Diario Vasco

balonmano

El Bidasoa estuvo a punto de llevarse un disgusto copero

Cristian Martínez, que ayer anotó un gol ante el Alcobendas, se dispone a lanzar a portería.
Cristian Martínez, que ayer anotó un gol ante el Alcobendas, se dispone a lanzar a portería. / LUSA
  • Los irundarras siguen adelante en la Copa del Rey tras ganarle por la mínima al Alcobendas, de la División de Honor 'B'

La Copa del Rey, en cualquier deporte, está llena de sorpresas. La de balonmano, también. Ayer, en la segunda ronda del torneo del K.O., en la que entran en competición los equipos de la Liga Asobal, se dio una y casi se dan otras dos. El Puerto Sagunto perdió contra el Barça 'B', el Ciudad Encantada solo le ganó por uno al Cisne y el otro que estuvo cerca de caer ante un 'segunda' fue el Bidasoa-Irun. Los irundarras, afortunadamente, fueron un poco más que el Alcobendas y consiguieron el billete para la siguiente eliminatoria copera.

Jacobo Cuétara fue con todo a Madrid, a excepción de los lesionados Vázquez y Beltza, y tampoco pudo contar con Cavero, que sintió molestias calentando, pero su equipo no demostró en ningún momento ser más que su rival. De hecho, el partido no se solventó hasta los últimos segundos.

Los bidasotarras eran los claros favoritos para seguir adelante en la Copa, pero esa obligación de ganar y la soltura con la que juegan equipos como el Alcobendas, que no tienen ninguna obligación y rebosan ilusión, a punto estuvieron de costarle una mala pasada.

Desde los primeros minutos se vio que la de ayer no era la tarde de los de Irun. De hecho, los locales llegaron a tener tres goles de renta con el 5-2 y el Bidasoa no consiguió empatar el choque hasta el 6-6. De ahí en adelante la igualdad fue total y a cuatro minutos del final el marcador seguía reflejando tablas, 24-24.

Un 1-3 de parcial, con goles de Borragán, Serrano y Lancina dejó el encuentro prácticamente sentenciado, pero los madrileños llegaron a tener un último ataque para empatar. No marcaron y el partido acabó con el 26-27.

El Bidasoa-Irun, con mucho más sufrimiento de lo esperado, sigue adelante en la Copa, aunque ahora toca volver a pensar en la Liga Asobal porque el sábado, a las 17.00 horas, el Granollers visita Artaleku. No hay tiempo para descansar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate