Diario Vasco

«Si naces en Tonga, tu sueño es jugar al rugby y en los All Blacks»

Su ficha detalla que pesa 118 kilos repartidos en 180 centímetros. Aunque ya no juegue al rugby, el físico de Tevita Taumoepeau (Ha'apai, Tonga, 1975), entrenador de melés del equipo tongano, sigue imponiendo. Internacional quince años, desarrolló la mayor parte de su carrera en Inglaterra tras una incursión en el Bourgoin francés. Jugaba de pilier diestro y llegó a completar ocho campañas en el Worcester Warriors, del que a finales de 2012 no tuvo la mejor salida tras una compleja lesión en el cuello que le afectaba un nervio. Sigue viviendo en Worcester.

Asegura que «es normal salir de Tonga para jugar a rugby», el deporte rey de este país oceánico que apenas supera los 100.000 habitantes en todo el archipiélago. «Igual que en España naces para jugar a fútbol, en Tonga lo haces para el rugby. Los niños empiezan a jugar en el colegio», apunta. Aunque también se practican «tenis, golf o fútbol», recuerda que «de niño veíamos a las estrellas del rugby en la televisión, y soñábamos con estar algún día ahí o tuviéramos la oportunidad de ir a Nueva Zelanda. Los All Blacks son un sueño», añade.

Aunque varios tonganos -como su hermano Saimone- terminan jugando en los All Blacks, él fue internacional con Tonga, el 15º equipo del ránking mundial, que desde 1987 ha disputado siete Copas del Mundo. Todos los componentes de la selección «son profesionales, viven del rugby» en ligas tan dispares como las de Francia o Nueva Gales del Sur. En su caso, inició su carrera profesional «en el equipo de la facultad y jugando con Tonga». No le fue mal.

En la actualidad es el entrenador de melés de Tonga, un combinado con «muy buen nivel. Llevamos más de dos semanas entrenando juntos, y es fácil ponerles a jugar porque son jugadores de alto nivel». Ni que decir, que el sábado confía en batir a EEUU. «¡Claro que vamos a ganar!», afirma entre risas.

El mayor hito tongano es su triunfo en la primera fase de la Copa del Mundo de 2011 ante Francia, luego subcampeona. «Mantenemos el mismo bloque del último Mundial (2015), y cruzo los dedos para clasificarnos para el siguiente», indica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate