Diario Vasco

rugby

Tonga y Estados Unidos jugarán el 19 de noviembre en Anoeta

Tradición. Los jugadores de Tonga realizan su Haka, llamada Sipi Tau, ante Nueva Zelanda, en un partido del mundial de rugby.
Tradición. Los jugadores de Tonga realizan su Haka, llamada Sipi Tau, ante Nueva Zelanda, en un partido del mundial de rugby. / AFP
  • El rugby de alto nivel volverá a Gipuzkoa en la ventana de invierno con un partido entre dos quinces mundialistas

Gipuzkoa, San Sebastián, siguen siendo un territorio que mantiene un imán, que se activa en determinadas ocasiones, con el rugby de alto nivel, el que mueve miles de aficionados en partidos que normalmente solo es posible ver por la televisión y que ha permitido observar en directo a formaciones como Biarritz, Baiona, Toulon, Toulouse, los Sharks o Munster, entre otros quinces.

Si las previsiones se mantienen y se cumplen los plazos, el sábado 19 de noviembre el estadio de Anoeta acogerá un encuentro entre dos equipos mundialistas, Estados Unidos y Tonga. Dos equipos que tienen un buen número de jugadores en las ligas inglesa y francesa, en todos sus niveles.

Una empresa llamada Rugby Challange Donosti es la que está detrás de la organización, en la que hay, por supuesto, gente del mundo del rugby y también del de las finanzas, que las dos cosas hacen falta ante un evento de esta envergadura.

Tonga, de hecho, está entre las quince mejores selecciones a nivel mundial, según los baremos del Worldrugby, con Samoa, Italia, Japón y Georgia por encima, mientras que Estados Unidos se encuentra clasificada en decimoséptima posición y continúa creciendo con la creación de una liga interior, de momento restringida a un número no muy elevado de equipos, pero con un potencial por detrás enorme. Estados Unidos presume de tener 100.000 jugadores registrados en todas sus modalidades y una selección que está formada por un buen número de hombres que pertenecen a la disciplina de equipos europeos, junto a otros que juegan en el propio país, donde el siguiente objetivo es hacer la liga más competitiva.

Las cifras que mueven hablan de unos cuatro mil entrenadores y mil quinientos árbitros registrados. El potencial que arrastran es enorme y basta con ver cómo formaron su equipo de rugby a siete para los Juegos Olímpicos: primero miraron físicos, la rapidez de los jugadores con los que podían contar y luego conjuntaron el grupo. Han hecho llegar el rugby a cinco millones de niños, unas cifras que les deben llevar en unos años a escalar puestos en el ránking mundial de selecciones.

Ligas Europeas

Equipos como los Saracens, Glasgow, Cardiff Blues, Toulon o Biarritz (Ngwenya) cuentan o han contado con americanos en sus filas. En los Juegos de Río quedaron novenos tras ganar a España por 24-12. El 1 de noviembre del año pasado Nueva Zelanda jugó en Chicago frente a Estados Unidos y le endosó un 74-5.

Por otro lado, Irlanda jugará frente a Nueva Zelanda en Chicago, el sábado 5 de noviembre, en un partido que se jugará en un estadio de 61.500 plazas, donde se disputan normalmente partidos de la NFL. El partido forma parte de lo que han llamado 'El fin de semana de rugby', que también verá un enfrentamiento ante los 'All Blacks' Maoríes el viernes 4 de noviembre en el Toyota Park.

Tonga podría ser considerada una de las diez grandes detrás de Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica, Francia, Inglaterra, Gales, Irlanda, Argentina, Francia y Fiji. No es un país con mucha población, las cifras oficiales hablan de cien mil habitantes diseminados en 177 islas.

En el último mundial todos su jugadores militaban en equipos de fuera del país, lo que les genera un problema a la hora de reunirse. Tonga, como Samoa o Fiji basan su juego en un potencial físico tremendo, con jugadores muy grandes, muy rápidos, y también un juego anárquico. Los dos equipos tienen un gran potencial físico y un nivel de juego alto.