Diario Vasco

rugby

El Hernani muestra su malestar tras el intento del Baiona de llevarse a tres de sus promesas

Los equipos inferiores del Hernani, en la fotografía, mueven más de ochenta jugadores en todas sus categorías, en un club con 250 fichas.
Los equipos inferiores del Hernani, en la fotografía, mueven más de ochenta jugadores en todas sus categorías, en un club con 250 fichas. / DV
  • En una reunión mantenida el martes, el club amateur baionés y los hernaniarras dejaron claras sus posturas

En la prensa de Iparralde de hace unos días, sorprendió a los amantes del rugby el comunicado enviado por el club Hernani de rugby en el que mostraban su malestar por las formas en las que el Baiona amateur había intentado fichar a tres de sus jugadores sub 16, sin consultar en ningún momento con el club, que es quien finalmente les tiene que dar la carta de libertad, aunque tanto los chavales como sus padres tienen potestad para poder marcharse a jugar donde quieran.

«Lo que nos ha molestado de todo este asunto es la prepotencia que nos hemos encontrado, sin que nadie del Baiona nos llamase a nosotros, que nos íbamos enterando de todo por diferentes vías. Al final, después de sacar un comunicado en Iparralde, que tuvo bastante difusión, nos llamaron para una reunión que tuvimos el martes», explica Juantxo Rodríguez, presidente del Hernani de rugby.

La reunión la mantuvieron con el presidente del Baiona amateur, Jean Paul Champres: «Se ha aclarado una situación que nosotros no hemos provocado, en la que no hemos pedido nada, ni dinero, ni nada, pero pensamos que las cosas se hacen de otra forma». La historia es que el Baiona se llevó a un jugador sub 16 de Hernani, con el consentimiento de su padre, marcha a la que en el club no pusieron ningún problema, «ni a esa, ni a ninguna otra marcha, puesto que no es el primer caso que tenemos. Era un chico que había jugado en Hendaia y el entrenador que tuvo allí está ahora en Baiona».

La única llamada que recibieron fue de la Federación Vasca. Les dijeron que estaban interesados en tres de sus jugadores sub 16, los tres primeras líneas, «pero con nosotros seguía sin hablar nadie de Baiona. El colmo fue que recibimos una petición de tránsfer internacional para llevarse otro jugador, el segundo, cuando ya le habíamos dado el visto bueno al primero, pero sin que nadie nos llamase». En todo el tiempo que ha pasado, más de un mes, recibieron llamadas de otros dos padres para decirles que se habían interesado por sus hijos en Baiona: «Han tenido mucha prepotencia, sin llamarnos para nada, cuando la carta de libertad se la tenemos que firmar nosotros».

En la reunión con Baiona «les explicamos el proyecto que tenemos, que incluye un acuerdo con el Hendaia por el que juega con el nombre de ese club un equipo de Hernani sub 14. Otro equipo juega en la liga guipuzcoana. Nuestra idea es que de esa forma pueden progresar hasta los 18 años. Ahora ya saben nuestro proyecto. Lo que nos dijeron es que se había metido gente de por medio que movió todo, sin que ellos supiesen muy bien los pasos que estaban dando y que desconocían que los tres jugadores eran de la primera línea». Unos puestos, los de primera línea, que escasean en el rugby francés, por lo que buscan jugadores por todos los lados.

Finalmente, un jugador se ha ido a Baiona, otro podría marcharse y un tercero seguirá en Hernani, un club que maneja cerca de 250 fichas, de ellas ochenta en escuelas, con una base de jugadores muy importante y gran implicación por el rugby en todo el pueblo. De hecho tienen 800 socios que pagan 50 euros al año, que suelen llenar Landare cuando juega el primer equipo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate