Diario Vasco

rugby

Tonga y EE UU surfean, reman y pelotean en Donostia

fotogalería

Los jugadores de Tonga acompasan el ritmo que marcan los remeros y remeras de Donostiarra, ayer en la bahía. / ARIZMENDI

  • Las dos selecciones se tomaron ayer el día libre y desde hoy ultimarán la puesta a punto para el duelo del sábado (17.00)

El partido del sábado en Anoeta entre Estados Unidos y Tonga da mucho de sí en las jornadas previas. Como viene siendo habitual, el programa previsto sufrió ciertas variaciones y ambas selecciones se tomaron ayer finalmente el día libre. Y lo aprovecharon para hacer compras en un centro comercial, callejear por Donostia -probaron el txakoli en la sociedad Gaztelupe- y conocer dos deportes acuáticos con arraigo en Donostia, como el remo y el surf.

Los tonganos, que por la mañana llegaron a golpear una pelota en el coqueto frontón de la plaza de la Trinidad, en la Parte Vieja, al mediodía acoplaron sus 'cuerpecitos' en una trainera de Donostiarra. Ante cualquier imprevisto, el club cedió la más antigua de sus tres traineras, la Torrekua, que durante unos minutos surcó el interior de la bahía.

La expectación fue notable. Del club Kaiarriba, estaban su presidente, Alberto López, y su director deportivo, Joserra Mendizabal, además de Gari Azkue, entrenador de la segunda trainera, y Borja Mena, técnico de la femenina, que por ahora cuenta con 17 remeras.

Entre tonganos y guipuzcoanos, sacaron la trainera del remolque y la echaron al agua. El embarque desde la rampa del muelle se realizó sin problemas entre gritos por el frío que sintieron sus pies descalzos al tocar el agua, aunque al igual que los jugadores estadounidenses ya se habían bañado en la playa estos días.

Poco a poco, la improvisada Torrekua abandonó el puerto y se adentró en la bahía con una tripulación formada por los jugadores tonganos Vainanuma Manu, Siua Halanokonuka, Sione Lolohea, Sosefo Maáke, Fetuli Paea y el mánager, Lano Fonua; más los remeros Joseba Azurmendi, Telmo Yurramendi, Imanol Iradi, Iñaki Arrieta, Eneritz Seco, Maialen Alkorta y Jodi Pfefferkorn, con Jon Iruretagoiena de patrón.

«El bote ha ido, que no es poco», explicó Iñaki Arrieta, que fue uno de los que coordinó la 'regata' al dominar el inglés. «Al menos se han sentado bien, porque ya me ha tocado quien de primeras se ha sentado mirando a la proa en lugar de a la popa», señaló con guasa. «Les hemos explicado el abecé, que repitieran el mismo gesto de los de adelante, que metieran la pala y sientan el impulso en el agua. Ha sido divertido», confesó el ex de San Pedro.

En la Torrekua, llamó la atención el acento de una remera. Es Jodi Pfefferkorn, una norteamericana que da clases de inglés. A punto de cumplir 34 años, lleva tres en Donostia, donde juega a sófbol en el Atlético de San Sebastián y «hace dos meses comencé a remar, porque desde que vine aquí me llamaba la atención este deporte y quería probar».

Aseguró que «nos hemos divertido, aunque al principio era difícil remar, porque hay que tener cierto ritmo y ellos no lo tenían y hemos ido chocando los remos». Durante el tiempo que compartió con los tonganos, que agradecieron poder expresarse en inglés, un idioma que «no se habla mucho en San Sebastián», observó Fanua, la remera norteamericana explica que «les ha gustado la ciudad, los pintxos... Lo que más les cuesta es habituarse a los horarios. No están acostumbrados a comer y cenar tan tarde».

La estadounidense da fe de que unos minutos de conversación unen más que una nacionalidad, y el sábado «no» tendrá el corazón dividido: «Como he conocido a los jugadores de Tonga y no a los de EEUU, el sábado animaré a Tonga».

Rugby inclusivo

Desde que comprobaron la afición al surf y la calidad de las olas donostiarras, los jugadores estadounidenses mostraron su interés en subirse a una tabla. Que el jugador Pablo Feijóo mueva la escuela del Bera Bera en La Zurriola, facilitó las cosas.

Por la tarde, a través de la Federación Vasca, participaron en un entrenamiento de rugby intensivo junto a los equipos Escor Gaztedi RT, Hernani CRE y Universitarios Bilbao en el miniestadio de Anoeta.

Los tonganos, por su parte, se entrenaron en Landare junto a los chavales de las categorías inferiores del Hernani Rugby Taldea. «Se ha tratado de hacer partícipe del partido del sábado a los clubes locales», valora Mikel Lezama, el hombre que la organización ha designado para que acompañe a Tonga y les facilite la estancia. «Es gente súper sencilla, y están encantandos», afirma.

Hoy ya entrenarán a rugby.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate