Diario Vasco

balonmano

El Super Amara reafirma su candidatura al título liguero

  • Se impone por 28-22 con una meritoria victoria frente a un Guardés que nunca se dio por vencido

El Super Amara se anotó ayer frente al Guardés más de dos puntos o incluso más que cuatro sin contamos los que su rival directo deja de sumar. La forma con la que impuso su criterio le apuntala al frente de la clasificación, al tratarse del triunfo más importante de este campeonato. Estuvo a la altura de las circunstancias y completó un partido muy inteligente. Se sacudió la presión a la que se veía sometido sin dos de sus piezas claves (las lesionadas Elorza y Martínez) y metió en cintura al último rival que le ha sido capaz de vencer en Liga (octubre de 2015). Ganó la batalla defensiva al enfrentarse los dos equipos menos goleados. Un dato revelador en este sentido son los cinco avisos de pasivo que tuvo el Guardés en los primeros cuarenta minutos por uno las donostiarras.

El partido quedó sorprendentemente casi decidido (frente al Guardés no te puedes fiar) para los diez minutos de la reanudación, tras alcanzarse la máxima renta, que fue de ocho goles (19-11). Ambos equipos arrancaron con hambre de gol al apostar por las rápidas transiciones, amén de resolver con celeridad los respectivos ataques. El resultado fue el equilibrio de fuerzas que se prolongó hasta el empate a siete. A partir de aquí, en el momento que comenzaron a imponerse los ataques posicionales, el Super Amara comenzó a abrir hueco infligiendo un parcial de 4-0. El Guardés se mantuvo a flote hasta el descanso gracias a su lateral zurda argentina Mendoza, al anotar tres goles calcados de manera consecutiva.

Los diez minutos de la reanudación fueron determinantes y la que brilló por encima del resto fue la meta Temprano. Fue la principal artífice del despegue. Las cinco espectaculares paradas que protagonizó (tres lanzamientos sin oposición de la pivote Haridian y dos de la lateral Hernández) , además de aupar a su equipo y proporcionarle varios contragolpes, hizo mella en la moral de las gallegas. Más adelante, antes de ser sustituida por Zugarrondo con el partido bien encarrilado, la asturiana se anotó un penalti a su cuenta particular.

En condiciones normales se podía decir que el partido no se podía escapar, pero en poco tiempo se puedo comprobar cómo el Guardés recuperó terreno, gracias a los cañonazos e individualidades de Romero, que salió a la cancha como la tercera central, tras Espiñeira y Doiro. Las gallegas redujeron las diferencias a cuatro y tuvieron opciones reales de volverse a meter en la contienda, hasta que llegó la reacción del Super Amara a través de las centrales Fernández y Arrojeria. Los penaltis han dejado de ser asignatura pendiente gracias a Múgica (4/5).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate