Urtzi Telleria, con la Igeldoko Harria en agosto pasado. / JOSÉ MARI LÓPEZ

herri kirolak

Telleria II y Urrutia, desafío a doble peso

  • La apuesta se disputa el sábado, a las 18.30 horas, en el frontón Asteasu con 6.000 euros en juego

Un navarro y un guipuzcoano volverán a enfrentarse en un desafío de levantamiento de piedra 38 años después de que Agustín Ostolaza se impusiera a Iñaki Perurena en 1978. El lasartearra Urtzi Telleria 'Telleria II' se va a medir al leitzarra Josetxo Urutia, en tres tandas de seis minutos, con la rectangular en peso doble al corporal. Lo harán el sábado a las seis y media de la tarde en el frontón de Asteasu. Cada harrijasotzaile deberá utilizar una piedra que pese el doble que él. En juego, tres mil euros por cada parte.

Urtzi Telleria es el representante guipuzcoano y está ante su primera apuesta como harrijasotzaile. Cuenta con un extenso palmarés y es de los levantadores más destacados en la actualidad. A pesar de rondar los 80 kilos es capaz de superar a levantadores más corpulentos con piedras de tamaño considerable y es especialista en piedras irregulares. Sirvan como ejemplo sus marcas y actuaciones en la Igeldoko Harria o cómo se impuso hace justo un año en la Albizuri Handi de Amezketa a especialistas como Jokin Eizmendi y Aimar Irigoien.

Esta vez el reto es bien diferente, ya que se medirá a otro harrijasotzaile con parecidas características a las suyas, con poco peso, como es el leitzarra Josetxo Urrutia. La preparación de ambos ha sido larga y están con muchas ganas de que llegue el sábado y puedan empezar la apuesta. Telleria II reconoce que la preparación ha sido dura sobre todo al inicio. «Estaba con 80,5 kilos y tenía que bajar el peso ya que teníamos claro con cuantos kilos queremos estar el sábado. Al bajar de peso se pierde fuerza y se me hizo extremadamente duro».

La piedra rectangular de Urrutia pesará 156 kilos y la de Urrutia, 146. Eso quiere decir que quieren llegar a la plaza con 78 y 73 kilos respectivamente. Si en el momento del pesaje los harrijasotzailes pesan más de la mitad del peso de la piedra tendrán que añadir lastre a la piedra hasta llegar al doble de peso. «Vamos a acudir con una sola piedra», asegura un Telleria II que reconoce que han arriesgado con esta decisión. «Llevamos una piedra hecha para ese día y ya con el peso de 156 kilos determinado de antes. Hacer una nueva piedra resulta caro».

En los días previos a la apuesta el buen estado de forma ha vuelto a Telleria. «El cuerpo ya se siente fuerte con el peso actual. El nervio ya ha vuelto». Aunque sabe que será una apuesta muy igualada y emocionante. «Hace alrededor de un año nos enfrentamos en dos tandas de tres minutos y empatamos. Lo del sábado no se va a parecer en nada, ya que entonces la piedra podía llevar plomo y esta vez es pura piedra, lo que dificulta el levantamiento. Se hará duro».

Aimar, ayudante

Como ayudantes tendrá a su hermano Beñat y a su amigo Aimar Irigoien. «Mi padre tuvo un problema en la rodilla y no va a poder estar». Se cumplen 38 años de la última apuesta que enfrentó a un guipuzcoano y un navarro pero no le da ninguna importancia a tal evento. « Fue la última y creo que también la primera apuesta entre un navarro y un guipuzcoano. No le doy apenas importancia a eso».

Aquélla enfrentó a Iñaki Perurena, de Leitza, contra el zestoarra Agustín Ostolaza. Precisamente el leitzarra Josetxo Urrutia es miembro de la escuela de levantadores de Joseba Ostolaza, hijo de Agustín, y será uno de los ayudantes del navarro.

Perurena y Ostolaza han sido los mejores levantadores de la historia en piedras grandes y en pequeñas, respectivamente. Ahora se miden dos levantadores de piedras pequeñas, pero que en peso doble se enfrentan a un duelo que es muy duro para su envergadura. «Es una sobresfuerzo enorme», afirma Telleria.

Esperan que haya un ambiente inmejorable en el frontón. «No tenemos el nombre de otros deportistas y la plaza se nos podía quedar grande. Además, el frontón es tapado y la plaza es abierta y había riesgo de mal tiempo y de que las piedras no se encontrasen en el mejor estado» según el guipuzcoano.

«Será una prueba no muy larga. De una hora, más o menos. Creo que puede ser muy interesante para el aficionado porque tendrá mucho ritmo», explica Urrutia.

El sorteo que determina quién es el primero en realizar las alzadas resulta clave en este tipo de apuestas. «Cuando hay dos competidores que son bastante parejos, cambia mucho el que sale por delante y el que sale por detrás, que tiene mucha ventaja. El primero tiene que salir a tope, pero sin desfondarse para estar bien en la siguiente tanda. El otro no tiene más que seguirte el ritmo. Yo tengo un miedo terrible con el sorteo», reconoce Urrutia.

Ambos han llevado una preparación exhaustiva, pero prefieren que la gente a su alrededor no se obsesione y les esté todo el rato hablando de la apuesta. «Ya tiene uno suficiente presión como para que los de alrededor estén en cada momento recordándote el desafío. Prefiero olvidarme de la apuesta y solo pensar en ese día cuando estoy entrenando», asegura Telleria II, que espera que el sábado la victoria vuelva a ser para el levantador guipuzcoano.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate