Diario Vasco
Arria V está preparado para un trabajo de titanes.
Arria V está preparado para un trabajo de titanes. / ÍÑIGO ROYO

Herri kirolak

Una apuesta con polémica por las marcas

  • Arria V se enfrentará a la pareja formada por Arkaitz Jauregi y Julen Kañamares el domingo en la plaza de toros de Tolosa

La plaza de toros de Tolosa será el domingo a las 12.00 horas testigo una vez más de una apuesta histórica que viene marcada por la polémica antes de que se dispute. Tres aizkolaris se medirán en un desafío de uno contra dos. El errezildarra Xavier Orbegozo 'Arria V' se enfrenta a la pareja formada por el navarro Julen Kañamares y el alavés Arkaitz Jauregi con 12.000 euros en juego.

El trabajo al que deben enfrentarse es lo que hace especial esta apuesta. No en vano cortarán veinte kanaerdikos y correrán veinte kilómetros en el coso taurino. Es un trabajo de más de dos horas, el más largo de los últimos años. El precedente más cercano es la apuesta entre Joxemari Olasagasti y Juan Manuel Erasun en 2005 sobre un trabajo de dos horas exactas que incluían el corte de veinte kanaerdikos y segar hierba.

Los veinte kilómetros y los veinte kanaerdikos se hicieron célebres ya en 1912 cuando el histórico Keixeta hizo frente a un reto eterno de más de tres horas y similares características. Después siguieron su senda otros como el gran Juan Cruz Azpiroz 'Txikito de Arruitz' o Joxe Aierbe. Ahora es el turno de Arria V.

Tiene por delante dos retos. El primero, superar a una pareja en la que cada componente cortará diez kanaerdikos y correrá diez kilómetros. Además, Arria intentará establecer la mejor marca o récord en este trabajo. Es en ese tema donde ha saltado la polémica.

Para saber la marca a batir, Arria y su equipo se han puesto a buscar el acta pertinente. «Oficialmente y con acta, la mejor marca sobre este trabajo la ostenta Joxe Aierbe con dos horas, 15 minutos y 7 segundos, establecida el 18 de abril de 1993 en Tolosa. Aierbe tenía 50 años, cumplidos en febrero, dos meses antes. Es el dato que existe en la Federación Guipuzcoana de herri kirolak».

En la memoria colectiva de este deporte, en cambio, perdura otro registro de Joxe Aierbe que rebaja esa marca. Hace justo 40 años, el 21 de noviembre de 1976, en la plaza de toros de Vitoria, el aizkolari de Ataun empleó dos horas, 9 minutos y 39 segundos para terminar la prueba. Sin embargo, no hay constancia oficial del evento. «No hemos encontrado el acta y parece que no hubo jueces oficiales. Al menos, la Federación Alavesa no recogió el registro», afirma Arria V. La Caja de Ahorros de Vitoria entregó un premio de 150.000 pesetas a Aierbe por batir un récord que ya era suyo, establecido seis años antes, en 1970.

El entorno de Arria V entiende que esta polémica pueda molestar a Aierbe, pero deja claro que no supone ninguna maniobra contra quien es posiblemente el mejor especialista de la historia en este tipo de pruebas combinadas. «Solo queremos que todo se aclare para cuando empiece el desafío y sepamos a qué nos enfrentamos. Incluso, hace falta aclararlo para las apuestas del día. Si no ocurre así, se cantaría si voy hacer una marca u otra, pero no estaría claro en caso si habrá o no récord».

El hielo de enero de 1963

La polémica concluiría si existiera acta de ese tiempo de 2h09. Sí están registradas en las federaciones las marcas de otros deportistas como Txikito de Arruitz, Barberia e incluso están las marcas del propio Aierbe de 1970 y 1993. «Esas son oficiales. La primera, de 1963, corresponde a Txikito de Arruiz: dos horas, 38 minutos y 36 segundos», asegura Arria V. Es uno de los días más recordados en la historia del herri kirolak. Era en pleno enero y por la noche los termómetros marcaron temperaturas inferiores a quince bajo cero, según las crónicas de la época. La madera estaba congelada y Txitio sufrió lo indecible para cortar los veinte kanaerdikos.

Siete años después y de nuevo en Tolosa, Joxe Aierbe, digno heredero y sucesor de Arruitz en este tipo de competiciones, batió el tiempo de Txikito de Arruitz. Paró el reloj en dos horas, 37 minutos y 16 segundos. «Según el acta, era el 14 de junio y están recogidos todos los parciales de los troncos y de los distintos kilómetros».

También existe el precedente de José Ignacio Barbería, que el 15 de junio de 1980 en Lekunberri empleó dos horas, 27 minutos y 58 segundos en completar este titánico trabajo.

La última vez que alguien se enfrentó a este desafío fue en 1993. El intento corrió a cargo del propio Joxe Aierbe, con 50 años de edad. Estableció un registro de dos horas, 15 minutos y 7 segundos. «Todos esas marcas tienen acta y son oficiales. La de 1976, por contra, no existe o al menos no ha aparecido», se lamenta un Arria V al que le gustaría encontrar ese documento para aclarar a qué se enfrentará el domingo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate