Diario Vasco

balonmano

El Super Amara se coloca como líder en solitario

fotogalería

Aramendia, autora de seis goles ayer en Bidebieta, en una acción del choque ante el Base Villaverde. / JOSÉ MARI LÓPEZ

  • El Bera Bera se beneficia de la primera derrota del Guardés, ante el Rocasa, y endosa una de sus mayores goleadas de los últimos años al debutante Base Villaverde

El Super Amara Bera Bera no dejó escapar la primera oportunidad que se le presentó para situarse en solitario en el liderato gracias a su holgada victoria sobre el debutante Base Villaverde. Después de haberse disputado siete jornadas es el único equipo del campeonato que se mantiene invicto. El Mecalia Guardés perdió esta condición la víspera tras caer 25-22 en el terreno de juego del Rocasa Gran Canaria. Concretamente, las gallegas del Mecalia serán las siguientes que visiten Bidebieta en el campeonato. Esto se producirá en vísperas del estreno en la Copa EHF en este mismo escenario ante el Brest de Bretaña. Antes deberá jugar en casa del Helvetia Alcobendas.

El Super Amara no se había marcado para este duelo solo como objetivo superar en este nuevo reto al Base Villaverde (48-13), sino confirmar la línea de progresión de juego que lleva de cara a los inminentes compromisos complicados que le aguardan en noviembre tanto en liga como en Europa.

Difícilmente se pueden extraer muchas conclusiones en este sentido del duelo frente al cuadro madrileño. El Super Amara se encargó de que se convirtiera en el más cómodo de cuantos han jugado hasta la fecha, aunque ciertamente se puede decir que no resultará sencillo encontrar a lo largo de la historia reciente del equipo un primer tiempo tan favorable, teniendo en cuenta que en esta ocasión llegaron a convertir nada menos que 25 goles.

Las madrileñas estuvieron notablemente condicionadas por el abandono en los primeros compases del partido de una de sus dos mejores efectivos. Carmen Campos, eje del equipo junto con la goleadora Nerea Nieto, sufrió la rotura del tabique nasal tras recibir un golpe fortuito. La lateral ya había sufrido anteriormente esta misma lesión.

Como se puede desprender claramente del resultado final, el partido fue un festival de goles. Inicialmente el correcalles discurrió en los dos sentidos de la cancha, hasta el 2-2. A partir de aquí y durante el siguiente cuarto de hora, intervalo en el que el Temprano mantuvo su portería a cero, el Super Amara anotó la friolera de once goles de contragolpe; en total convirtió dieciséis de esta guisa al cierre del primer periodo. Las continuas pérdidas de balón, muchas de ellas no forzadas cometidas por el Base Villaverde, fueron eficientemente aprovechadas por un crecido Super Amara.

Con el partido roto, Montse Puche se inclinó por rotar el banquillo y dar salida a las menos habituales como Lizarbe, Zaldua o Múgica, teniendo en cuenta que dos de sus figuras, Patri Elorza y Ana Martínez, están saliendo de sendas lesiones. Zaldua hizo gala de la potencia de su brazo cerrando el primer tiempo con un certero lanzamiento en apoyo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate