Diario Vasco

deportes

El repaso del Eibar dolió mucho en la Real

Eusebio parece pedir explicaciones en el partido que enfrentó al Eibar y la Real Sociedad.
Eusebio parece pedir explicaciones en el partido que enfrentó al Eibar y la Real Sociedad. / LUSA
  • Lara Arruabarrena logró la final de Seúl, con dos roscos a Simunescu

Aunque el fin de semana tuviera muchas miradas puestas en la clausura del Zinemaldia o el domingo en las elecciones autonómicas, el deporte ha seguido su curso normal, en el que en estas alturas del año, justo cuando entra el otoño, hay disciplinas que hacen valoraciones, como el remo, y otras que abren un nuevo ejercicio, numerosas también con ligas y más ligas que convierten todos los años a Gipuzkoa en la provincia más activa en participación deportiva.

El fútbol acapara siempre atenciones, y también aquí este territorio se lleva la palma, puesto que pese a su pequeña extensión aporta dos equipos a la Primera División. Los dos se enfrentaron este sábado a mediodía en el primer derbi guipuzcoano de la temporada y, como ocurrió en los otros dos cuando han coincidido en la máxima categoría fueron los armeros los que se quedaron con los puntos.

Pero si en las anteriores citas puedo haber comentarios divididos sobre los merecimientos de unos y otros, esta vez no hay ninguna duda de que quien ganó es el qué más puso en la pelea, el que más ocasiones generó y el que, pese a disponer de un penalti no aprovechado, estuvo más efectivo ante la puerta contraria. El repaso de fútbol que el Eibar le dio a una encogida Real ha hecho mucho daño a las huestes de Zubieta, que no se explican bien los motivos de su mal partido.

La superioridad azulgrana fue total y salvo algunos minutos avanzado el segundo tiempo cuando los de Mendilibar se tomaron un respiro tras llevar la ventaja de dos goles y la Real pareció dar un paso adelante, el único equipo sobre el campo fue uno y sólo uno. Pero siendo verdad que la expulsión de Aritz Elustondo pudo tener su influencia, antes de esa jugada conflictiva tampoco la Real estaba bien situada en el partido y nunca llegó al portal de Riesgo.

Así que sigue la trayectoria de dientes de sierra de la Real, a la espera de poder alcanzar una regularidad necesaria, para evitar que en cada partido se ponga todo en duda, incluido el trabajo de Eusebio, al que un partido si y otro también le caen no pocas críticas mientras no sea capaz de enderezar el rumbo del equipo.

Así que en Eibar están felices por el arranque de su equipo en la Liga, con esos diez puntos que le vendrán bien para el futuro, que el campeonato es muy largo como lo han vivido duramente en sus carnes en las dos pasadas temporadas.

Nos llega desde Corea del Sur la buena noticia del triunfo de la guipuzcoana Lara Arruabarrena que le metió dos 6-0 a la rumana Niculescu en la final, aunque perdió el segundo set 2-6. Es su segundo título de un torneo así, tras el que ganó hace cuatro años en Bogotá. Zorionak para la tolosarra.

Del balonmano anotamos el nuevo triunfo del Bera Bera que no para de ganar en la Liga femenina, mientras el Bidasoa poco pudo hacer esta vez ante el potente equipo riojano.

El baloncesto no ofreció buena noticias para nuestros primeros equipos, porque el GBC perdía la final de la Euskal Kopa ante el Araberri y el IDK anunciaba la lesión de rotura de ligamento interno de la rosilla izquierda de su escolta paraguaya, Pao Ferrari, que tendrá un largo periodo de recuperación antes de volver a las canchas. En este deporte, Easo Loquillo y Santurtzi se han ganado la plaza de la final de la Euskal Kopa de su categoría. Los donostiarras llegan imbatidos al último partido, justo una semana antes de comenzar la Liga EBA.

Mientras el piloto catalán Marc Márquez arrasaba en la carrera del mundial de motociclismo y tiene en su mano el título mundial, atentos a la maratón de Berlín, en la que Bekele (2h03’03”) se quedó a sólo seis segundos del récord del mundo de Kimetto. Martín Fiz ganó entre los mayores de 50 años. Mientras tanto, aquí, gran actividad con el memorial Onditz de triatlón, que ganaban Sara Pérez y Francesc Godoy.