Diario Vasco
Fernando Belasteguín, estrella del Keler Euskadi Open.
Fernando Belasteguín, estrella del Keler Euskadi Open. / D. FERNÁNDEZ

pádel

Fernando Belasteguín: «No estoy cansado de ganar, mis hijos viven de lo que hago y esa es mi mayor motivación»

  • Lleva quince años como número uno del mundo y aterriza en el Keler Euskadi Open dispuesto a repetir victoria: «Cada partido es una final»

Fernando Belasteguín (Argentina, 1979) sigue derribando paredes allá por donde va. Incombustible, ostenta un récord de los grandes: lleva quince años consecutivos en el número uno del pádel y todavía no ha aparecido nadie con capacidad para derrocarle. A estas alturas de su carrera, 'Bela' se muestra capaz de mantener intacta la vena competitiva y se resiste a bajar los brazos cuando se le pregunta por el final de su trayectoria deportiva, que acaba de adornar con un nuevo campeonato del mundo como integrante de la selección argentina. Es uno de los principales reclamos del Keler Euskadi Open que ya conquistó el año pasado.

- Alcanzó el número uno del ranking con 22 años y ahora, con 37, sigue sin soltarlo. ¿Qué piensa al echar la vista hacia atrás?

- Ha pasado todo muy rápido, sinceramente. Empiezo a valorar mi trayectoria cuando me dicen los años que llevo metido en esto y la cantidad de torneos en los que he participado. Pensar que hasta la fecha nadie ha sido capaz de conseguirlo es algo que aprecio mucho y sé que lo voy a disfrutar más cuando no juegue. Ahora solo estoy pensando en los aspectos que debo mejorar para la temporada que viene. Por lo menos sé que hasta 2033 no habrá otro loco que pueda conseguir lo que yo hice. Todavía me queda mucho tiempo para disfrutarlo... (se ríe).

- Acaba de decir que solo piensa en mejorar para el año que viene. Ya me dirá en qué.

- En todo. Cada vez que veo a Pablo Lima -su compañero- al lado me doy cuenta de que me falta mejorar en muchos aspectos. Puedo aprender de alguien al que tengo, a diario, a menos de dos metros de mí. Aunque todavía falte un poco para acabar esta campaña ya tengo la mente puesta en la pretemporada.

- ¿Cómo se mantiene el espíritu competitivo y la motivación en unas circunstancias como las suyas?

- El pádel es un deporte en el que cada fin de semana nos jugamos lo que comen nuestros hijos. Si no encuentras motivación ahí, creo que no la encuentras en ningún sitio. Igualmente, cuando me preguntan si estoy cansado de ganar respondo que no. Y al que responda lo contrario no le voy a creer. Nosotros tenemos una necesidad porque nuestros hijos viven de lo que hacemos. Mientras pueda y el pádel profesional me lo permita me seguiré tirando de cabeza en cada punto para tratar de conseguir la victoria.

- Su larga trayectoria le habrá permitido ver los pasos que se han venido dando en el pádel amateur y profesional. ¿Ha habido avances significativos?

- Es un deporte que se encuentra muy instalado en la sociedad, que practican y juegan casi cuatro millones de personas en el mundo. A nivel profesional el avance está siendo espectacular, tanto por el aumento en la asistencia de los torneos como por unos escenarios cada vez más grandes en los que nos toca jugar. Todavía es un deporte muy nuevo y lo veo como un embrión que dentro de diez o quince años estará en boca de todo el mundo. Pero ojo, porque hay que trabajar mucho. Es un producto que debemos cuidar entre todos.

- ¿Estar tanto tiempo en la cima exige mucha dedicación?

- El pádel profesional es como cualquier otra disciplina, lleva consigo una sobrecarga de entrenamientos muy grande. Si no, es imposible ser jugador profesional y colarse entre los mejores. Yo, por ejemplo, me entreno todos los días de 8.30 a 12.30. Eso me permite tener las tardes libres para estar con mi mujer y mis hijos.

- ¿Cómo llega al Keler Euskadi Open? Arrastraba molestias físicas que no le han impedido proclamarse, hace unos días, campeón del mundo con Argentina.

- Llego al final de año con una sobrecarga en un tendón. Ya son muchos años jugando y lamentablemente el cuerpo empieza a quejarse un poco... Me vendrán bien las vacaciones después de disputar el Masters de Madrid, a mediados de diciembre.

- Vuelve a San Sebastián después de la victoria del año pasado.

- Es la segunda vez que compito en el Keler Euskadi Open y regreso a un sitio espectacular como Donosti. Es una prueba que sirve para la expansión y difusión del pádel, para que siga creciendo y viéndose como un deporte cada vez más serio. Jugar en un entorno como Illunbe es algo único y ojalá sirva para que jugadores, el World Padel Tour y el público se den cuenta de ello.

- En el apartado deportivo el Keler Euskadi Open está repleto de estrellas.

- Es el último torneo del calendario, donde todos van a intentar ir a por una victoria que todavía no han conseguido. Por nuestra parte nos jugamos una final en cada partido, empezando hoy mismo.

- Marta Marrero, número uno del mundo, nos confesó que el pádel en vivo gana mucho. ¿Qué vamos a ver en Illunbe?

- Los que nunca han visto el pádel a nivel profesional se van a encontrar con un deporte que les va a encantar. Les animo a todos a que se acerquen cualquier día porque se van a llevar tal sorpresa que luego querrán repetir la experiencia. Estoy convencido de ello.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate