Diario Vasco

POLÍTICA DEPORTIVA

Cardenal abandona la Secretaría de Estado para el Deporte

Miguel Cardenal.
Miguel Cardenal. / Efe
  • Víctima de «un desgaste personal importante» y perdedor en la guerra con Villar, asegura que «sería poco coherente seguir cuatro años más» al frente del CSD

Víctima de «un desgaste personal importante», como él mismo reconoce, Miguel Cardenal anunció este martes públicamente que no continuará como presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), después de haberle comunicado el día anterior al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, su deseo de abandonar, aunque dejó claro que «una decisión así nunca es totalmente unilateral». «Llevaba meses con la idea de irme rondándome en la cabeza, pero tenía que haber una persona responsable en el ministerio», aseguró quien había insistido recientemente en que no tenía intención de renunciar como secretario de Estado para el Deporte pero había vinculado su futuro al nuevo Gobierno.

Cardenal esperó al día después de que la justicia archivase la querella interpuesta contra él por el expresidente de la Federación Española de Tenis (FET), José Luis Escañuela, para desvelar su despedida, esperada y deseada, entre otros dirigentes, por Ángel Villar, que ha conseguido retrasar las elecciones del fútbol hasta ver fuera de su camino a un gran enemigo. «Villar no es la causa de mi marcha», aseguró este martes el dirigente bilbaíno que ha estado casi cinco años al frente del CSD, ya que fue nombrado en enero de 2012. «En la Federación de Tenis hemos impulsado una reforma para limitar los mandatos y sería poco coherente alargar mi mandato durante tanto tiempo (nueve años). He valorado seguir un tiempo para acabar algunos temas pendientes, pero hay que tomar decisiones importantes, como la renovación del Plan ADO (Ayuda a los Deportistas Olímpicos)», recordó Cardenal, que abandona «el trabajo más bonito» que ha tenido en su vida.

«Hablé con el ministro ayer (por el lunes) y le trasladé mi decisión de dejar paso a otra persona y lo entendió bien», aseguró Cardenal, cuyo su sustituto, «se conocerá en las próximas semanas». Para ocupar su cargo, que Cardenal mantendrá hasta que el ministro designe al sucesor, el primer candidato es Manuel Cobo, vicealcalde de Madrid con Alberto Ruiz-Gallardón, por delante de la ex directora general de Deportes, Ana Muñoz, y de Xavier García-Albiol, exalcalde de Badalona y presidente del PP en el Parlament de Cataluña. Cardenal no cumplirá un lustro en la Secretaría de Estado para el Deporte después de haber visto muy dañada su imagen, consecuencia, especialmente, de las querellas por prevaricación presentadas por Villar y Escañuela, aunque la del eterno presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF) también ha sido archivada por los tribunales.

Aunque las elecciones de la FEF debían haberse celebrado en el primer cuatrimestre del año, Villar las ha pospuesto todo lo posible con el objetivo de que, durante su guerra con el CSD, Cardenal fuese relevado de su cargo. Villar ya ha visto cumplido otro de sus deseos. «Yo no tengo una lucha con nadie, así que no puedo ganar ni perder», apuntó quien fuera miembro del Comité de Competición de la FEF y que no sólo se ha enfrentado abiertamente a los presidentes del fútbol y del tenis, sino también al máximo dirigente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco.

El escándalo del baloncesto

Aliado del presidente de LaLiga, Javier Tebas, durante el mandato de Cardenal se firmó un nuevo contrato para la venta centralizada de los derechos de televisión del fútbol y se ha reducido considerablemente la deuda de los clubes con Hacienda, una de las prioridades que se había fijado este dirigente que ha luchado por el control económico de las federaciones y por poner freno al despilfarro. «Los cambios que hemos hecho han encontrado algunas resistencias, pero muy pocas. Prácticamente, sólo en el fútbol y en el tenis, y les ha dado amparo el presidente del COE», denunció Cardenal.

Quien fuera hace casi cinco años sustitudo de Albert Soler al frente del CSD, también se ha visto salpicado recientemente por el escándalo en la Federación Española de Baloncesto (FEB) presidida hasta diciembre del pasado año por José Luis Sáez, a quien la justicia ha abierto un procedimiento por presunta apropiación indebida y administración desleal. Sáez ha dejado en la FEB unas pérdidas de casi seis millones de euros entre los dos últimos ejercicios, ya que la auditoría ordenada por el CSD ha desvelado un derroche desmedido durante su gestión, con un sistema opaco similar al de las ‘tarjetas black’ de Caja Madrid. Los datos de dicha auditoría fueron filtrados por el CSD al diario El País, que los publicó la pasada semana, casi un año después de que Sáez se viese obligado a dimitir de su cargo, acosado por graves irregularidades económicas.

Aparte del Plan ADO, que vence el próximo 31 de diciembre y debe ser renovado urgentemente para ser incluido en la Ley de Presupuestos, entre las asignaturas pendientes y prioritarias de su sucesor también se encuentra la adaptación de la normativa al Código Mundial Antidopaje para que se pueda levantar el veto impuesto por la AMA al laboratorio de Madrid, además de una Ley del Deporte que sustituya a la obsoleta de 1990. «Quien venga lo hará igual o mejor que yo», aventuró quien estima que «en otros cargos se pueden estar más años, pero en éste hay mucha exposición» y él ha acabado pagando las consecuencias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate