Diario Vasco
Aritz, ayer por la mañana en la playa de Zarautz.
Aritz, ayer por la mañana en la playa de Zarautz. / JOSÉ MARI LÓPEZ

surf

«¿Aéreos? Apuesto por mi surf: clavar el canto, pisar fuerte y reventar la ola»

  • Aritz Aranburu, surfista, Defiende su estilo más clásico frente al actual, en el que priman los aéreos, para tratar de pelear por el ascenso a la primera división en 2017

Aritz Aranburu (Zarautz, 1985) anuncia que, tras un último año «más tranquilo» en el que ha hecho «cosas diferentes», en 2017 va a sumergirse de lleno en la competición del circuito QS para tratar de volver al CT, la primera división. «Quiero hacer un intento potente. Voy a ir a por todas», advierte.

- ¿Tenía planeado viajar a Hawai o lo ha decidido ahora a raíz de la victoria obtenida en Portugal después de cinco años sin ganar?

- No. Lo tenía previsto de antemano. En Hawai hay olas que me gustan y terminar el año así siempre es plato de buen gusto.

- Va a ser su viaje a Hawai número...

- El otro día estuve haciendo el cálculo: con este son dieciséis años consecutivos.

- ¿Qué tiene de especial Hawai?

- Las olas (rotundo). Hawai es un punto de encuentro de surfistas en esta época del año y cualquier buen resultado obtenido allí tiene una mayor repercusión. Yo voy con unos objetivos muy concretos tanto en competición como en surf libre.

- ¿Qué objetivos tiene?

- Ir a por la Triple Crown -un circuito de tres pruebas en Haleiwa, Sunset y Pipeline de la que sale un ganador-. Es un reto ambicioso pero no puedo pensar en otra cosa. Sé que soy capaz de hacer buenos resultados en Hawai. Tengo dos quintos puestos en Haleiwa no hace tanto.

- ¿Y después? ¿La meta es el WCT?

- Más allá de los campeonatos, mi objetivo número uno es seguir surfeando toda mi vida para lo que es obligatorio estar fuerte físicamente, para eso me preparo. El surf es un deporte que exige muchísimo y yo estoy con ganas de seguir dando guerra durante mucho tiempo.

- Pero una cosa es estar bien físicamente para seguir surfeando y otra distinta poner todos los medios para tratar de regresar al WCT. La preparación no puede ser la misma, ¿o sí?

- Ahora mismo estoy con muchas ganas de hacer un año completo en el QS, quiero hacer un intento potente. Voy a ir a por todas.

- ¿Por qué ha decidido intentarlo en 2017 y no antes?

- Se olvida rápido, pero el año pasado estaba haciendo pruebas del CT.

- Pero como invitado por ausencias de otros surfistas y no como miembro de pleno derecho.

- Es evidente que este año me lo he tomado más tranquilo, he hecho cosas diferentes. He grabado más vídeos, he hecho otro tipo de viajes, he iniciado una etapa como hostelero... pero también es justo decir que para ser primer reserva del CT hay que estar bien preparado en todo momento y yo lo he estado. Es más, puedo decir que ha habido momentos en los que he compaginado dos circuitos, el QS y el CT. No ha sido fácil. Esta temporada he conseguido lo que quería: lograr los puntos necesarios para poder participar en los campeonatos Prime del año que viene (los pruebas del circuito QS que más puntos reparten).

- El circuito, como usted bien sabe, es cada vez más exigente y hay que poner en él todos los sentidos para estar arriba.

- Cuando empecé a competir en el QS participaba en 23-24 pruebas al año; hoy hay 13-14 citas si sumamos los Prime y los campeonatos de seis estrellas que son los que más puntos reparten y, por tanto, más cuentan en la carrera por el CT. Hay menos oportunidades para todos y hay que afinar mucho. Es la evolución que está experimentando este deporte, cada vez más elitista y exigente. El circuito CT pasó de 44 surfistas a 32 y el QS, más o menos lo mismo, con un circuito que aglutina las pruebas Prime y otro que hace referencia a las pruebas catalogadas con estrellas, de una a seis. Este modelo de competición hace que para optar al CT haya que participar sí o sí en todas las pruebas Prime y es lo que voy a hacer. En Hawai trataré de mejorar mi 'seeding' para poder entrar en rondas avanzadas en los campeonatos.

- ¿Usted dónde cree que tiene margen de progresión?

- Físicamente y técnicamente. Hoy trabajo con un entrenador físico que me está dando buenos resultados. Por suerte los entrenamientos físicos para el surf han evolucionado muchísimo, ahora van enfocados a surfear fuera del agua y los surfistas lo agradecemos. Con la edad conozco mejor mi cuerpo y sé lo que necesito. En el apartado técnico sigo siendo igual de crítico conmigo mismo y eso me permite evolucionar.

- Hoy los surfistas que están en los primeros puestos suman aéreos a su repertorio de maniobras. ¿Está preparado para asumir ese reto?

- Siempre he dicho que mi apuesta es mejorar lo que sé hacer bien. A estas alturas no voy a empezar a entrenar a hacer aéreos, no es el tipo de surf que tengo. Yo busco estar por encima de mis rivales con mi estilo de surf. En las dos ocasiones en las que me clasifiqué para el CT muchos surfistas ya hacían aéreos.

- Pero con los años, mucho más.

- No estoy de acuerdo. Ha habido una época en la que se han hecho más aéreos que ahora incluso, en los que estaba más de moda. Ahora para que te puntúen bien un aéreo tienes que hacer uno muy bueno, la exigencia de los jueces es mayor que antes.

- ¿Cuál es su apuesta entonces?

- Apostar por el surf de siempre: usar más el canto, pisar fuerte, hacer giros fuertes y ser más que la ola, trasladar la sensación de que la has reventado. Es donde más me he apoyado siempre y donde yo me he sentido cómodo. No hay que olvidar que el surf es una manera de expresarse. Es diferente a un ejercicio medido al milímetro de gimnasia rítmica, por ejemplo; en el surf la ola, que nunca es igual a la anterior, empieza a romper y hay que adaptarse a ella. Es un reto tras otro.

- ¿Qué calendario va a seguir en ese intento por regresar al CT?

- Estamos pendientes de la configuración final del calendario porque podría haber ligeros cambios. Es muy probable que la temporada arranque por primera vez en China. Luego llegaría Hawai, Australia, Brasil, Europa, Estados Unidos, Portugal y otra vez Hawai. No descarto tampoco seguir compitiendo en pruebas de prestigio, fuera del calendario, como la que acabo de ganar en Portugal en la que pude medirme con grandes surfistas en olas exigentes.

- Pero no hay nada como ser uno de los 32 surfistas del CT.

- Está claro, pero también digo que nunca he sido una persona de ránkings, me gusta sentirme bien en mis actuaciones y cuando no lo hago bien, echarme la bronca. Si al final de año, después de mis actuaciones, he conseguido puntos suficientes para alcanzar el CT, estaré más que contento, pero lo que más me va a llenar es salir satisfecho del agua en cada sesión, es lo que más aprecio con el paso de los años.

- Pero el ránking lo va a tener que mirar sí o sí.

- La ilusión de volver al CT depende de un ránking, pero cuando estoy inmerso en la temporada no le hago mucho caso la verdad.

- A falta de que se celebre la última cita del CT de esta temporada, ¿percibe también un cambio generacional en el circuito con la irrupción de J.J Florence, Gabriel Medina, Jordy Smith, Adriano de Souza...?

- Quitando a Mick (Fanning), que no ha hecho el circuito entero y de hacerlo hubiera tenido opciones de lograr el título, se ha notado un cambio importante. Me ha gustado que el ganador del título sea un surfista como John John que ha tenido que evolucionar en su surf en los últimos años. Es un surfista con un talento inmenso pero él ha sido el primero que ha entendido que solo eso no valía para ganar el título y ha tenido que entrenar duro como todos. El surfista hoy es un atleta. Los años en los que entrenar duro no era 'cool' por suerte han pasado a mejor día. Para estar arriba hay que tener todas las casillas tachadas para no depender de la suerte. Es positivo como ejemplo para las siguientes generaciones.

- ¿En qué punto está la construcción de 'La casa del surf' en Zarautz que pretende impulsar?

- Está en manos de las instituciones, lleva su curso. Daremos cobijo tanto a un surfista que quiere progresar como a un principiante. Siempre me ha gustado compartir este deporte con las connotaciones positivas que tiene. Las jornadas con Kind surf (una onegé de carácter social-deportiva y medioambiental, dedicada a niños con discapacidades físicas, psíquicas o en riesgo de exclusión social), el campeonato con la cantera de Zarautz y los campamentos van en ese sentido. Me llena mucho.

- ¿Qué le sugiere la posibilidad de ser olímpico en 2020?

- Me parece emocionante poder tener la oportunidad de rodearme de los mejores del mundo de otros deportes. Hace diez años me hubiera echado a reír si me plantean la posibilidad de hacer del surf un deporte olímpico pero hay que ser objetivos: el surf hoy es un deporte más. Es positivo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate