Diario Vasco

balonmano

El Bidasoa-Irun regaló otro partidazo a su afición

El central Borja Lancina, que anotó dos goles, se dispone a lanzar a portería ayer en Artaleku.
El central Borja Lancina, que anotó dos goles, se dispone a lanzar a portería ayer en Artaleku. / LUSA
  • Los de amarillo sumaron su tercer empate seguido (23-23) tras tener la última posesión para ganar

Una loa al balonmano. Es lo que hicieron ayer Bidasoa-Irun y Anaitasuna en Artaleku. El pabellón lleno, el ambiente inmejorable y sobre la cancha un espectáculo total. El ritmo al que se jugó fue altísimo, las defensas y los porteros estuvieron a un gran nivel y se repartieron los puntos en un derbi que se pudo llevar cualquiera. Los irundarras ya tienen cinco en su casillero y mantienen a cinco equipos por detrás. Solo queda lamentarse porque el último ataque fue para los de amarillo, que no pudieron mover el 23-23 del marcador porque prefirieron asegurar el empate que arriesgar para buscar un lanzamiento liberado.

Al equipo entrenado por Jacobo Cuétara, que se mostró muy orgulloso de sus jugadores, le costó entrar en partido y Cavero no marcó el primer tanto de los irundarras hasta pasado el minuto cinco. Supuso el empate a uno y acto seguido Cristian Martínez, desde nueve metros, puso por delante al Bidasoa.

Esa primera ventaja se mantuvo durante mucho tiempo. La primera parte fue totalmente dominada por los de Irun, que con un gol de Muiña establecieron el 10-6, la máxima renta del encuentro. La defensa, sustentada desde el arco por un espectacular Dejanovic, permitía al Bidasoa dominar el choque.

Al descanso se llegó con el 13-11 en el marcador y los quince minutos en los vestuarios dieron paso a una segunda parte que comenzó de manera frenética. Los de Juanto Apezetxea modificaron su juego y empezaron a atacar a velocidad máxima, poniendo el balón en juego rápidamente cada vez que encajaban un gol.

El partido estaba totalmente descontrolado y con el 16-15 Jacobo Cuétara decidió parar el choque con un tiempo muerto para darle una pausa al juego. Los bidasotarras lo agradecieron claramente.

Igualdad hasta el final

Oswaldo Guimaraes, el lateral brasileño del Anaitasuna que ayer se fue hasta los nueve goles, empató el encuentro a dieciséis en el cinco de la segunda parte y de ahí hasta el final ningún equipo tuvo ventajas superiores al gol.

Con el 22-22 el balón era del Bidasoa y Cristian marcó el que sería el último gol de los irundarras a falta de más de cinco minutos para el final. Los de Irun consiguieron defender el siguiente ataque navarro y tuvieron la oportunidad de ponerse dos arriba, pero Nordlander evitó el tanto y Chocarro, con una espectacular vaselina, volvió a empatar el partido. Quedaban cuatro minutos, pero no hubo más goles. La culpa, de los porteros.

La emoción no cesó hasta el último segundo. Dejanovic realizó su decimocuarta parada y dio al Bidasoa la oportunidad de ganar. Quedaban cuarenta segundos, pero Nordlander aceptó el desafío y también detuvo el último balón para dejar el derbi en tablas.

Partidazo y fiesta en Artaleku, donde disfrutaron todos. Los bidasotarras y los amigos y familiares de los guipuzcoanos de Anaitasuna, Ugarte, Balenziaga y Agirrezabalaga, que no faltaron a la cita.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate