Diario Vasco
Madinabeitia posa para una entrevista reciente.
Madinabeitia posa para una entrevista reciente. / LOBO ALTUNA

bádminton

Adiós al impulsor del bádminton, el marianista Txomin Madinabeitia

  • Fallece a los 83 años quien convirtió el colegio Aldapeta en un referente de este deporte

Se ha marchado en paz, con la misma vitalidad que siempre ha profesado por su deporte, el bádminton. Un infarto a primera hora de la mañana de ayer, tras pasar la víspera con su familia, se llevó al marianista Txomin Madinabeitia, el impulsor de este deporte en Gipuzkoa. 'Txominton', como le conocían de forma cariñosa los alumnos del colegio Marianistas, falleció en su residencia, situada en el mismo centro escolar de San Sebastián, a escasos metros del polideportivo, en el que donde algunos vieron un campo de fútbol sala, él vio pistas de bádminton, un deporte desconocido por estos lares hasta la década de los ochenta.

Integrante de una familia de doce hermanos, de los que siete han sido religiosos, Txomin Madinabeitia nació en el caserío Aria o Areano de Eskoriatza. Durante un viaje a Inglaterra quedo prendado del bádminton. Él mismo lo explicaba así en su última entrevista a este periódico: «Cuando llegué como profesor al colegio Marianistas, existía el proyecto de utilizar la superficie del polideportivo como una única pista de tenis. Propuse entonces a la dirección del centro que la mejor manera de aprovechar al máximo el espacio disponible, aconsejaba instalar varias pistas de bádminton. De ese modo, un mayor número de alumnos podría disfrutar del uso de las instalaciones de manera simultánea. Mi propuesta fue bien acogida y así empezó todo».

Madinabeitia obró el milagro de aceptar una disciplina desconocida hasta el punto de que no hay alumno que haya estudiado en Marianistas en los últimos años que no haya probado la agradable sensación que supone practicar un deporte que, como definía él, se juega con una pequeña raqueta y un extraño proyectil de forma cónica con una base de corcho semiesférica y dieciséis plumas extraídas del ala izquierda de un ganso. Entrenador, tutor, compañero de fatigas, Madinabeitia ha formado personas y ha pulido a jugadores de todas las edades. A las mejores. Las que más alto han llegado, la olímpica Yoana Martínez y la que está camino de unos Juegos, Clara Azurmendi. A las dos la noticia de su fallecimiento les cogió ayer por sorpresa. En declaraciones a este periódico, Azurmendi, se mostraba consternada: «Es un palo durísimo. Era serio, duro pero todo corazón. Si no fuera por él, ahora no estaría entrenándome en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid. No hace mucho estuve con él y me dijo que la próxima semana estaría en Bilbao apoyándome en el Mundial júnior. Será mi motivación para tratar de hacer algo grande».

Yoana Martínez, por su parte, también tenía palabras de elogio para él: «Se ha desvivido por los chavales. Ha hecho lo imposible por impulsar este deporte y solo podemos estar agradecidos. Ni sé los kilómetros que habrá hecho con su furgoneta por la carreteras españolas, de polideportivo en polideportivo».

Los funerales por su eterno descanso se celebrarán hoy en la parroquia de las Reparadoras, en la calle Easo, a las 19.00 horas, al haberse derribado recientemente la capilla situada en el mismo colegio Marianistas debido a las obras de remodelación en las que está inmerso el centro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate